Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25 11 2004 Madrid XIII CONGRESO REGIONAL DEL PP 35 Aguirre almorzó con Rato La presidenta regional, Esperanza Aguirre, almorzó el pasado martes con el director- gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Rodrigo Rato. El encuentro tuvo lugar con carácter previo al congreso regional, donde Rato no tiene previsto participar. El cruce de rumores de los últimos días tuvo ayer una nueva versión. La última teoría que circulaba asignaba al vicepresidente Ignacio González la secretaría general apoyado por Anabel Mariño en Organización. vicepresidente primero de la Cámara Alta: Alfredo Prada. Tiempo después, Aguirre le propondrá formar parte de su Gobierno autonómico, al frente de una macroconsejería, la de Justicia e Interior, con el rango de vicepresidente segundo. En realidad, no puede hablarse de aguirrismo hasta octubre de 2003, cuando Esperanza Aguirre gana por segunda vez en cinco meses las elecciones autonómicas, aunque en esta ocasión por mayoría absoluta. Antes hay un periodo de tiempo de quince meses en los que Aguirre recorre la región palmo a palmo. También durante esa etapa, la actual presidenta regional conoce a fondo el partido, hasta en el último pueblo de la Comunidad. Es en este periodo cuando conoce, por ejemplo, al alcalde de Valdemoro, Francisco Granados. Podría decirse que el flechazo político fue instantáneo. Poco tiempo después, se haría cargo de una de las consejerías de más peso del Gobierno regional, la de Transportes e Infraestructuras, y se convertiría en uno de los pilares del Ejecutivo. EL RETO DE GANAR EL FUTURO MARÍA TARDÓN Vocal del Consejo del Observatorio contra la Violencia de Género. LUIS PARTIDA Presidente de la FMM Prueba de fuego en la Asamblea La crisis de la Asamblea fue una prueba de fuego para Aguirre y para todo el partido. La candidata del PP tomaba buena nota de lo que estaba viendo y algunos tuvieron su recompensa, como Juan José Güemes, que acabó siendo consejero de Empleo y Mujer. Antonio Beteta se hizo cargo de la portavocía del Grupo Popular de la Asamblea. Aguirre ha tenido éxito en dos crisis en poco más de un año: en la Asamblea de Madrid y en su propio partido ante Ruiz- Gallardón, por el control de la Presidencia tras la renuncia de Pío García- Escudero. A partir de ahí es normal que todos sigan al ganador, que acaba siendo el líder comenta la misma fuente. Los aguirristas crecidos por momentos y con el respaldo de los ratistas ya están aquí, dispuestos a dirigir una nueva etapa del PP. lPP de Madrid afronta este próximo fin de semana la celebración de su XIII Congreso Regional en un clima de sosiego que parece haberse abierto paso, después de que, durante unos pocos días del pasado mes de octubre, aparecieran nubes de tormenta que proyectaron algunas sombras en su horizonte. Hay, a veces, mucho de farisaico en algunos planteamientos públicos que representan quienes, después de desgañitarse argumentando que los integrantes de los partidos políticos deben debatir y, sobre todo, discrepar en público, mucho más de lo que lo hacen, alegando que ese es el reflejo de una saludable democracia interna, no dudan, llegado el momento, en lanzarse a proferir todo tipo de críticas ácidas, y hasta anatemas, contra aquélla formación en la que surja, entre sus militantes, el menor desacuerdo. Aún así, son tan importantes los retos que se presentan ante los responsables del PP de Madrid que quieran gestionar, con la futura Presidenta, Esperanza Aguirre a la cabeza, sus destinos en los próximos años, que nada debe desenfocar el principal objetivo de sumar esfuerzos para poder afrontar lo que, sin duda, será una difícil empresa. Porque, quienes, a partir de este Congreso, asuman la dirección del Partido se van a encontrar con un listón que su actual Presidente, Pío García Escudero, y sus equipos, han colocado a mucha altura. Sin necesidad de entrar en muchos detalles, basta un muy somero ejercicio de memoria para comparar cómo era Madrid- -ciudad y región- -con anterioridad a los Gobiernos del PP, y advertir, enseguida, las profundas transformaciones que la han llevado