Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LOS PROBLEMAS DE LA POLÍTICA EXTERIOR ESPAÑOLA VIERNES 26 11 2004 ABC Una vez encauzada la relación con EE. UU. el Rey cenará el martes con Chávez Don Juan Carlos recibió a Zapatero en cuanto regresó del almuerzo con Bush en Texas Reyes ofrecerán el próximo martes una cena privada al presidente de Venezuela, que hará una escala técnica en Madrid de regreso a su país A. MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Horas después de regresar de Estados Unidos y tras un viaje de diez días por América, Su Majestad el Rey recibió ayer en el Palacio de La Zarzuela al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. La reunión, que empezó a las siete y media de la tarde, se encuadraba dentro de los despachos rutinarios y privados que Don Juan Carlos mantiene prácticamente todas las semanas con el jefe del Ejecutivo, y a los que asisten exclusivamente el Rey y el presidente del Gobierno, por lo que ni Zarzuela ni Moncloa informaron de su contenido. b Sus Majestades los das precisamente por ciertas decisiones y gestos de Zapatero, como el desaire que hizo a la bandera norteamericana, la retirada inmediata de las tropas españolas de Irak y la invitación que dirigió a los demás países aliados para que siguieran su ejemplo. El despacho de ayer era el primero que se producía entre el Rey y el presidente del Gobierno, después de que ambos coincidieran el pasado fin de semana en Costa Rica en la Cumbre Iberoamericana. Pero, sobre todo, era la primera oportunidad que tenía Zapatero de que Don Juan Carlos le contara los resultados de una reunión importante para encauzar las relaciones con Washington. Además, el presidente del Gobierno ya había manifestado en Costa Rica su convencimiento de que la reunión del Rey con Bush ofrecería resultados positivos, dada la personalidad de Don Juan Carlos. Bush y Don Juan Carlos, el pasado miércoles en el rancho Crawford de Texas tallar otro conflicto con Venezuela que, además, tenía repercusión nacional, al profundizar el enfrentamiento entre el Gobierno y la principal fuerza de la oposición. Un enfrentamiento que ha llevado al PP a anunciar que limitará su colaboración con el Gobierno y el PSOE al pacto antiterrorista y al ámbito puramente institucional, salvo que se rectifiquen las acusaciones de Moratinos. En medio de toda la polémica, el presidente venezolano, que se encontraba de visita oficial en nuestro país hasta el pasado miércoles, solicitó ser recibi- AFP La polémica con Venezuela Los detalles del almuerzo No obstante, el asunto que más interesaba a Zapatero era conocer de primera mano los detalles del cordial almuerzo que el presidente del Gobierno, George Bush, y su esposa, Laura, habían ofrecido la víspera a los Reyes en su rancho de Crawford y que simbolizaba el relanzamiento de las relaciones entre Estados Unidos y España. Unas relaciones que estaban deterioraOtro de los asuntos que con toda probabilidad abordaron ayer el Rey y el jefe del Ejecutivo es la crisis abierta con Venezuela por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien llegó a acusar al Gobierno del PP de haber apoyado el golpe contra el presidente Hugo Chávez. Y es que, mientras el Rey trataba de recomponer las relaciones con Estados Unidos, en España empezaba a es- do por Don Juan Carlos. Como el Rey se encontraba haciendo un viaje de diez días por América, Chávez ofreció la posibilidad de mantener dicho encuentro al regreso de su gira por Libia, Irán, Qatar y Rusia, durante una escala técnica en Madrid prevista para el próximo martes 30 de noviembre. Finalmente, Sus Majestades los Reyes ofrecerán ese día una cena privada en el Palacio de La Zarzuela al presidente de Venezuela, dentro de una práctica habitual del Jefe del Estado con los mandatarios que visitan nuestro país. MADRID. The Wall Street Journal Europe publicó ayer un duro editorial sobre la política exterior del Gobierno español en el que sostiene, entre otras cosas, que el implacable frenesí de burlas contra Estados Unidos por parte de José Luis Rodríguez Zapatero hace estremecer incluso a los diplomáticos franceses y alemanes. Bajo el título de Presidente de Gobierno por accidente el editorialista del diario del poder económico estadounidense, recorre las decisiones de Zapatero en materia internacional desde Irak hasta Venezuela pasando por Cuba y concluye que el pueblo español tiene motivos para preguntarse qué saca de un líder que apacigua a los terroristas, mima a dictadores y merma la posición internacional de España La edición europea del periódico utiliza las declaraciones que Zapatero hizo a la revista Time en septiembre, en las que el jefe del Ejecutivo afirmó: No quiero ser un gran líder para justificar que, si ese es su objetivo, sus primeros nueve meses al frente del Gobierno deben considerarse un éxito rotundo Rememora que Zapatero se distinguió, incluso antes de poder orientar- El Wall Street Journal dice que el frenesí de burlas de Zapatero a EE. UU. molesta, incluso, a París y Berlín, y que el jefe del Ejecutivo ha conseguido su objetivo de no ser un gran líder Cuatro años oscuros TEXTO: ABC se en el Palacio de la Moncloa, por ordenar la retirada de las tropas españolas de Irak rápidamente y que su apresurada decisión fue el perfecto toque de gracia para los terroristas que perpetraron los atentados de Madrid el 11 de marzo y le auparon de forma inesperada al poder. El editorial sostiene que, en contra de las tesis socialistas de que el anterior Gobierno expuso a España al terrorismo de raíz islamista, se sabe ahora que los atentados de Madrid fueron planificados mucho antes de la guerra de Irak. En esta misma línea, argumenta que la retirada de Irak costó a España amigos e influencia en el extranjero y no aportó seguridad a nivel nacio- nal porque la policía española ha frustrado varios atentados terroristas desde entonces y España sigue siendo tanto un objetivo como una base para la red mundial de Osama bin Laden. El Wall Street Journal muy próximo a la Administración Bush, es el rotativo en el que José María Aznar ha escrito en varias ocasiones y donde se publicó la carta firmada por el entonces presidente del Gobierno y otros ocho mandatarios de la que fue llamada Nueva Europa en apoyo de las tesis de Bush ante la guerra en Irak. El periódico destaca además que Zapatero, a pesar de haber animado a los aliados norteamericanos a dejar Irak, aún esperaba que George W. Bush le devol- viera su llamada de felicitación. Sería tentador considerar todo esto como meteduras de pata de un presidente de Gobierno sin experiencia que con el tiempo se volverá más prudente. Pero la política de Zapatero parece estar impulsada no tanto por la inexperiencia como por la ideología y eso es difícil de cambiar continúa el editorial. Esta extendida opinión ayudaría a explicar, según el rotativo, las afinidades del jefe del Ejecutivo español con los últimos bastiones que quedan del socialismo en Latinoamérica ámbito en el que señala que España está presionando fuerte para que se levanten las sanciones de la Unión Europea contra Cuba aparentemente para fomentar las reformas en la isla. El reforzamiento de las relaciones con el hombre fuerte de Venezuela el presidente Hugo Chávez, es otro de los proyectos preferidos de Zapatero, según el Wall Street Journal que relata el entusiasmo mostrado por Chávez durante su reciente y polémica visita a Madrid. Quizá los próximos cuatro años en la Península Ibérica sean largos y oscuros augura el diario.