Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura JUEVES 25 11 2004 ABC Oliver Stone dice que Bush puede ser el Alejandro Magno de nuestro tiempo EE. UU. estrena el filme con la polémica sobre la bisexualidad del protagonista protagonizada por Colin Farrell y Angelina Jolie, ha provocado las quejas de un grupo de abogados griegos, que pretenden querellarse contra Stone JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. El martes se estrenó la cinta en Los Ángeles y ayer en Nueva York, justo dos semanas después de que empezara la movilización comercial por todo el planeta con la polémica porque la película aborda la tendencia bisexual del rey macedonio, según el guión de Oliver Stone. Pese a que la oferta navideña es amb La película, plia en cuestión del estrenos, no cabe duda de que Alexander de Oliver Stone, con Colin Farrell en plenas facultades físicas y el morbo añadido de tener en la ficción a Angelina Jolie como madre, ha sido sólo el principio de un proyecto repleto de ganchos publicitarios para triunfar en taquilla. Las protestas no se han hecho esperar. El caso es que 2.300 años después, Alejandro Magno sigue desatando pasiones, las mismas que se viven en la película, donde hay alguna escena erótica de Alejandro Magno con su esposa Roxana, o el reflejo de la pasión que sentía por Hefestión, sin descartar los besos a un soldado y a un joven persa, que se convierte finalmente en su amante, pe- ro todo contado de modo sutil. Esto ha conseguido enfurecer a un grupo de 25 abogados griegos que amenaza con demandar a los estudios cinematográficos Warner Bros. y a Oliver Stone por sugerir que Alejandro Magno era bisexual El actor Colin Farrell ha declarado que Alejandro Magno se pasó toda su vida buscando respuestas y creo que también buscaba el amor. En ese periodo compartir entre hombres experiencias intelectuales y físicas era algo muy puro. Era Eros, el amor puro Oliver Stone, polémico como pocos, hace hincapié en el tema desde las páginas de Playboy alegando que la cinta podría ser ofensiva para algunos Explicó a Efe que puede ver Colin Farrell, Angelina Jolie y Oliver Stone, ayer e María Teresa Álvarez novela El secreto de Maribárbola la enana de Velázquez La periodista y escritora asegura que sólo era pequeña en su aspecto físico b Maribárbola le inquietó desde un principio. Después, la enana que pintó Velázquez la conquistó para invitarla a soñar. El resultado es una apasionante trama A. ASTORGA MADRID. María Teresa Álvarez se incorpora al territorio de la novela con una ficción sobre una mujer misteriosa, El secreto de Maribárbola (MR) que anoche fue presentado por Ángeles Caso, Paloma Gómez Borrero y Pilar González de Gregorio en una velada celebrada en la Casa de América. ¿Qué secreto escondía Maribárbola y qué siente al debutar en la novela? -Ha sido una experiencia muy intere- sante. Hasta ahora había escrito biografías noveladas, pero ahora he podido decidir libremente sobre las ilusiones, sentimientos y el destino de muchos de los personajes por mí creados en la novela, todos ellos relacionados con Maribárbola. Como comprenderá, no le voy a desvelar el secreto de la enana porque sería un fraude al lector. ¿Por qué Velázquez retrató a personaje tan enigmático coincidiendo precisamente con el convulso reinado de Felipe IV en el que España perdió su hegemonía europea? -Sigue siendo un enigma el por qué Velázquez eligió a Maribárbola entre los casi cuarenta enanos que en aquel momento había en la Corte. Pero no creo que haya relación entre su presencia en el cuadro y el difícil y complica- do momento que atravesaba España. ¿Qué le apasionó del cuadro? -Mi interés se centró en Maribárbola. Debo confesar que al analizar la pintura sí me ha sorprendido la ausencia de la hija mayor de Felipe IV, la infanta María Teresa, que más tarde se convertiría en reina de Francia, aunque la verdad es que no me dediqué a seguir ninguna de las apasionantes hipótesis sobre Las Meninas ¿Cuánto tiempo se ha pasado mi- Es un enigma el hecho de que el pintor eligiera a Maribárbola entre los casi 40 enanos que había en la Corte rando Las Meninas y qué encontraba en cada nueva (re) visión? -Sin cintar el tiempo que he pasado ante el cuadro, sí puedo asegurarle que llevo una reproducción de Las Meninas en mi agenda. Cada día me sentía más cercana a la enana. Poder, intriga y amores prohibidos se entrecruzan bajo el manto de las pacatas costumbres de la época. Los personajes de la novela respiran la espuma de esos días: en Madrid siguen las arduas negociaciones para la boda de Carlos II con la Princesa María Luisa de Orleans y en Roma se descubre la verdadera personalidad de la Reina Cristina de Suecia, que renunció a la Corona para abrazar el catolicismo. ¿Qué puede descubrirnos de lo que desvela en su espléndida novela? -Tal vez lo que puede desvelar mi libro es que Maribárbola sólo era enana en su aspecto físico. -Trabaja en nuevos capítulos para Mujeres en la Historia ¿Maribárbola es ya una mujer en la historia? -Sempre lo fue ya que el cuadro de Velázquez es una parte importante de nuestra historia y ella ocupa un lugar muy destacado en el mismo.