Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 VIERNES 26 11 2004 ABC Cultura y espectáculos El premio Loewe lava su honor declarando desierta su XVII edición Enrique Loewe califica a Gracia de bandolero, gánster, provocador y cazapremios b El Ayuntamiento de Almendralejo LA VOZ DE LA INDIGNACIÓN FALTA DE ÉTICA Es incomprensible e inaceptable la actitud de Antono Gracia, que ha actuado de mala fe LOS FINALISTAS ha decidido no aceptar la renuncia de Antonio Gracia al premio José de Espronceda porqué ya lo recibió en un acto celebrado en octubre SUSANA GAVIÑA MADRID. Enrique Loewe, presidente de la Fundación que promueve el premio Internacional de Poesía del mismo nombre, no podía ocultar ayer su indignación. A pesar de su exquisita educación, las descalificaciones hacia Antonio Gracia, ganador de la XVII edición, fallada el pasado día 23 de noviembre y dada a conocer el miércoles en un conocido hotel madrileño, brotaban de su boca con vehemencia y no dejaban lugar a dudas sobre su enorme disgusto por el escándalo literario que ABC destapó ayer. Antonio Gracia, que resultó premiado por su poemario Devastaciones, sueños en esta edición del Loewe, ocultó que ya había sido galardonado- -por el mismo libro- hace unos meses en el certamen José de Espronceda de Almendralejo. Algo que está estrictamente prohibido según especifica la claúsula 10 de las bases del certamen. mismo libro, Loewe reconocía que el escritor tuvo oportunidades suficientes hace 48 horas para recapacitar y que no ha querido hablar por teléfono con el ganador, ahora desposeído del premio. Sé que ha hablado con el departamento de prensa y sólo ha dicho cosas inconexas Enrique Loewe sigue hilvanando los adjetivos sobre Antonio Gracia, a quien califica de provocador y cazapremios Asegura además que se pondrá en contacto con el autor alicantino por los conductos más legales posibles aunque todavía no sabe qué medidas tomará. Lo que más me duele no es que no se publique un libro este año, sino que algunos de los poetas que resultaron finalistas se han quedado en la calle. Y eso es una inmoralidad NO RECAPACITÓ Gracia tuvo oportunidades suficientes hace 48 horas para recapacitar EL JURADO Honestidad del jurado La reacción de la Fundación Loewe ha sido rápida, declarando esta edición desierta. A su vez, Enrique Loewe ha querido destacar la honestidad del jurado, que no conocía quién era el ganador y su exquisita manera de trabajar que calificó de inapelable frente a la conducta de Gracia. Uno no puede jugar con los premios, es un bandolero Algunos miembros del jurado- -Carlos Marzal, Clara Janés, Luis Antonio de Villena y Caballero Bonald- -confesaban ayer sentirse indignados y engañados por el comportamiento de Antonio Gracia. Sobre la posibilidad de haber concedido- -tras este escándalo- -el premio a alguno de los finalistas, Loewe es tajante: Me lo han propuesto, pero declararlo desierto es más limpio y claro Respeto mucho a los poetas- -continúa- -y que uno gane un premio por vía indirecta no me gusta nada. Yo no querría ganar el premio Loewe porque Antonio Gracia sea un gánster Respecto a modificar las normas en futuras ediciones para que esto no vuelva a suceder, afirma que tomaremos todas las medidas que podamos, pero El jurado ha sido totalmente honesto. No conocía quién era el ganador. Su exquisita manera de trabajar es inapelable QUEDA DESIERTO Enrique Loewe ABC Falta de sentido ético La Fundación Loewe informa de que el Jurado de esta edición considera que el autor, Antonio Gracia, ha incumplido las bases del premio con una falta notoria de sentido ético, al no notificar que la obra Devastaciones, sueños había resultado previamente premiada Ha decidido revocar el fallo y declarar desierta esta edición del premio. El email de Gracia a Almendralejo Siento tener que rechazar el premio, porque creo que el contenido del libro no se