Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 11 2004 Internacional 27 EL FUTURO DE PALESTINA RUMORES SOBRE LA MUERTE DEL RAIS El sobrino de Arafat dice que no hay pruebas de un envenenamiento El pueblo palestino cree que fue asesinado J. CIERCO JERUSALÉN. Que sí (Faruk Kadumi, nuevo jefe de Al Fatah, el único de sus fundadores en 1959 que queda vivo; y ocho de cada diez palestinos) Que no (Israel; la Autoridad Nacional Palestina; fuentes médicas y militares francesas) Que todo lo contrario (Naser alQidwa, sobrino del rais Las causas de la muerte de Yaser Arafat son todavía una incógnita. Varias y variopintas teorías, unas más verosímiles que otras, han salido ya a la luz pública pero no de manera oficial. Esas incógnitas, esas contradicciones, esas variopintas teorías han alimentado a lo largo de las últimas semanas, antes incluso del día de su muerte el 11 de noviembre, el monstruo insaciable de la rumorología callejera. Y la calle ha hablado tanto, y habla, y lo seguirá haciendo, del envenenamiento del rais palestino que sus dirigentes se han visto obligados a reaccionar para no acabar sepultados por esas historias que, con o sin fundamento, van de boca en boca de Ramala a Yenín; de Nablus a Tulkarem; de Qalquilia a Hebrón; de Jerusalén Este a Jericó; de Gaza a El Cairo; de Damasco a Beirut; de Teherán a Ammán. Los palestinos, los árabes, los musulmanes están convencidos de que Abu Ammar fue envenenado. La cadena de televisión Al Yasira no dejó de repetirlo una y otra vez en los días posteriores a la muerte y el caótico entierro de Arafat en la mukata de Ramala. Poco importan los hechos, las pruebas, los informes médicos. El monstruo lo devora todo. to. Sus caras reflejaban su incredulidad. Un solo dato concreto: Entregaré el informe a los responsables de la ANP Que sí. Que no. Que todo lo contrario. Y el monstruo sigue vivo y coleando. Naser al- Qidwa junto a la diplomática palestina Leila Shahid, ayer en París AP Prosigue la confusión El secretismo que rodeaba a ese informe médico de 588 páginas y de radiografías, entregado hace sólo tres días a Suha Arafat, la malquerida por estas tierras, no ha ayudado a espantar fantasmas. Al revés. Tampoco lo han hecho las palabras pronunciadas ayer en París por Naser al- Qidwa, sobrino de Arafat y representante palestino ante las Naciones Unidas. En calidad de familiar directo, y pese a la oposición encendida e incendiaria de Suha desde su retiro tunecino donde cuida a su hija Zahwa, de 9 años, Al Qidwa recibió ayer una copia de dicho informe de manos del Servicio de Sanidad del Ejército francés. Que sí. Que no. Que todo lo contrario. La hipótesis del envenenamiento no puede ser excluida aunque los médicos no descubrieron ningún resto de veneno conocido en su organismo, veneno conocido, insisto No tenemos una prueba de que Arafat haya sido envenenado, pero no podemos descartarlo. No hay pruebas en un sentido ni en otro Los periodistas galos no daban crédi-