Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 26 11 2004 Nacional 17 La Audiencia rechaza que Vera evite la prisión mientras se tramita su indulto El Tribunal no encuentra razones para suspender la ejecución de la pena b La Audiencia de Madrid citará Atacan con cócteles molotov la Comandancia de Marina de San Sebastián EFE SAN SEBASTIÁN. Un grupo de desconocidos lanzó anoche varios cócteles molotov y botes de pintura contra la Comandancia de Marina de San Sebastián sin que se registraran daños personales, según confirmó la Ertzaintza. El ataque se produjo a las diez y cuarto de la noche en la sede de la Comandancia Marina, ubicada en la calle Mari de la capital guipuzcoana, y como consecuencia del mismo, la fachada del inmueble recibió cuatro impactos de cócteles molotov. Además, los desconocidos lanzaron botes de pintura de color amarillo y rojo y quemaron una bolsa de plástico junto a la puerta de entrada, una maniobra encaminada, al parecer, a evitar la salida del centinela del edificio. Los daños materiales causados por el fuego repercutieron en varios puntos de la fachada, el suelo y en la puerta de entrada, que quedó ennegrecida. La Comandancia de Marina de San Sebastián ha sido objeto en numerosas ocasiones de los ataques de los violentos, el último en 2003. en fechas próximas al ex secretario de Estado para comunicarle personalmente la fecha de su efectivo ingreso en prisión NIEVES COLLI MADRID. El Tribunal que condenó a Rafael Vera en el caso de los fondos reservados no encuentra razones para suspender la ejecución de las penas que que le fueron impuestas mientras el Ministerio de Justicia tramita su petición de indulto. El ex secretario de Estado para la Seguridad fue condenado en enero de 2002 a 7 años de cárcel y a 18 de inhabilitación absoluta por un delito de malversación de fondos públicos. El pasado mes de octubre, el Supremo confirmó la sentencia. La Sección Quinta de lo Penal de la Audiencia de Madrid rechaza así en un auto dictado ayer la solicitud hecha por Manuel Cobo del Rosal, letrado del ex secretario de Estado, por lo que es previsible que en breve- -el plazo de tiempo dependerá de si la defensa de Vera decide o no recurrir la resolu- ción dictada ayer- -el Tribunal fije fecha para comunicar personalmente a Vera el día de su ingreso en prisión. La Sala parte de la base de la imposición legal a los Tribunales para que adopten sin dilación las medidas necesarias para que el penado ingrese en el establecimiento penitenciario correspondiente Y la única excepción a ese deber de ejecutar sin retraso las sentencias, explica, es que medie solicitud de indulto. No es automático Sin embargo, la solicitud de indulto no suspende de forma automática la ejecución de la condena. El Código Penal lo permite en dos casos muy concretos: en primer lugar, cuando el indulto resulte de equidad por las dilaciones indebidas que haya sufrido el procedimiento. Tanto la Audiencia Provincial como el Supremo han rechazado que en el caso fondos reservados se hayan producido retrasos innecesarios. El segundo lugar, señala la Audiencia, que la finalidad del indulto pudiera resultar ilusoria de ejecutarse la sentencia. En opinión de la Sección Quinta, tampoco se da este requisito. Los magistrados explican que se pueden dar tres situaciones, pero ninguna de ellas es aplicable a Vera. Recuerdan que suele suspenderse la ejecución de la sentencia cuando la gravedad del delito es escasa y se calcula que la extensión de la pena impuesta será inferior a la previsible duración de la tramitación del indulto El ex secretario de Estado fue condenado por malversar caudales públicos y su condena es de 7 años de prisión y 18 de inhabilitación. El segundo supuesto en el que suele suspenderse la ejecución de la pena mientras se tramita el indulto exige, señala el Tribunal, que la concesión de la medida de gracia siquiera parcial sea más probable porque la haya propuesto el Tribunal sentenciador y por las circunstancias que rodean el hecho delictivo y al culpable. No es el caso afirma rotunda la Sala. Finalmente, es práctica habitual suspender la ejecución de la sentencia cuando la concesión del indulto sea probable por existir alguna declaración o, al menos, alguna muestra, gesto o indicio en tal sentido de quien tiene en su mano concederlo Y ese, tampoco es el caso, dice la Sala.