Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura VIERNES 26 11 2004 ABC VIERNES DE ESTRENO Contra la pared Matrimonio de inconveniencia ANTONIO WEINRICHTER Beethoven. Uno más en la familia mañana en la Colección Infantil de ABC La colección infantil de ABC Cinema Kids presenta mañana uno de los títulos más populares de los últimos años: Beethoven, uno más en la familia Por sólo 5,95 euros, el lector de ABC podrá adquirir mañana esta película en formato DVD, Beethoven fue dirigida en 1992 por Brian Levant, y fue uno de los éxitos más notables de la temporada cinematográfica. Su director, curtido durante muchos años en la televisión, supo imponer el ritmo adecuado a esta divertida comedia, en la que Charles Grodin, Bonnie Hunt, Dean Jones, Oliver Platt, Nicholle Tom, Stanley Tucci y David Duchovny actuaron al son de Levant, para contar cómo los miembros de la familia Newton, que llevan una vida apacible cambia por completo tras la llegada el inquieto Beethoven, un San Bernardo que con el tiempo llega a pesar cerca de ochenta kilos y está lleno de amor y afecto por sus dueños, aunque derroche babas a diestro y siniestro. Las cosas empiezan cuando después de sufrir una persecución con intención de cazarle, el cachorrillo en cuestión logra dar con la familia que él considera perfecta, pese a que el padre no está muy seguro de si es oportuno dar cobijo al revolucionario Beethoven. El tiempo se encarga de aclarar si ha dado el paso correcto pero, para entonces, el hogar ya es una casa de locos, donde reina de todo menos la paz. Una entrañable comedia familiar que consiguió convertir al travieso Beethoven en toda una estrella, forjándose una fama que hará que se le recuerde durante años. ¿Quién no se ha emocionado con los perros protagonistas de las películas? Lassie, Rin tin tin y ahora el entrañable Beethoven. Anacondas Auténtica serie B (de bífida) FEDERICO MARÍN BELLÓN Dirección: Dwight Little Intérpretes: Johnny Messner, Eugene Byrd, Salli Richardson- Whitfield, Morris Chestnut, Nicholas González Nacionalidad: EE. UU. 2004 Duración: 97 minutos Calificación: Varios científicos jóvenes y guapos, que sin duda han estudiado deprisa, viajan a Borneo en busca del último grito en elixires de la juventud, una sustancia segregada por la orquídea de sangre, vistosa y rara especie vegetal que- -ya es mal polen- -florece unas pocas semanas cada siete años en una zona inaccesible del planeta. Sin más preámbulos, el espectador y los protagonistas se ven inmersos en una expedición suicida en medio de la selva, en la época del monzón (aguas a mogollón) y rodeados de anacondas en celo, con el hambre que les da a algunos el famoso acto. Una vez expuestos los tópicos, la película ofrece justo lo que se espera de ella, virtud muy apreciable. Dwight Little conduce a un equipo de perfectos desconocidos en una aventura emocionante y entretenidísima, con unos dignos efectos especiales y una dosificación de la intriga que sigue el manual al pie de la letra, sobre todo en lo referente a esconder al monstruo todo el tiempo posible. Precisamente en este apartado cabe alguna precisión. Aparte de las gigantescas anacondas, de un mono que acapara más protagonismo que Amedio el día de la Madre y de un cocodrilo con el que Johnny Messner emula a su tocayo Weissmuler, los otrora inevitables mosquitos, sorpresas del reino animal, no dicen esta picadura es mía. Hasta La selva de los famosos era más verosímil en ese capítulo. Así que no sean picajosos y disfruten de la emoción. Tampoco es mal síntoma que se note tanto la predilección del director por La reina de África Sería mucho peor que el único modelo fuera la primera Anaconda de la que aquí no quedan ni los supervivientes, ni siquiera el más sabroso, Jennifer López, no fuera a atragantarse algún ofidio anoréxico. Dirección: Fatih Akin Intérpretes: Birol Ünel, Sibel Kekilli, Catrin Striebeck, Güven Kiraç Nacionalidad: Alemania, 2004 Duración: 120 minutos Calificación: Desde que participó en el festival de Berlín, y se ganó nada menos que el Oso de Oro, esta película lleva camino de convertirse en una de las más premiadas de la temporada. Narra la historia de un matrimonio concebido en el infierno, o más exactamente, en una clínica para suicidas (que han fallado) Allí se conocen Birol Ünel, un hombre al que la vida- o la vitalidad- le abandóno con su mujer, y Sibel Kekilli, una chica moderna criada en Alemania que no soporta las imposiciones de su severa familia turca. Su salvación consiste en casarse con un hombre de origen turco y así, por interés, se forma una pareja de trámite que sólo entra en crisis cuando empieza a surgir algún tipo de sentimiento mutuo, es decir, al revés que cualquier matrimonio convencional. El director Fatih Akin exhibe un particular talento para mirar de frente, aunque sea refugiado en la distancia de un plano general, los diversos círculos del infierno que recorren juntos o por separado sus dos protagonistas, empeñados en hacerse daño (a sí mismos, no al otro) para mitigar las cornadas que les ha dado la vida, sin ver nunca, o no ver con claridad hasta que es demasiado tarde, que tienen la solución delante de sus narices. Fatih Akin cuenta, sin dejar al espectador mucho aire para respirar, la particular pasión turca de su pareja central, con un regusto por la fatalidad que emparenta su película con el viejo género del melodrama, del que Contra la pared ofrece una variante descarnada y nada sentimental pero que a la poántica, en el sentido más tremendista y borrascoso del término.