Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 24 11 2004 Nacional 13 LOS ATENTADOS DEL 11- M LA INVESTIGACIÓN Zouhier culpa a Trashorras y su mujer de querer asesinar al confidente Lavandero La Fiscalía citará la próxima semana a Campillo y a Bolinaga, pero no a Laguna como testigo en el caso de la operación Pipol señaló que supo que el chivato era Lavandero cuando salió a la luz la cinta S. N. OVIEDO MADRID. El confidente de la Guardia Civil e imputado en el sumario del 11- M Rafa Zouhier, declaró el lunes que Emilio Suárez Trashorras y su mujer, Carmen Toro, le propusieron asesinar a Francisco Javier Villazón, Lavandero el también confidente que alertó al Instituto Armado asturiano de la implicación del ex minero y de su cuñado en una red de tráfico de explosivos. Zouhier hizo estas declaraciones a través de videoconferencia durante su comparecencia, en calidad de testigo, ante el Juzgado número 1 de Gijón en relación con la operación Pipol que en julio de 2001 permitió la detención de 25 presuntos traficantes de droga, entre los que se encontraban Trashorras y Toro. Zouhier, en prisión preventiva desde el 24 de marzo por tenencia de armas y colaboración con organización terrorista, coincidió con Toro, cuñado de Trashorras, en la prisión asturiana de Villabona. Según declaró Zouhier, cuando Trashorras y su mujer le propusieron asesinar a un chivato no sabía exactamente a quién se referían. Sin embargo, tras salir a la luz la grabación en la que Lavandero denunciaba ante el agente Campillo la supuesta red de tráfico de explosivos, Zouhier aseguró que no tiene dudas de que se referían a él. La declaración del confidente de la Guardia Civil será transcrita en el Juzgado número 3 de Aranjuez- -desde donde Zouhier testificó- -y remitida a la Audiencia Provincial de Oviedo, que va a juzgar a los imputados en la operación Pipol No se descarta que también reclame este testimonio el juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo para incorporarlo al sumario de los atentados de Madrid. b Zouhier, quien declaró Gerardo Herrero El fiscal que lucha por los presos Cuando Gerardo Herrero se convirtió en fiscal jefe de Asturias, en agosto de 2003, manifestó su intención de compatibilizar el nuevo cargo con el de fiscal de Vigilancia Penitenciaria, pero tuvo que dejar este último porque era demasiado abarcar. Ilustra bien su respeto por los presos la petición que un día hizo a sus compañeros: Os pido que seáis más flexibles a la hora de pedir penas para los acusados, porque no siempre estamos en posesión de la verdad Herrero es un ovetense de sentir católico que evita tomar posiciones en público sobre cuestiones ideológicas. Licenciado con matrículas de honor y sobresalientes, su primer destino como fiscal le llevó a Gerona, después a Zamora y finalmente a su ciudad natal. Ahora se centra en la investigación a la Guardia Civil asturiana, un caso que analiza como uno más Zouhier está en prisión desde el 24 de marzo por su relación con el 11- M gran cantidad de explosivos que querían vender y que ambos buscaban a alguien que supiese activar bombas por medio de teléfonos móviles. Entre los citados a declarar se encuentran el propio Lavandero Campillo y el teniente coronel Rodríguez Bolinaga, quien fue destituido por Interior como jefe de la Comandancia de Gijón por no haber entregado la cinta a la Audiencia Nacional. Herrero no prevé citar en esta primera ronda de comparecencias al general Laguna, pero si las declaraciones de oficiales y otras lo hacen conveniente, se hará Laguna fue el máximo responsable AFP del Instituto Armado en Asturias hasta el pasado junio, cuando ascendió de coronel a general y asumió el mismo cargo en Castilla y León. También está previsto que la Fiscalía asturiana cite al guardia del puesto asturiano de Cancienes David Robles, quien encontró la cinta en el cajón de una mesa- -que había sido transportada desde Gijón- -en octubre de 2003. Herrero confía en que de aquí a las Navidades se pueda establecer ya un criterio y resolver la investigación que puede culminar en la apertura de un proceso judicial o en el archivo de las diligencias informativas. La Guardia Civil refuerza la unidad de Asturias dedicada al control de explosivos y a investigar robos ABC MADRID. La Dirección General de la Guardia Civil, de la que es máximo responsable Carlos Gómez Arruche, ha reforzado en Asturias el dispositivo dedicado a controlar los explosivos y a investigar el tráfico ilícito de esta sustancia. La nueva unidad de apoyo, que empezó a ser operativa ayer, está integrada por un equipo de intervención de armas y explosivos, otro de Policía Judicial y un módulo de intervención rápida de los Grupos Rurales de Seguridad. Estas medidas están recogidas en un informe que fue solicitado el pasado septiembre por el ministro del Interior, José Antonio Alonso, a la Direc- Origen, trayecto y destino de la cita Por otra parte, el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, Gerardo Herrero, quien se encargará de investigar si la Guardia Civil del Principado ocultó a la Justicia pruebas del 11- M, prevé iniciar las diligencias informativas- -cuya apertura anunció el lunes el fiscal general del Estado- -la próxima semana, con las comparecencias de los agentes que intervinieron en la investigación de la trama de explosivos asturiana y de la cadena de mandos que pudieran estar relacionados con la grabación. En ella Lavandero confesaba al agente del Servicio de Información de la Comandancia de Gijón Jesús Campillo que Trashorras y Toro disponían de una ción General de la Guardia Civil sobre las actividades y el uso de explosivos en España en especial, en la Comunidad asturiana. El documento destaca que en los primeros dieciocho días de este mes la Guardia Civil del Principado ha inspeccionado 198 depósitos de explosivos, vigilado 31 puntos de gran volumen de actividad y controlado 127 transportes. En Asturias, tanto en la Comandancia de Oviedo como en la de Gijón, se ha establecido la obligación de que todo depósito comercial, de consumo o auxiliar, así como los talleres deben ser objeto de una inspección con una periodicidad, como mínimo, mensual.