Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 23 11 2004 Nacional 17 Chávez enfrenta a la España levantada de Zapatero con la triste de Aznar El presidente venezolano dejó plantados a los empresarios españoles de una arenga, el ex golpista venezolano destacó el giro en política exterior del Gobierno español como el rechazo al bloqueo de Cuba S. N. MADRID. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, recibió ayer la Medalla Internacional Complutense de manos del rector de la Universidad, Carlos Berzosa, arropado por cientos de estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología que no se arredraron ante las casi dos horas de soflama populista enjaretada por el gobernante. Comenzó así su segundo día de visita oficial en España, seguido por un coro de partidarios que no le abandonó en toda la jornada. En la Universidad su discurso fácil, antiimperialista y salpicado por su habitual recurrencia a Simón Bolívar pareció encandilar al auditorio. Qué triste era aquella España subordinada a los mandatos de Washington. Qué felicidad ver hoy a una España libre e independiente que se ha levantado del brazo y de la mente de su pueblo declamó, entre aplausos, para sumarse a continuación a la alianza de civilizaciones propuesta por el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero: Votamos por esa alianza de civilizaciones, rechazamos la guerra en Irak, rechazamos cualquier agresión, el bloqueo a Cuba, pueblo hermano; rechazamos las amenazas al pueblo iraní, pueblo hermano; rechazamos el intervencionismo norteamericano manifestó en tono enardecido. b Con una retórica propia El presidente del Congreso muestra a Chávez los impactos del 23- F po político unido para negociar en condiciones de igualdad y dignidad El presidente venezolano remató su declaración de intenciones recurriendo de nuevo a Bolívar y su crítica a Estados Unidos que parece predestinado a plagar América de miserias en nombre de la libertad Tras su paso por la Universidad, Chávez y su séquito- -en la visita de tres días le acompañan ministros, diputados, mandos militares y periodistas- -se dirigieron al Congreso de los Diputados donde fueron recibidos por el presidente de la Cámara, Manuel Marín. Durante su visita al hemiciclo, Marín le mostró las señales de bala del gol- EFE pe del teniente coronel Tejero que aún están presentes en la bóveda y después Chávez, quien firmó en el libro de honor del Congreso, subió a la tribuna de oradores, desde la que saludó militarmente. Como es habitual hubo intercambio de regalos (en el Congreso recayó una talla dorada del admirado Simón Bolívar) y reunión privada. Un discurso para la cumbre Chávez sacó a relucir en la Universidad el discurso que quizá tenía preparado para la cumbre celebrada el pasado fin de semana en Costa Rica a la que no asistió, de forma que instó a los países iberoamericanos a crear un cuer- Plantón a los empresarios Chávez llegó a España dispuesto no sólo a tender su mano a Zapatero, con quien se entrevistó ayer en el Pardo a la espera de la rueda de prensa oficial conjunta que ambos darán hoy en Moncloa, sino también a apurar su agenda con otros representantes españoles. Sin embargo, el encuentro con Zapatero se alargó más de lo previsto y Chávez dio plantón a altos directivos de algunas de las principales empresas españolas en el Consejo Superior de Cámaras de Comercio. Entre los asistentes al acto se encontraban representantes de Abengoa, Cepsa, Renfe, Dragados y de las entidades bancarias Santander, BBVA y Banesto. Alguno de los empresarios se acordó de un desplante que Chávez les hizo en mayo de 2002, cuando se celebró en Madrid la II Cumbre Eurolatinoamericana. En aquella ocasión, el presidente venezolano llegó con dos horas de retraso. Tras su fallido encuentro con los empresarios, Chávez debía ver al secretario general de CC. OO. José María Fidalgo y al coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, encuentro que tampoco se produjo.