Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 24 11 2004 ABC Nacional Moratinos provoca la ira del PP al acusar a Aznar de apoyar el golpe contra Chávez Rajoy exige a Zapatero que desmienta públicamente a su ministro y medite su valía b Tanto CiU como PNV se suman a las críticas de los populares y aseguran que tal apoyo nunca existió y califican de error notorio lo dicho por el canciller español ÁNGEL COLLADO MADRID. La acusación lanzada por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, contra José María Aznar de haber apoyado a los golpistas que en abril de 2002 intentaron derrocar a Hugo Chávez en Venezuela desató ayer la indignación del Partido Popular, cuyo presidente, Mariano Rajoy, exigió al jefe del Ejecutivo una rectificación de su ministro que no se produjo. Rodríguez Zapatero se limitó a anunciar que el jefe de la diplomacia explicará sus declaraciones en el Congreso. La coincidencia de fondo y de forma en las afirmaciones del coronel Chávez y el señor Moratinos no se puede mantener un minuto más sin que el Gobierno rectifique a su ministro y se replantee su idoneidad para asumir esta alta responsabilidad dijo Mariano Rajoy en una declaración oficial consultada con José María Aznar, para intentar que el jefe del Ejecutivo se hiciera responsable de las acusaciones de Moratinos o, por el contrario, le hiciera rectificar. Nada de ello ocurrió pese a que los principales dirigentes del PP como el secretario general, Ángel Acebes, el portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, y los responsables de Asuntos Exteriores de la época como Josep Piqué o Miguel Ángel Cortés se esforzaran en denunciar la mentira o la calumnia del ministro Moratinos, que obtuvo, eso sí, el respaldo interesado del coronel Chávez, de visita oficial en nuestro país estos días. Moratinos había desatado la tormenta la noche del lunes cuando en el programa de televisión 59 segundos aseguró que, con el anterior gobierno del PP, cosa inédita en la diplomacia española, el embajador español recibió instrucciones de apoyar el golpe de Estado contra Chávez, y eso- -dijo un ministro visiblemente exaltado- -no se va a reproducir, porque nosotros respetamos la voluntad popular El PP había guardado silencio durante toda esa jornada pese a los ata- ques del dirigente bolivariano a la política de los Gobiernos de Aznar- una serie de declaraciones que exceden en mucho lo que es aceptable en un país democrático y occidental, viniendo además de un mandatario extranjero dijo Rajoy en su declaración- Sin embargo, el líder de la oposición sí reaccionó con dureza al oír las palabras de Moratinos en la televisión estatal. Errática política exterior Este incidente es una consecuencia más de la errática política exterior del actual Gobierno de España que en tantas ocasiones hemos denunciado agregó Rajoy en su declaración, leída en la sede del partido. Además, el presidente del PP apuntaba que son muchos los españoles que están preocupados con la política de alianzas y los continuos cambios de rumbo en la política exterior que deterioran gravemente la imagen de España y perjudican la defensa de los intereses nacionales Rajoy recordó antes los episodios más oscuros del régimen de Chávez, como el apoyo al castrismo o la acogida en suelo venezolano a etarras. El ex secretario de Estado para las Relaciones con Iberoamérica, Miguel Zapatero se escudó en la presencia de Chávez para no valorar lo dicho por Moratinos Ángel Cortés, que siguió de cerca la crisis internacional surgida por el intento de golpe registrado en abril de 2002 contra Chávez, calificó de infamia lo dicho por Moratinos, y recordó que la única gestión del Gobierno fue atender una petición de Cuba para estudiar la forma de sacar de Venezuela a Chávez cuando parecía que se iban a imponer los golpistas. Además, Cortés recordó que la neutralidad del Gobierno del PP en esa tesitura lo fue también de toda la Unión Europea- -España tenía la presidencia de turno- El entorno del ex presidente Aznar manifestó la sorpresa del ex mandatario por una mentira gratuita. A la espera de la reacción de la tarde del presidente del Gobierno, los distintos grupos políticos fueron desgranando sus reacciones sobre el incidente provocado por las acusaciones de Moratinos, quien se encuentra de viaje oficial en Orán. El PSOE, a través de Diego López Garrido, y de Trinidad Jiménez, secretaria de Relaciones Internacionales, manifestaron que era notorio el apoyo que en su día dio Aznar a los golpistas venezolanos. Jiménez, curiosamente, no recordó sus manifestaciones de hace dos años cuando tildaba de golpista a Chávez como hacía la línea oficial de su partido. En 2002, González llamó golpista por los votos o las botas a Chávez y éste aseguró no dudar de que Aznar no apoyó el golpe Los dos años y medio transcurridos desde la intentona de golpe de Estado contra Chávez se antojan lustros si nos atenemos a cómo ha cambiado la concepción del PSOE y del propio Chávez sobre los acontecimientos de entonces. En primer lugar, cabe destacar unas palabras del ex presidente del Gobierno Felipe González en unas jornadas de la Universidad de Castilla- La Mancha el 12 de abril de 2002, tan sólo un día después del golpe de Estado. González, que daba por hecho la salida de Chávez de la presidencia, apostó por un proceso electoral rápido y calificó a éste de golpista pues por los votos o por las botas es un autoritario que liquidaba las libertades Tras acusarle de estar montando un autogolpe al estilo de Alberto Fujimori, reiteró que no sólo se es autoritario cuando se llega al poder con las botas, sino cuando se tienen mayorías, pero no se respetan las reglas del juego También la secretaria de política internacional del PSOE (entonces en la oposición) manifestó el mismo día que Chávez venía dando autogolpes en los últimos años desde percepción atribuible a los socialistas, que ahora le han recibido con todos los honores, se une el del propio Chávez, que trece días después del golpe declaró a Telecinco no creer que el Gobierno español estuviera tras la intentona golpista. Creo en lo que Aznar siempre me ha dicho, no tengo ninguna razón para dudar de su palabra dijo entonces y agregó más: Creo que España viene de horrendas dictaduras y no creo que Aznar, que ha dado ejemplos de respetar las instituciones, vaya a estar apoyando este horroroso golpe mantelando el sistema democrático, ya que actuaba como un dictador y era un ejemplo de cómo a través de unas elecciones se puede llegar al poder y actuar dictatorialmente A este primer cambio