Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MARTES 23 11 2004 ABC EDUARDO ARROYO Pintor Tarantino haría una formidable película sobre la Biblia Ateo confeso, fue un reto para él aceptar el encargo de Círculo de Lectores Galaxia Gutenberg para ilustrar los cinco primeros libros de la Biblia (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) Se ha acercado a ella con respeto y consideración al enorme valor literario del texto TEXTO: N. PULIDO FOTO: GONZALO CRUZ MADRID. ¿Qué hace un ateo como usted ilustrando la Biblia? -La proposición era muy seductora. La Biblia es un formidable libro literario, que te produce una serie de descargas. -No se habrá convertido a su edad... -Pues no, yo creo que no. Ya es demasiado tarde. ¿Su trabajo va a sorprender, a escandalizar, o ni lo uno ni lo otro? -Escandalizar no creo. Sorprender... pues bueno. Es un trabajo en el que me he implicado tremendamente, que considero respetuoso. Es mi manera de ver la Biblia. He utilizado todas las técnicas y he modernizado algunas figuras de la Biblia, sin banalizarlas. -Vamos, que no espera un comunicado de la Conferencia Episcopal... -No he tenido ninguna intención provocadora; me sorprendería, francamente. La Biblia es un texto durísimo, que quema, impregnado de sangre, venganza, crímenes, estupros... -Si la Biblia se llevara al cine, veo que apostaría por Tarantino. -Haría una formidable película sobre la Biblia. Tiene un cotidiano violento con las pasiones, la sangre, el sacrificio... Son textos que hierven y queman. ¿Se atrevería a ilustrar el Corán o teme que le caiga una fatwa como a Salman Rushdie o acabar en la calle con dos tiros como Theo van Gogh? -Me resultaría muy complicado ilustrar el Corán; no hay tradición figurativa en la religión coránica y no la aceptaría. Además, es un mundo que me resulta extraño. No tengo nada que ver con el Corán. Éste es un mundo que es mío. ¿Cómo ve las relaciones Iglesia- Estado? No viven su mejor momento. Arroyo retrata a Dios como un zepelín especie de guerra larvada de religión. ¿Con qué mirada, con qué ojos se acerca un no creyente a la Biblia? -De respeto y consideración al enorme valor literario del texto. -Ha hecho interpretaciones muy personales en algunos pasajes... -Sí. Por ejemplo, la expulsión del Paraíso. Las hay continuamente. ¿A usted le expulsarán de él? -Estoy expulsado desde hace tanto tiempo... ¿Cómo se retrata a Dios? -En la tradición ya existe el ojo. Para mí es un objeto que se mueve; por eso he recurrido al zepelín, un ojo que vuela, que siempre está flotando, gobernando el texto; es el narrador del texto. -Le gusta meterse en camisa de once varas: ha ilustrado el Ulises de Joyce; el Quijote y ahora la Biblia. ¡Vaya tres miuras! -Me han ofrecido muchas veces hacer una Tauromaquia. No la haré nunca y soy un gran aficionado a los toros. ¿Por qué? -Porque no me atreveré; me parece una cosa muy complicada. Creo que no ganaría esa batalla. Hay precedentes muy ilustres como Goya, Picasso... -Pero también Doré ilustró maravillosamente la Biblia. -Sí, pero la suya es una ilustración muy ilustrada. Pinta lo mismo la Biblia que el Quijote. Es un gran ilustrador, pe- Eduardo Arroyo, ayer tras realizar la entrevista -La Iglesia tiene que empezar a aceptar que éste es un Estado laico. En este país hay creyentes y no creyentes y no veo por qué tiene que haber una religión de Estado. ¿Que perderán un poco de poder? Tampoco es grave. También los no creyentes soportamos las falacias que la Iglesia, de vez en cuando, comete, incluso políticamente. ¿Le sorprende que en este siglo haya guerras en nombre de la religión? -Estamos asistiendo a unos encuentros religiosos muy peligrosos. Esto, unido a los fenómenos nacionalistas... crea unas situaciones explosivas. Nunca imaginé que íbamos a llegar a esta