corresponde con el título. Tendría que recibir una copia para comprobarlo. Aunque me parece que no me equivoco. Lamento las molestias que pueda causar, si es así. Estaré fuera unos días. Saludos. A. Gracia Si yo fuera finalista, no querría ganar el premio Loewe porque Gracia sea un gánster No se juega con los premios, es un bandolero no tenemos un margen tan amplio. No estoy dispuesto a abrir las plicas para ver quiénes son los escritores. Trataremos de que sea todo lo limpio posible, y el día que no pueda ser así me dedicaré a la música, que es lo mío asegura. Otro poeta, sin premio Es incomprensible e inaceptable la actitud de Gracia, quien ha actuado de mala fe aseguraba ayer Enrique Loewe a ABC. Asimismo, confesaba que lo que más me duele no es que no se publique un libro este año sino que algunos de los poetas que resultaron finalistas se han quedado en la calle. Y eso es una inmoralidad Preguntado sobre la actitud de este profesor de literatura, ganador de un premio en Almedralejo y finalista en otro en Santander con el Almendralejo no acepta la renuncia Por otra parte, el Ayuntamiento de Almendralejo ha decidido no aceptar la renuncia de Antonio Gracia al premio José de Espronceda que comunicó el miércoles por la mañana por correo electrónico después de conocer que era el ganador del Loewe. El motivo: que el profesor alicantino asistió personalmente en el mes de octubre a el acto de entrega del premio, recibiendo simbólicamente el cheque con los 6.000 euros, su dotación económica frente a los 16.500 euros del premio Loewe. Este Ayuntamiento está ya tramitando la publicación de la obra ganadora y está pendiente de abonar de forma inmediata el dinero del premio en metálico. Victoria Pérez Pachón, concejala de Cultura, afirmó que el escritor alicantino ha participado en ambos certámenes con la misma obra, con el mismo título y extensión y de ella sólo ha cambiado el orden en algunas estrofas, según se ha podido comprobar tras la llamada de la Fundación Loewe para confirmar que la obra ganadora había sido premiada en Extremadura, según informó ayer ABC. LA CANCIÓN DEL PIRATA JESÚS GARCÍA CALERO ue la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde, decía Gil de Biedma. Para cualquier poeta español, ganar el Loewe es asegurarse un puesto ventajoso en la vida literaria, una posición desde la que dar un salto cualitativo en la propia carrera. Pero en el escandaloso caso que nos ocupa todo está pervertido. Era demasiado tarde para que Antonio Gracia no hubiera comprendido antes que la vida iba en Q serio. Tiene 58 años y los ardores del éxito propios de un simple le han empujado a emborronar su trayectoria. Su libro Devastaciones, sueños tenía un premio, con el nombre de Espronceda- -el autor de la celebérrima Canción del pirata que llegó a recoger en Almendralejo el 29 de octubre, aunque se apañó desde entonces para no cobrarlo y enviar el mismo poemario al menos a otros dos galardones, que sepamos: el Pereda y el Loewe, por si daba el campanazo. Y vaya si lo dio, tal vez por no entender la romántica nobleza que blandía el pirata de la canción: En las presas yo divido lo cogido por igual; sólo quiero por riqueza la belleza sin rival. ¡Acabaremos con nostalgia de los piratas idealistas! ¿Será que corren malos tiempos para la lírica? No parece ése el problema. ¿Rústica picaresca? Antonio Gracia quería comerse las uvas de la gloria literaria de tres en tres, como el Lazarillo. Sin embargo, acabó montado, como Sancho, en Clavileño y perdió la orientación en su Barataria. ¿Y a sus alumnos, qué literatura va a enseñarles? La palabra, la poesía, ¿no merecen más respeto y dignidad por parte del artesano? El profesor Gracia ganó cinco minutos de fama y justo después ha sido devorado por la hoguera de las vanidades. Su libro nos anunciaba devastaciones, sueños diríase que más de lo primero que de lo segundo.