Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 11 2004 Opinión 5 Ideales Una cosa es el mundo ideal y otra es el mundo en que vivimos reconoció ayer Manuel Conthe, responsable de laCNMV, tras apostar con firmeza por el perfil profesional, ajeno a la política, de los presidentes de las empresas privatizadas. Cundela inquietud en un sector en el que se mezclan las ambiciones del partido en el poder con el ejercicio empresarial de enormes y muy golosas compañías. Contra el silencio Ayer fue la Asociación de Organizadores de Espectáculos Taurinos la que, a través de un comunicado, manifestó su rechazo a la propuesta de ERC de prohibir la lidia en Cataluña. Tras recordar la vinculación de la fiesta de los toros a las tradiciones seculares del pueblo catalán la patronal taurina emplaza a partidos y representantes sociales a combatir una iniciativa que, más allá de la defensa de intereses gremiales, representa una de las mayores amenazas que ha sufrido el que es uno de los fenómenos culturales más emblemáticos de España. Demasiada amenaza para tanto silencio oficial. La voz de su amo A través de salidas de tono y provocaciones, se ha empeñado Hugo Chávez en mostrar susingular talante democrático durante una gira que ayer recaló en el Kremlin. Mientras, su mayoría parlamentaria acaba de aprobar en Venezuela una ley mordaza contra la libertad de expresión de las emisoras de radio y televisión. Para opinar de forma arbitraria ya está Chávez, dentro y fuera de su país. EL EFECTO RETROCESO DE VILLAR IGNACIO TORRIJOS IGNACIO GIL Suma y sigue. Pese a las denuncias y los escándalos provocados por las irregularidades de su último equipo directivo, Ángel María Villar resultó ayer reelegido para presidir la Real Federación Española de Fútbol. Será el quinto mandato para Villar, que se impuso por veinte votos- -98 frente a 78- -a su principal rival, Gerardo González, al que algunos clubes decidieron no apoyar pese al voto unitario dictado por la Liga Profesional. En la imagen, Ángel María Villar junto a Jordi Pallarés, uno de sus colaboradores, ayer, en la sede de la Federación. a principal cualidad de Ángel Villar, reelegido ayer presidente de la Federación Española de Fútbol, es la coherencia. En su época de futbolista, el de Villar no era un juego a tres bandas, ni siquiera a dos: se limitaba a armar el taco dándole a la bola hacia atrás. Bípedo coherente como hay pocos, en su etapa de presidente Villar ha puesto sobre el tapete, también, el efecto retroceso del propio fútbol español. La fotografía adjunta puede sugerir que Villar es, sin embargo, un hombre muy echado hacia adelante. Pero su única acción memorable de estas características fue la bofetada que le dio en San Mamés a Johan Cruyff. Aquello fue como abofetear al Fútbol mismo, y la experiencia debió de satisfacerle, porque después, solo o en compañía de otros, ha seguido abofeteándolo. En 1988 se firmó el Pacto de Ajuria Enea entre los partidos democráticos del País Vasco, tuvo éxito la huelga general en protesta por los contratos baratos para los jóvenes, se aprobó el decreto- ley para que las mujeres pudieran entrar en el Ejército, Pedro Delgado ganó el Tour y el COI empezó a perseguir en serio el dopaje al descalificar a Ben Johnson después de su triunfo fraudulento en los 100 metros de los Juegos de Seúl. Un año, en fin, excelente, si no fuera porque en 1988, además, se eligió como presidente por primera vez a Villar. A juzgar por su posición de salida en la foto, parece que Villar, dopado de poder, va a salir zumbando como Ben Johnson, dispuesto a comerse el mundo en menos de diez segundos. En realidad ya se lo ha comido, porque sus vicepresidencias en la FIFA y la UEFA son de sobra suculentas, y, al calor de una parecida voracidad, quienes comparten con él mesa y mantel en la Federación están acusados de haber engullido de forma poco sana algunos fondos institucionales. Villar llegó hace dieciséis años con hambre de renovación, pero su interminable sobremesa ha indigestado al fútbol. Evacuar a los comensales viciosos sería su primer paso adelante. L