Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 11 2004 Nacional 15 Simulacro de atentado en pleno centro de Madrid LA IL AR 2. Media hora más M A tarde llegan otros tres hombres. Dos LA de ellos se colocan R en el extremo BA 1. A las 11.30 horas del pasado miércoles, un hombre y una mujer entran en el bar, se colocan en la barra y piden sus consumiciones. En el local sólo hay dos camareros y, en la cocina, la propietaria opuesto de la barra y el tercero revisa cuidadosamente el local, incluyendo la cocina y los aseos 3. De repente, la mujer saca una pistola y apunta al hombre de más edad, que supuestamente representa a una personalidad acompañada por dos escoltas. Se trataba de un arma de plástico 4. Los escoltas se echan encima del hombre para protegerlo de la mujer. Caen los tres al suelo. Tras la representación del supuesto atentado, los cinco salen del bar diciendo que se trata de un simulacro Infografía ABC Cinco militares aspirantes a escolta simulan, sin permiso de Defensa, un atentado en un bar de Madrid El Jefe del Estado Mayor del Ejército e Interior abren una investigación y anuncian sanciones b Los actores con una pistola de plástico, fingieron disparar a una personalidad supuestamente protegida ante la mirada atónita de los dueños del establecimiento CRUZ MORCILLO MADRID. Si Gila viviera, habría llamado por su teléfono rojo al general del Estado Mayor del Ejército para ponerle al tanto de la parodia protagonizada por cinco de sus militares que casi le cuesta un infarto a los dueños de un céntrico bar de Madrid. Cuatro alumnos de un curso de Protección de Autoridades y un instructor pusieron en práctica un simulacro, sin previo aviso y sin conocimiento de algunos de sus jefes, que incluía sacar una pistola en el local y fingir que disparaban a una personalidad a plena luz del día y casi en la Puerta del Sol. El Ejército y la Delegación del Gobierno han abierto una investigación y buscan cabezas de turco. El malestar es evidente entre los militares, que han vivido el episodio como una afrenta. Todo ocurrió el miércoles pasado. Acababan de dar las once y media de la mañana cuando una pareja entró en el bar La Amarilla situado en el número 74 de la calle Mayor, entre el Ayuntamiento y la Capitanía General. Pidieron café y se pusieron a charlar- -relata César González, que atendía la barra- Al rato entró un señor VIP de unos 45 años y dos escoltas, muy trajeados y con un pinganillo en la oreja, y se sentaron al fondo de la barra. Les puse las consumiciones y uno de los que yo creía escoltas se metió en la cocina a revisarla. Mi madre, que es la dueña, estaba preparando las comidas. Después empezó a levantar los cuadros e inspeccionó los aseos. Hasta ahí no me pareció extraño, porque aquí vienen concejales y militares con sus servicios de protección La mañana transcurría con normalidad, pero sin clientela, hasta que, de pronto, según el relato del camarero, la joven que había llegado primero sacó de entre sus ropas una pistola de Los dueños del bar La Amarilla no fueron informados de lo que ocurría hasta que acudió la Policía Nacional plástico y apuntó a la supuesta personalidad, al tiempo que sus dos inverosímiles protectores se abalanzaban sobre el protegido y le derribaban en el suelo. Ante la mirada atónita de César, su hermana y su madre, al borde del pasmo, los tres militares se levantaron y el grupo al completo, incluida la pareja terrorista abandonó el local tras decirles que no se preocuparan porque sólo era un simulacro de atentado. Media hora después, con la familia González a punto de desmayarse, se presentó una pareja de la Policía Nacional y los agentes explicaron lo que había ocurrido. Además, animaron a los dueños a denunciar los hechos, una decisión que aún no han tomado. Soledad Méndez, propietaria y cocinera, refleja preocupación: Es indignante que no nos avisaran. Yo no le pregunté nada al escolta para no meter la pata por si era algo secreto y con todo lo que está pasando... Es una falta de respeto y de educación. Qué imagen del Ejército En este punto de la imagen pública coinciden la familia González y los máximos responsables de la Capitanía General de Madrid. Es preocupante que unos militares sean tan irresponsables y pongan en riesgo la seguridad ane s FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO Bailén Palacio Real Catedral de la Almudena Capitanía General ra rga Ve San Nicolás Bar La Amarilla r MayoPza. de la Villa Sac ram Bailén ento Ayuntamiento ¿Qué hubiera pasado si pasa un policía y cree que se trata de un atentado real? Realizaron una práctica no programada, que Capitanía ignoraba, pero no el director del curso Ca Pza. de Teatro Oriente Real Pza. de Isabel II pública. ¿Qué hubiera pasado si pasa un policía por la puerta y ve a una señora con una pistola en la mano apuntando a una persona? dice un oficial de la Región Centro, de quien depende el supuesto comando La versión oficial, a falta de encontrar responsables, coincide casi punto por punto con la popular. Los cinco actores son cuatro alumnos del primer Curso de Protección de Autoridades para militares de tropa profesional- -uno de ellos policía municipal de Torrelodones- -y un suboficial instructor. Estaban siguiendo un programa teórico- práctico de cuatro semanas, que acabó ayer, dependiente del Mando Centro. Entre las actividades realizadas y programadas los militares han practicado conducción evasiva, acompañamiento de autoridades, examen de un supuesto coche- bomba- -realizado en un acuartelamiento y no en la calle como se dijo en un principio- No estaba en el programa montar un atentado en un bar del centro de Madrid, pese a que el director del curso lo sabía y no había informado a sus superiores, tampoco en este caso. Se ha abierto una investigación interna y otra por parte del Ministerio del Interior. mp om t re re rie A A Ar a a a