Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 VIERNES 26 11 2004 ABC Internacional El Supremo de Ucrania prohíbe proclamar los resultados hasta examinar los recursos El apoyo occidental y la presencia de Walesa, que le desea la victoria suben la moral a la oposición b Yúshenko anunció ayer la presentación de una demanda ante el Supremo para que anule las elecciones, una prerrogativa del presidente saliente, Leonid Kuchma RAFAEL M. MAÑUECO ENVIADO ESPECIAL KIEV. La temperatura en Kiev continúa descendiendo en la calle, pero no en el corazón de los cientos de miles de manifestantes que siguen ocupando la plaza de la Independencia y el exterior de los principales edificios oficiales de la capital. La decisión tomada el miércoles por la Comisión Electoral Central de proclamar al primer ministro, Viktor Yanukóvich, vencedor de las presidenciales del domingo ha sido desautorizada por el Tribunal Supremo al prohibir la publicación oficial de los resultados hasta que se haya examinado el recurso presentado ayer por el opositor Viktor Yúshenko. Para muchos, éste es el primer signo de que la victoria de la oposición en su pulso con las autoridades ucranianas podría estar a la vuelta de la esquina. Flanqueado por el ex presidente polaco Lech Walesa, Yúshenko dijo desde la tribuna instalada en la plaza de la Independencia que acababa de presentar una demanda ante el Supremo para que las elecciones sean anuladas. La presencia del ex presidente polaco Lech Walesa en Kiev animó a los seguidores del líder opositor Viktor Yúshenko AFP LA BATALLA POR UCRANIA YULIYA TYMOSHENKO. Copresidenta, junto con Viktor Yúshenko, de Nuestra Ucrania OS antiguos axiomas son ciertos: la firmeza puede dar resultado; con resolución se puede salir adelante. Quienes luchamos por mantener nuestra democracia en Ucrania así lo creemos. Ahora, más que nunca, debemos creerlo, pues tropas rusas con uniformes ucranianos han entrado en nuestro país, en vista de que los soldados ucranianos se niegan a cumplir las órdenes de aplastar a quienes se manifiestan para defender nuestra democracia. Vamos a necesitar la solidaridad de nuestros vecinos y de todos los pueblos del mundo amantes de la libertad para que se hagan realidad en paz nuestros sueños democráticos. Nosotros no hemos buscado la lucha para afianzar la victoria de Viktor Yúshenko, el verdadero vencedor en las elecciones presidenciales del pasado domingo, como nuevo presidente de Ucrania, pero, como se nos ha impuesto esa batalla por nuestra libertad, no L nos faltarán ni valor ni resolución. Tenemos por delante días y noches difíciles y la presencia en secreto de tropas rusas los volverá aún más difíciles. Las fuerzas del primer ministro, Viktor Yanukóvich, cometieron la insensatez de incluir votos falsos e intimidar a la comisión electoral del país hasta un grado absurdo. Después intentaron obligar al pueblo ucraniano a tragarse esa farsa... con la amenaza de prohibir las reuniones públicas, cerrar nuestras fronteras a nuevos solicitantes de visado y silenciar cualquier palabra de nuestras protestas en la televisión. Cada vez más miembros de una maquinaria gubernamental que creía que podía imponer una elección fraudulenta al pueblo de Ucrania están renunciando a imponer esa opción por la fuerza. Miembros del ejército y de los servicios de seguridad y funcionarios gubernamentales se niegan a seguir la voluntad de Yanukóvich. A partir de ahora no se puede contar con que una camarilla gobernante tan voluble dé muestras de coherencia. El camino que tenemos por delante es un campo de minas. Reconocemos que un gobierno inestable puede volver a adoptar una postura de intransigencia inflexible. Intentará erosionar nuestro apoyo infiltrando en nuestras protestas a leales suyos que transmitan el virus del derrotismo y procurará aventajarnos recurriendo a los trabajadores ucranianos comunes y corrientes, que trabajan denodadamente y están preocupados por la necesidad de alimentar y vestir a sus hijos, alegando que una economía tambaleante necesita estabilidad para salvarse. Intentará dividir el país entre los rusohablantes y los ucranianohablantes. Pero es demasiado tarde para que den resultado las estrategias de división y desgobierno. Los ucranianos saben que la opción que sigan ahora y su decisión de mantenerse firmes hoy junto a Viktor Yúshenko determinarán su libertad para siempre, además de la salud de la nación: su independencia y su fortaleza económica. De modo que nos mantendremos firmes contra viento y marea para que se respeten nuestras opciones democráticas. No hacerlo sería renunciar no sólo a nuestra libertad, sino también a nuestras esperanzas de una vida mejor. Desafiamos a quienes pretenden corromper nuestra democracia, pero tendemos la mano a todos nuestros vecinos, incluida Rusia. No tiene motivos para intervenir. Una democracia ucraniana llena de vitalidad necesitará la camaradería de Rusia y de Europa para construir el tipo de sociedad que nuestro pueblo desea. Nuestra audacia está teñida de realismo. Garantizando nuestra democracia, contribuimos a garantizar la de Rusia. Pues no estamos empeñados en una revolución, sino en una pacífica evolución democrática. Los ucranianos han padecido el peor trato que los hombres pueden recibir de su prójimo: las hambrunas orquestadas por Stalin en el decenio de 1930 y el matadero nazi de la II Guerra Mundial. Conque no se debe poner en duda nuestra capacidad para resistir y mantenernos firmes. Persistiremos y nuestra democracia prevalecerá. Manténganse a nuestro lado.