Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura VIERNES 26 11 2004 ABC VIERNES DE ESTRENO Rostros populares de la radio y la televisión ponen su voz a los superhéroes animados Esther Arroyo, Antonio Molero, Carlos Herrera o Ana Rosa Quintana han participado en el doblaje b Las series televisivas de éxito se Vestuario y peluquería La reproducción de la piel, el pelo y la ropa de los personajes ha sido, según los productores del filme, una de sus principales dificultades. Se contrató a un diseñador de figurines para que ayudara a vestir a los personajes, y se crearon casi ciento cincuenta artículos de ropa para la película. También el pelo necesitó de un proceso especial. El equipo técnico tuvo que inventar una nueva forma de reproducir el pelo largo, algo especialmente importante en el personaje de Violet. Se diseñaron también cerca de veinte estilos diferentes de peinado para los personajes. Una nueva tecnología, denominada goo se empleó para reproducir la musculatura humana, una novedad en las películas de Pixar. Para que la piel pareciera natural, se utilizó una técnica de sombreado llamada subsurface scattering (dispersión por debajo de la superficie) que permite que la luz penetre en las capas de piel. glés la voz de Samuel L. Jackson) Es el mejor amigo del Sr. Increíble. Tres periodistas- -Ana Rosa Quintana, Carlos Herrera y Manuel Jiménez- -han participado también en el doblaje del filme, que cuenta igualmente con el director Álex de la Iglesia, intérprete de El Socavador Junto a estos rostros (y voces) populares la película incluye también a actores más habituados al doblaje, como José Antonio Ceínos (habitual compañero de garganta de John Larroquette) Beatriz Berciano (que se reencuentra con Holly Hunter) los niños Miguel Rius y Laura Pastor, Rafael Alonso (con una larga experiencia en el doblaje de animación) Manuel Bellido o Pilar Martín. Para Antonio Molero, la labor de doblar dibujos le ha parecido fácil en comparación con el trabajo de doblar a una persona real, que es una interpretación más encorsetada. Doblando a un dibujo te puedes soltar más la melena dijo durante la presentación de la película A Esther Arroyo, al contrario, le pareció una labor complicada. Me acababan de sacar una muela del juicio, tenía que anular mi acento andaluz y, además, mi personaje es una mujer fatal, un papel que me cuesta mucho interpretar ha dicho la gaditana, que asegura haber solventado los problemas con espontaneidad han convertido en uno de los principales surtidores de voces para las versiones españolas de las películas de animación ABC MADRID. El doblaje se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los principales reclamos de las películas de animación. Los estudios echan mano de actores de gran tirón popular para poner voz a los personajes (y, en más de un caso, para inspirarse en ellos mismos a la hora de crearlos) La estela la siguen los distribuidores españoles, que buscan especialmente en la televisión los rostros y las voces que puedan cumplir la doble labor de servir al personaje y resultar un gancho mediático para la película. Los increíbles no se libra de esta tendencia, y la nómina de voces para la versión española tiene varios reclamos populares. Esther Arroyo, ex miss España y ahora actriz en series como Periodistas o Un paso adelante es Mirage (doblada en la versión inglesa por la actriz de origen cubano Elisabeth Peña) Es la elegante y sexy asistente de Síndrome, el malo de la película y la que convencerá al Sr. Increíble para que abandone su retiro. Emma Penella, también ahora activa en la televisión, en la serie Aquí no hay quién viva es Edna Moda, la diseñadora que actualiza la imagen de los superhéroes y que en la película original cuenta con la voz del propio director del filme, Brad Bird. Antonio Molero, de la serie Los Serrano dobla al superhéroe Frozone (que tiene en in- Esther Arroyo pone voz en la versión española al personaje de Mirage ABC El triunfo acentúa el amargor de Disney ALFONSO ARMADA CORRESPONSAL NUEVA YORK. El Oscar logrado por Buscando a Nemo y el sonado éxito que está cosechando en Estados Unidos The Incredibles Los increíbles el último producto de la factoría Pixar, no ha hecho sino acentuar el amargor que se experimenta en Disney tras la ruptura en enero pasado del acuerdo que tenía para distribuir las creaciones de una firma que ha revolucionado el mundo de la animación. A partir del año 2006, Pixar se verá libre para establecer condiciones más favorables para sus operaciones y su cuenta de resultados que las que desde hace doce años le ligaban a la casa matriz del ratón Mickey y que con otros taquillazos como Toy Story y Monstruos S. A. ha contribuido a sanear extraordinariamente las arcas de Disney. Los increíbles van camino de convertirse en el gran éxito de las Navidades en Estados Unidos. No sólo ha dejado lejos a The Polar Express la película con la que Warner Bros pretendía llevarse la gran tajada del cine para niños de estas Navidades, sino que ha visto cómo la su gran rival era vapuleada por buena parte de la crítica y ha visto reducida su cuota de mercado. Mientras que The incredibles estrenada el 5 de noviembre, lleva recaudados 177 millones de dólares, The Polar Express que llegó a las pantallas diez días más tarde, ha conseguido amasar una cifra no desdeñable de 51 millones, pero la respuesta del público y de la prensa está siendo mucho más tibia. Con su inteligente uso del ordenador y de su paleta de recursos estéticos, además de unos guiones en los que la ironía tiene mucha más presencia que en las producciones tradicionales de Walt Disney y sus herederos, Pixar ha roto el cuasi monopolio que en el mundo de la animación y los dibujos animados Disney mantenía desde la década de los años treinta del siglo XX. De ahí que el nuevo éxito de su todavía socio haya sido recibido en los despachos de Disney con sentimientos encontrados: satisfacción por los jugosos ingresos, desazón porque ha reavivado el error cometido al no haber logrado una fórmula mutuamente beneficiosa para preservar la mina Pixar bajo la tutela de los accionistas de Fantasía.