Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad JUEVES 25 11 2004 ABC Comunicación Italia pone en marcha la histórica privatización parcial de la RAI El 20 por ciento del capital estará en manos privadas el próximo marzo fase de la privatización consiste en pasar a la Bolsa una buena parte del capital de la RAI, actualmente en manos del Ministerio del Tesoro al 99,6 JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Apenas concluida la fiesta del 50 aniversario, la RAI emprenderá la próxima semana su privatización a través de la Bolsa con el objetivo de colocar en manos privadas el 20 por ciento del capital de la compañía y comenzar la cotización en el mes de marzo, tal y como han anunciado el ministro italiano de Comunicaciones, Maurizio Gasparri, y el propio Silvio Berlusconi. La cura de adelgazamiento de gastos, sobre todo en la producción de películas, está casi concluida y la empresa genera beneficios, por lo que el Ministerio del Tesoro ha recibido ya más de una docena de opciones de compra de paquetes. Aunque más adelante podrá vender canales televisivos o radiofónicos por separado, o incluso sectores de actividad, la primera fase de la privatización consiste en pasar a la Bolsa una buena parte del capital de la RAI, que en estos momentos es propiedad del Ministerio del Tesoro al 99,6 por ciento. El capital social asciende a 242 millones de euros que se revalorizarán apenas inicie la cotización en Bolsa pues el patrimonio neto de la RAI supera los 647 millones de euros. b La primera ELÍAS CONSOLIDACIÓN e habla mucho de la aldea global, de la internacionalización de las decisiones empresariales y de la dificultad de ser solamente local en un mundo globalizado. En el negocio de la publicidad esa concentración de decisiones es especialmente relevante; hace 20 años, cuando el que escribe empezaba en esto, el número de grupos publicitarios en España era muy abundante, aún las agencias eran propiedad de sus directivos y las decisiones de crear redes multinacionales venían de indicaciones de los clientes; Ted Bates o Young Rubicam abrieron en Madrid en los años 70, porque Mars, Colgate o Kraft habían desembarcado antes en España y tenían necesidades publicitarias. En 1986, cuando Saatchi Saatchi compró Ted Bates, comenzó una carrera imparable: la concentración del negocio publicitario en cada vez menos manos. Hoy el 60 del negocio esta controlado por 4 compañías: WPP, Omnicom, Publicis e Interpublic. Una compañía como WPP posee todas estas redes de agencias: Ogilvy, J. Walter Thompson, Young Rubicam, Red Cell Bates, Grey, sólo mencionando las marcas de agencias de publicidad. Los clientes se han percatado de esta concentración y han generado una nueva demanda al dar un paso más en la contratación de sus necesidades publicitarias pasando de contratar a una de las marcas habituales de la publicidad, digamos McCann, a contratar al grupo al que esta agencia pertenece, digamos Interpublic. El primer cliente en dar ese paso fue el banco HSBC, la asignación ha sido espectacular y ha sido para WPP; lo mismo ha hecho esta semana Samsung, el gran fabricante coreano, que también ha otorgado su cuenta global, por valor de más de 700 millones de euros, a WPP. Ya no es Ogilvy o Red Cell quien gana la cuenta sino un equipo especial formado por las diversas compañías del Grupo en el mundo quien gestionará el inmenso compromiso asignado. ¿Es esta tendencia el fin de las marcas tradicionales para pasar a la hegemonía de los grupos globales? ¿Obligará esta nueva situación a replantearse el mapa actual de la publicidad? Las respuestas son afirmativas; este negocio sigue evolucionando en sus dos paradigmas contrapuestos, el ahorro de costes y la captación de talento. Estas decisiones, buenas sin duda para el cliente y el grupo global, no lo serán tanto para mercados locales como el nuestro, que verán recortadas sus misiones a cambio de un márketing más homogéneo y más barato. S Silvio Berlusconi ha dado el primer paso para la privatización parcial de la RAI REUTERS mente a través de los operadores de cable o del satélite. Con vistas a la privatización, la contabilidad de estos dos tipos de ingresos ha empezado a llevarse por separado, lo mismo que su destino: el canon paga las emisiones de servicio público, mientras que la publicidad financia el resto de los espacios, desde los informativos a los de entretenimiento y deportes. La última palabra en cuanto al reparto corresponde a la Autoridad de las Comunicaciones, un organismo estatal que supervisa el respeto de la libre competencia y de las leyes en el inmenso sector que va desde la telefonía a los libros y desde los periódicos a todos los medios audiovisuales, incluidos los discos y el cine. El pasado miércoles, RAI Holding y RAI Spa se fusionaron legalmente en la nueva sociedad, RAI Radiotelevisión, que empezará a sacar al mercado parte de su capital a partir de la próxima semana en cuanto el Ministerio del Tesoro encargue a un banco de inversiones, que podría ser Lehman Brothers o JP Morgan, la tarea de asesor en la colocación del capital. Control mayoritario del Estado Para favorecer la dispersión del accionariado, la nueva ley audiovisual italiana limita las participaciones privadas individuales al uno por ciento del capital social y prohíbe pactos de sindicato superiores al dos por ciento del capital. El objetivo es mantener el control mayoritario del Estado, pero con criterios de profesionalidad y dando entrada en el capital a un gran número de italianos que disfrutarán cada año los dividendos, permitiendo la profesionalización de la cadena. Una televisión rentable A diferencia de otras televisiones públicas, la RAI gana dinero puesto que además de la publicidad cuenta con los ingresos del canon televisivo, que deben pagar en Italia todos los propietarios de un aparato de televisión, incluso los que reciben la señal exclusiva- González Urbaneja califica de disparate el proyecto de Estatuto del Periodista ABC MADRID. El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) Fernando González Urbaneja, ha tildado de disparate el texto del Estatuto del Periodista Profesional porque nos devuelve al franquismo Urbaneja ha argumentado que la creación de un consejo nacional de prensa, tal y como recoge el estatuto, es inadmisible al igual que los mecanismos de representación y las sanciones en caso de violar los códigos deontológicos son desproporcionadas a su juicio. Si bien abogó por elaborar un texto que cuente con el apoyo mayoritario de la profesión periodística, el presidente de los periodistas madrileños pidió a los sindicatos y organizaciones que apoyan el proyecto del Estatuto que reconsideren su postura ante el texto. No quiero dividir a la profesión advirtió no obstante el periodista. Fernando González Urbaneja hizo estas declaraciones tras su intervención en unas jornadas de comunicación que celebró ayer la Confedera- ción de Empresarios de Andalucía (CEA) El Pleno del Congreso aprobó el pasado martes la toma en consideración de la proposición de ley, presentada por el grupo parlamentario de IU- ICV, para regular el Estatuto del Periodista Profesional, aunque algunos de los grupos que votaron afirmativamente expusieron su desacuerdo con el texto. El estatuto regula los derechos de los profesionales del periodismo que trabajan a la pieza, colaboradores y periodistas extranjeros. El texto de la polémica recoge la cláusula de conciecia, el secreto profesional, el delito de revelación de fuentes confidenciales, acceso a las fuentes o a las de actos públicos, los comités de redacción, consejos de información y un código deontológico, entre otros aspectos del documento.