a convertirse en un referente nacional e internacional de primer orden. El nivel de progreso y de desarrollo alcanzado en estos años pasados, y que sigue, además, gestándose en estos mismos momentos, salta a la vista en cosas como las infraestructuras, los transpor- E Nada debe desenfocar el principal objetivo de sumar esfuerzos para poder afrontar lo que, sin duda, será una difícil empresa tes, los equilibrios territoriales en la estructura y equipamientos urbanos. Pero, sobre todo, se advierte en la estabilidad económica que representan índices como el del empleo. La tasa de paro ha ido descendiendo hasta situarse, hoy, en el 6,5 es decir, inferior en cuatro puntos y medios a la tasa de paro nacional, que se sitúa ahora en el 10,93 Y todo ello ha sido posible porque sus responsables supieron convencer a los madrileños para que confiaran en ellos, de acuerdo con unos principios, unos valores y unas ideas. Yo diría que, casi, de acuerdo con un planteamiento vital que rechaza las tesis del Estado intervencionista que va a venir a resolverles la vida a los ciudadanos, y que propugna, por el contrario, la confianza en la libre iniciativa de los individuos, que son los mejores conocedores de sus problemas y que lo que necesitan son gobiernos que remuevan los obstáculos, no que generen trabas ni limitaciones. Unos gobiernos que, además, y desterrando para siempre los tópicos interesados sobrelas políticassociales, han sabido generar las actuaciones necesarias para que el desarrollo económico y el bienestar conseguidos, alcanzaran, también, a los colectivos más necesitados de la ayuda de la Administración. Por citar, tan sólo, aquello que mejor conozco, Madrid, hoy, se encuentra en la vanguardia de las políticas de ayuda a las mujeres que sufren algún tipo de discriminacióno que son objeto de agresiones o de cualquier forma de violencia. También en este caso, la tasa de desempleofemenino es mas baja, casi la mitad de la media de España. Y en la lucha por erradicar la violencia de género, se ha puesto en marcha toda una red completa y perfectamente coordinada de recursos para proporcionar una protección integral a las víctimas, desde el momento mismo en que se decreta, judicialmente, la orden de protección. Son sólo meros y mínimos ejemplos de que, desde ese partido, por ideas y por personas, se está en las mejores condiciones para seguir trabajando por mejorar la calidad de vida de los madrileños Pero, para ello, tienen que lograr, en primer lugar, su confianza. Y, para eso, no basta con presentar un balance, aunque sea tan bueno, de gestión. Hay, además, que ganarse el futuro, convenciendo, con ilusión, con proyectos, y con trabajo; con la generosidad de quienes son capaces de orillar legítimos intereses personales, en beneficio de esa común empresa. Dura empresa, sin duda. Pero es voluntaria. Estoy siempre a disposición del PP MARIO DÍAZ El presidente de la Federación de Municipios Madrileños (FMM) y alcalde de Villanueva de la Cañada fue descartado a última hora por Aguirre para ocupar la Presidencia del congreso regional del PP. ¿Sabía que se planteaba su nombre para presidir el congreso? -Me he enterado por la información de ABC y me he sorprendido tanto como mi entorno. Un día, Esperanza me dijo que si no era Alberto Ruiz- Gallardón, sería José María Álvarez del Manzano, pero ya lo fue del anterior. Jamás me lo planteó. -Lo que sí sabrá es que ha estado en las quinielas... -Me consta porque lo he visto en muchos medios, aunque no hay nada. Soy un hombre de partido y estoy siempre a disposición, aunque creo que hay hombres más capaces que yo para ser la segunda persona más importante del partido. ¿Rechazaría la propuesta? -Ni rechazo ni rehúso nada porque nadie me ha planteado nada. ¿Espera un Congreso más tenso de lo habitual? -Será un Congreso de unidad y tranquilidad. Cada uno está en su sitio y Aguirre tiene que poner un poco de paz. ¿La candidatura única suma o divide? -La candidatura de Aguirre no suma ni divide, une, por eso es única, y todos tenemos que sacrificarnos. Hay que tener ese talante de conciliación: somos una familia que ha de estar unida.