Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad POLÉMICA POR LAS DECLARACIONES DE VALCARCE MIÉRCOLES 24 11 2004 ABC (Viene de la página anterior) El Gobierno acepta mal las críticas de la Iglesia. Esa señora debería perder menos tiempo y fijarse más en las aportaciones que hace la Iglesia a los servicios sociales. En el fondo subyace una revisión del consenso constitucional afirma Manel Silva, vicepresidente de UDC acepta mal las críticas de la Iglesia. Quizá esa señora debería perder menos el tiempo y fijarse más en las aportaciones que hace la Iglesia a los servicios sociales. En el fondo subyace una revisión del consenso constitucional sobre la cooperación entre el Gobierno y las confesiones religiosas Por parte del Bloque Nacionalista Gallego (BNG) su portavoz en el Congreso, Francisco Rodríguez, calificó las declaraciones de Amparo Valcarce como respetables aunque incoherentes En la línea crítica que viene manteniendo esta formación política, Rodríguez consideró que lo que se debe hacer no es animar a los ciudadanos a destinar dinero del IRPF a otras alternativas sino cambiar desde la raíz los acuerdos entre la Santa Sede y la Iglesia católica que es, a su juicio, donde emerge el verdadero problema: mantener los acuerdos vigentes en materia financiera significa seguir otorgando a la Iglesia protección y privilegios señaló el diputado nacionalista. Voluntarios del comedor de las Misioneras de la Caridad recogen alimentos a la salida del centro JULIÁN DE DOMINGO Decenas de organizaciones religiosas se entregan a los más desfavorecidos: inmigrantes, personas sin techo drogadictos, reclusos, seropositivos... Si los contribuyentes dejaran de marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta, esta labor social se vería afectada La acción social de la Iglesia, pendiente del IRPF MADRID. Toxicómanos, reclusos, ancianos, seropositivos y niños de familias desestructuradas configuran, entre otros, el rostro más humano de una noticia que no ha sentado nada bien en las filas católicas. Las declaraciones de la secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Amparo Valcarce, instando a no marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta perjudicarán a colectivos tan necesitados como éstos, así como a inmigrantes, minusválidos o sin techo Si nos quitan ese dinero para atender también a los pobres, nosotros encantados; pero si no lo destinan a esta causa, ¿quién se va a ocupar de ellos? opina el cura Benicio, de la parroquia de Santa María de la Cabeza. Con un sarcasmo que trasluce resignación y enfado, el sacerdote comenta que habrá quien se alegre de que allí (señala un edificio contiguo donde las Misioneras de la Caridad dan de comer a los pobres del barrio) tengan que cerrar, porque así dejará de pasar gente rara Y si no podemos echar una mano a una viuda en paro y con tres hijos, que busque ropa y comida en otra parte, ¿no? Entre el bullicio que provocan los niños de la catequesis, Benicio dice que es preferible tomarse el asunto con filosofía y, aunque lamenta que para Valcarce parece que vale todo y no importa nada concluye que así nos purificamos todos, en vez de acomodarnos Sin embargo, el primer mandato de un Gobierno es servir al pueblo y eso incluye a los marginados recuerda. No en vano, hay decenas de organizaciones religiosas que se entregan a los desfavorecidos allí donde no llega el Estado. En la parroquia de Santa Rita fueron atendidos el pasado mes de octubre 50 casos de personas que precisaban dinero en metálico, acogida o información. Éstos son los servicios que cubren con mayor asiduidad, pero esta iglesia de los Padres Agustinos también se encarga de facilitar el acceso de inmigrantes a puestos de trabajo, de suministrar ayudas mensuales fijas para jubilados, de financiar envíos de ayuda humanitaria a zonas donde se haya producido una catástrofe y otros problemas. Todo ello, con un presupuesto que alcanzó en 2003 los 110.000 euros, procedentes de Cáritas nacional y de los donativos de los feligreses en la colecta del primer domingo de mes. El Dispensario Médico- Jurídico San Antonio de los Hermanos Capuchinos funciona en la misma línea, atendiendo a quienes requieren sus servicios. Como no piden papeles los inmigrantes son sus principales beneficiarios, aunque no los únicos: también acuden personas mayores con escasos ingresos, que huyen así de las largas listas de espera de la Seguridad Social. Dos religiosas son las enfermeras. Se encargan de gestionar el centro, dar cita, recibir a pacientes y reorganizar el local, que debe aprovechar al máximo el espacio para servir de consulta de odontología, ginecología u oftalmología. Los médicos ofrecen sus servicios voluntariamente, mientras que farmacias y ciudadanos donan los medicamentos. Los medios técnicos, en cambio, se compran con dinero de la Iglesia de San Antonio. En el colegio de San Alfonso, en un pequeño salón del entresuelo, la congregación de las Hijas de la Caridad lleva casi veinte años dando de cenar diariamente a medio centenar de sin techo Además de una comida caliente, las hermanas de la comunidad les proporcionan algo de ropa, que las familias de la escuela les donan o que ellas mismas compran con el dinero de la comunidad. Es un comedor muy pequeño y modesto- -afirma una de las hermanas- -pero es muy conocido porque dicen que se come muy bien, casi como en un hotel Día tras día, casi un centenar de personas se arremolinan en la entrada, aunque sólo pueden entrar cincuenta. No caben más. A veces preparamos bocadillos, para que no se vaya nadie sin algo que comer explica otra de las monjas. Apoyos a Valcarce Sin embargo, las declaraciones de Valcarce contaron con el apoyo de las filas socialistas, ya que ayer el secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG del PSOE, Pedro Zerolo, salió en defensa de su compañera, afirmando que cada cual es libre de animar a lo que estime conveniente y advirtiendo que responsables de otras instituciones y áreas sociales animan para que la cruz se ponga en otro lado Como respuesta, el mismo Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales emitió ayer un comunicado recordando cómo se distribuyeron este año los más de 95 millones de euros que a través de 0,52 por ciento del IRPF (del ejercicio de 2002) gracias a los contribuyentes que eligieron marcar la casilla de otros fines de interés social en la declaración de la renta. En esta ocasión han servido para financiar 831 programas que realizan 317 ONG. Pues bien, Asuntos Sociales matiza en su nota que las ONG vinculadas a la Iglesia católica han recibido más de 21 millones y que el reparto fue aprobado y presentado por el Ministerio al Consejo Estatal de ONG en julio El principal aumento- -continúa el comunicado- -se refiere a Cáritas Española, que con 9,5 millones se benefició de un incremento del 5,75 por ciento en relación a la convocatoria anterior Si nos quitan el dinero y no lo destinan a los pobres, ¿quién se ocupará de ellos? se pregunta un párroco Las hijas de la Caridad llevan casi veinte años dando de cenar a 50 personas al día en el colegio de San Alfonso