Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 11 2004 65 Toros Intelectuales catalanes critican la propuesta de ERC para prohibir la muerte del toro Boadella, Rigola, Font y Sánchez Piñol defienden la integridad de las corridas b Parte de ellos ya firmaron el ¿Tendremos que dejar ahora de comer langosta porque se echa viva en agua hirviendo? El sufrimiento al por mayor del mundo animal no está en las corridas, sino en la industria alimentaria granja de cría de pollos. Me gusta el ritual de los toros, el espacio dramático, esa magia que emana, tanto que he estado a punto de hacer una obra sobre la tradición de la tauromaquia. Ya me manifesté a favor de La Cuadra de Sevilla, compañía a la que prohibieron matar un toro en escena. Creo que esta historia evolucionará junto con la sociedad moderna y este cuestionamiento puede ser un comienzo, aunque no lo tengo tan claro manifiesto contra la declaración antitaurina de Barcelona, que también contó con el respaldó de Arcadi Espada o Eduardo Mendoza P. M- H D. M. BARCELONA. Las reacciones a la propuesta de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) de modificar la Ley de Protección de los Animales para prohibir la celebración de espectáculos con toros que incluyan la muerte del animal no se han hecho esperar. Resulta totalmente coherente con la política de ERC- -aseguró ayer a ABC el director teatral Albert Boadella- una política absolutamente oportunista. Además, es propio de su ignorancia; es un partido que arrastra una gran ignorancia histórica, y cualquier persona que sepa lo que es el equilibrio ecológico sabe cual es la importancia del toro Boadella, uno de los firmantes del manifiesto en favor de los toros que varios intelectuales catalanes secundaron después de que Barcelona se declarase la primera ciudad antitaurina de España, aseguró a este diario que si a ERC le preocupase de verdad hacer política, se preocuparían por los 10 millones de cerdos catalanes que han envenenado los ríos Pero, a pesar de todo, el director de Els Joglars cree que ERC acabará consiguiendo su propósito. Todo forma parte del mismo paquete de cosas. Se empieza con los toros para demostrar que Cataluña no tiene nada que ver con el resto de España Álex Rigola Àlex Rigola, director del Teatre Lliure de Barcelona, aseguró entender a quienes ven las corridas de toros como una salvajada pero expresó su preocupación por lo que pueda venir a continuación en el caso de que la propuesta acabe cuajando. Es una salvajada, sí, pero no más que otras cosas. ¿Tendremos que dejar ahora de comer langosta porque se echa viva en agua hirviendo? O un plato tan catalán como los caracoles a la plancha, que se arrojan vivos a la plancha... Es incongruente. Además, el toro es un animal del que después se aprovecha todo explicó. Tanto Boadella como Rigola ya dejaron clara su postura cuando, el pasado mes de mayo, cuando se unieron a escritores como Félix de Azúa, Arcadi Espada, Eduardo Mendoza y actores Joan Font como Pep Munné y Silvia Munt para enviarle una carta al alcalde de Barcelona, Joan Clos, y advertirle de que Barcelona no es antitaurina Si lo fuese- -aseguraba la misiva- -no tendría una de las plazas más importantes, ni una Escuela de tauromaquia, ni una gran cantidad de ilustres creadores en todos los campos de las artes Por su parte, Joan Font, director del grupo teatral Comediants, apuntó que cada vez que ha ido a una plaza se lo ha pasado en grande, a pesar de la sangre y de la evidente crueldad que tiene este ritual ancestral, parte de una tradición mediterránea ya milenaria Pero antes de ponerme a discutir de esto, creo que hay muchos otros problemas prioritarios- -continúa- como la bestialidad que se puede ver en una Hipocresía y mataderos Todavía más analítico se mostró Albert Sánchez Piñol, antropólogo y autor de La Pell Freda y Pallasos i Monstres quien afirmó que el juicio a los toros le parecía algo hipócrita El gran pecado de la fiesta es mostrar la muerte del toro. Pero el sufrimiento al por mayor del mundo animal no está las corridas, sino en la industria alimentaria. La diferencia es que la Fiesta de los toros lo muestra y la industria lo esconde. Al parecer, si el toro muere en el matadero no pasa nada... ¡Qué hipocresía! Quien conozca un matadero sabe perfectamente lo que es la muerte. Ahora quieren una Fiesta de toros sin toros. Las corridas son crueles, pero la crueldad de la vida no ha de esconderse concluyó.