Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MARTES 23 11 2004 ABC Internacional Blindados estadounidenses patrullaban ayer las calles desiertas de Mosul AFP Egipto, Jordania y la Liga Árabe piden a Irak retrasar las elecciones para darles legitimidad EE. UU. y el Gobierno interino de Bagdad chocan con las graves discrepancias internacionales b La conferencia de Sharm el- Sheij se propone condenar el terrorismo en Irak, pero no alude a la guerrilla, que varios países creen legítima frente a la ocupación ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL SHARM EL- SHEIJ (EGIPTO) El Gobierno provisional iraquí intenta aprovechar la conferencia internacional celebrada en el balneario egipcio de Sharm el- Sheij para pulir su oxidada legitimidad con la promesa de que celebrará elecciones el 30 de enero, pero las discrepancias de fondo de los participantes y las tormentosas incertidumbres que se ciernen sobre los comicios le impiden salir de esta reunión con resultados espectaculares. EE. UU. el Reino Unido y sus aliados insistían ayer en aprovechar la ocasión para dar un fuerte respaldo al Ejecutivo iraquí en su lucha contra la insurgencia. Algo así como si la legitimidad la consiguiera por el simple hecho de anunciar su voluntad de celebrar elecciones. Pero Francia y los países que más se opusieron a la intervención norteamericana prefieren hacer hincapié en lo que denominan el proceso político en curso, como si la legitimidad fuese un objetivo lejano. El borrador de conclusiones, al que ayer se le daban los últimos retoques, resalta la condena del terrorismo y hace un llamamiento para detener tales actos y aliviar el sufrimiento de la población Pero no hace la menor alusión a la guerrilla, que varios Gobiernos participantes consideran legítima para resistir la ocupación militar. Es más, en cuanto diplomáticos favorables a la intervención insinuaron que la condena del terrorismo supondría un fuerte respaldo al Gobierno iraquí en su lucha contra la insurgencia, hubo delegaciones que hicieron un amago de cuestionar la mención del terror. Espiral de violencia La espiral de violencia que sufre Irak subyace a las educadas transacciones diplomáticas y provoca incómodas puntualizaciones, como la de eliminar una condena a la violencia ejercida contra civiles que molestaba a la delegación norteamericana, puntillosa por si pudiera entenderse como una condena del asalto a Faluya. La reunión concluirá hoy con parabienes de cada quien y la aseveración de que se han cumplido todos los objeti- El ministro iraquí de Exteriores, Hoshiar Zebari, afirmó que de las elecciones depende la credibilidad de su Gobierno, pero el embajador ante la ONU, Samir Sumaidaie, no descarta un retraso vos previstos. Pero, por debajo de las vagas conclusiones que serán firmadas hoy, las negociaciones emprendidas por el G- 8, la Liga Árabe, el Gobierno interino iraquí, los países vecinos, la UE y la ONU- -entre otros- -han venido jalonadas por unas profundas divergencias que siguen poniendo de relieve la división de la comunidad internacional ante el conflicto de Irak. Éstas son algunas de las más destacadas disensiones: Salida de las tropas. Francia pidió que se hiciera alguna referencia sobre una posible fecha de salida de las fuerzas extranjeras. Siria e Irán hablaban de retirada inmediata. Pero Estados Unidos se opuso. Diálogo con la oposición Francia ha insistido en que, antes de las elecciones, sería conveniente abrir un diálogo con las fuerzas políticas contrarias a la intervención norteamericana y no integradas en el actual Consejo de Gobierno designado por EE. UU. Pero tampoco ha echado a volar la propuesta. Lo más que queda es un llamamiento a que el Ejecutivo iraquí ce- lebre una reunión con diversos sectores sociales para procurar la más amplia participación en las elecciones. Violencia. Ni siquiera hay un acuerdo sólido contra la violencia que sacude el país y sus causas. Para los países opuestos a la intervención la condena al terrorismo no alude en absoluto a una guerrilla que consideran muy legítima. Y mucho se ha cuidado EE. UU. de que no aparezca ni una sola palabra que pueda ser entendida o aplicada contra la actuación de sus tropas. Elecciones. Hay acuerdo en respaldar el proceso electoral en Irak, pero Egipto, Jordania y la Liga Árabe creen que sería preferible retrasar los comicios para procurar la participación de los suníes, que no parecen dispuestos a votar. Ni siquiera todos los representantes iraquíes están seguros de que vayan a celebrarse los comicios. El ministro de Exteriores, Hoshiar Zebari, afirmó que de la puesta en marcha de las elecciones depende la credibilidad de su Gobierno, pero el representante iraquí ante la ONU, Samir Sumaidaie, puntualizaba: No podemos excluir la