Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MIÉRCOLES 24 11 2004 ABC Cultura y espectáculos Arturo Pérez- Reverte recibió ayer en la Casa de ABC de Sevilla el quinto premio Romero Murube Después de ordenarlas y clasificarlas, cada pieza se documenta históricamente antes de proceder a su restauración y reintegración FOTOS: SIGEFREDO Premian la restauración de las joyas de la escultura en yeso que atesora la Real Academia de Bellas Artes Es una de las mejores colecciones del mundo y luce ahora en nuevas salas obras, copias que datan desde el siglo XVI hasta el XIX, las restauradoras de la Academia han desarrollado nuevos métodos J. G. CALERO MADRID. Judith Gasca Miramont, Angeles Solís Parra y Silvia Viana Sánchez han tardado más de tres años en poner de nuevo en pie una colección única en el mundo: las copias de esculturas realizadas en yeso que atesora la Real Academia de Bellas Artes. Su trabajo fue ayer distinguido con el premio Nacional de Restauración, dotado con 15.025 euros. Estas tres mujeres hallaron las obras de yeso- -el material más débil del mundo, nos explican, junto con el talco, según la escala de Mohs, que encabeza el diamante- -en los sótanos de la Academia donde milagrosamente han resistido indemnes durante decenios. Y han puesto en pie un museo de prodigios, en el que pueden verse algunas de las más hermosas esculturas creadas por el hombre. La colección está formada por copias, pero, paradójicamente, el valor de estas obras las convierte a la vez en piezas únicas, originales. Algunas son primeros vaciados de las esculturas halladas en Pompeya, una nutrida colección la forman las esculturas que Velázquez compró en Italia para el Rey Felipe IV... En casos como los vaciados de los bajorrelieves de la Columna Trajana, por su antigüedad muestran detab Para recuperar las lles que el original ya ha perdido. Ayer nos comentaban: Aún no nos lo creemos. Los restauradores solemos permanecer en la sombra Lo que sí tienen claro es que en el mundo no existe una colección igual a ésta. Para poder restaurarla, primero tuvieron que investigar sus métodos en laboratorio, las sustancias y la resistencia del yeso se medían en probetas. Después reunieron el rompecabezas de manos, brazos, pedestales, cabezas y otros trozos (como los que pueden verse en la imagen superior de esta página) y los documentaron histórica y fotográficamente uno a uno. Finalmente, pudieron comenzar su intervención. Entre las cosas que han descubierto, además de la cura de los delicados ye- Hay obras que Velázquez compró al Rey en Italia y primeras copias de las obras clásicas halladas en Pompeya y Herculano sos, está el uso de huesos de animales para darle consistencia a las extremidades esculpidas, que no resistirían unidas a los cuerpos sin un material inalterable. Todo esto puede verse ya en las nuevas salas de escultura de la Real Academia de Bellas Artes, cuya puesta en funcionamiento ha sido responsabilidad del arqueólogo José María Luzón. El resultado es digno de verse. La técnica de restauración del yeso ha tenido que inventarse desde cero UN TRABAJO DELICADO Y EMOCIONANTE JULIO LÓPEZ HERNÁNDEZ rimero intervinieron en las esculturas de mármol de la colección de Museo del Prado. Pero ha sido después cuando he podido descubrir la enorme habilidad y delicadeza que han desarrollado restaurando la colección de vaciados de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Yo destaca- P ría incluso la penetración psicológica de su trabajo sobre el yeso, que es un material tan frágil, tan vulnerable a la suciedad y a las roturas. Ellas han inventado un tratamiento delicadísimo... diría casi que son enfermeras maravillosas que saben curar entre sus manos a los yesos medio muertos, que los resucitan. No hablamos de copias anónimas, sino de las más valiosas del mundo, de primeras improntas sobre originales encontrados en Pompeya y de las que Velázquez compraba para Felipe IV. Todo ese material estaba arrumbado en los sótanos de la Academia. Cabe imaginar que su trabajo ha sido muy emocionante. Entre las joyas, copias de la Columna Trajana, como este hombre herido