Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LOS ATENTADOS DEL 11- M LA INVESTIGACIÓN MARTES 23 11 2004 ABC La Guardia Civil alertó ya en marzo de 2003 de conexiones nacionales de la trama asturiana Hernando, jefe de la unidad que hizo el informe, dijo ante la comisión que su ámbito era regional b El general Laguna, que reveló en su comparecencia de ayer la existencia del documento, descarga los posibles errores en la prevención del 11- M en sus subordinados P. MUÑOZ J. L. LORENTE MADRID. El ex jefe de la Guardia Civil en Asturias, el ahora general Pedro Laguna, y su subordinado en Gijón, el destituido teniente coronel Antonio Rodríguez Bolinaga, trataron ayer de demostrar a la comisión del 11- M que no tienen culpa en los errores de las indagaciones policiales sobre la trama de los explosivos. Laguna echó balones fuera y descargó toda responsabilidad en sus subordinados, mientras Bolinaga endosó buena parte de los fallos a la Policía. En una de las comparecencias más tensas y duras desde que el órgano investigador del Congreso comenzó sus trabajos- -allá por el mes de mayo- Laguna (que acudía por segunda vez a la Cámara) ofreció un dato nuevo a los comisionados: la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil redactó el 6 de marzo de 2003 un segundo documento donde se informa de los avances de la investigación sobre la trama y se desmuestran las conexiones con mafias organizadas y ámbito nacional El jefe de la UCO, el coronel Félix Hernando- -cuya segunda comparecencia, exigida por el PP, fue vetada la semana pasada por el PSOE- -declaró en julio a la comisión que su Unidad dejó las indagaciones sobre Antonio Toro y Emilio Suárez Trashorras porque la investigación se circunscribía al ámbito regional aclaró que desconocía el operativo montado por la Comandancia de Oviedo para indagar sobre las confidencias de Lavandero En las reuniones, cuando el teniente coronel de Oviedo me da diariamente novedades, no hablamos de las operaciones. Él es responsable de las mismas y los resultados finales me los dará si tiene éxito y si lo considera oportuno. Las Comandancias tienen sus equipos de investigación, de información, de seguridad ciudadana y sus comandantes, segundo y tercer jefe... La Zona es un ente de coordinación y, cuando las Comandancias tienen problemas, se dirigen a ella para intentar arreglarlos... Por su parte, el ex jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Gijón, el teniente coronel Antonio Rodríguez Bolinaga, aseguró que no puso la cinta en conocimiento del juez hasta casi un mes después de tenerla en su poder por el hecho, según dijo, de que la grabación no tiene valor ni policial ni judicial El mando de la Benemérita justificó su opinión con el argumento de que Lavandero fue confidente, primero, de la Policía, tres o cuatro meses después de la Guardia Civil y, por último, de la Policía. Es decir, yo entiendo que toda la información que me dio a mí la tiene la Policía y, por lo tanto, las noticias que contiene la cinta realmente no son importantes señaló Rodríguez Bolinaga a los comisionados. El mando de la Guardia Civil tuvo En primer término, el general Laguna. Detrás y a la derecha, Bolinaga conocimiento de la grabación, según sostuvo, el 16 de octubre, un día después de que se escuchase en el acuartelamiento de Cancienes. En este punto, rechazó con rotundidad que tratase de ocultar la grabación- en el supuesto de que hubiera querido- -señaló- tampoco era viable ocultarla, porque esa cinta la conocían como mínimo dos capitanes, un brigada, un sargento y siete guardias -y subrayó que la envió al juez el 11 de noviembre por orden de su Dirección General. Pese a todo, terminó reconociendo que de lo único que se le puede acusar es de haber ocultado al juez la existencia de un confidente que puede hacer aportaciones Cuando Lavandera sale y hace sus pinitos en la prensa a finales de marzo, el único Cuerpo que investiga el 11- M es la Policía Nacional, el único por lo menos hasta lo que yo sé. Como supongo que la Policía Nacional tiene su gabinete de análisis, cuando sale el señor Lavandera lo que yo entiendo es que la Policía Nacional ABC lo traslada al juez. Por eso, desde mi punto de vista, la única acusación que entiendo que se me puede hacer es que yo oculto al juez la existencia de un confidente que puede hacer aportaciones Dos operaciones y un confidente El mando destituido quiso en muchos momentos derivar responsabilidades hacia la Policía. Así, recordó que este Cuerpo puso en marcha en la primavera de 2001 la denominada operación Pipol -en la que se detuvo a una veintena de personas, entre ellos a Toro y Trashorras- -con datos ofrecidos por Lavandero Un mes después, también con información de este confidente, la Guardia Civil trabajó- sin ningún éxito -en la operación Serpiente Empezamos a investigar y al final nos topamos con un muro. ¿En qué sentido? Que allí, donde llegábamos nosotros, la Policía ya había pasado. Y además ellos no nos dieron datos de los explosivos intervenidos, cuya investigación nos correspondía a nosotros El jefe de la Zona de Castilla y León se enteró por la Prensa de la cinta grabada a Lavandero Se enteró por los periódicos El general Laguna quiso dejar claro en todo momento que se enteró el 11 de noviembre, por los medios de comunicación de la existencia de la cinta grabada por el agente Campillo en 2001 al confidente Francisco Javier Villazón Lavandera, alias Lavandero en la que éste implica a Toro y Trashorras en la venta de explosivos a gran escala. Ni el teniente coronel ni el comandante ni nadie me ha puesto en contacto ni en detalle ni informado ni nada de nada... Dicho esto, el actual jefe de Zona de la Guardia Civil en Castilla y León intentó descargar la responsabilidad de los fallos de la investigación en las dos Comandancias de Asturias (la de Oviedo y la de Gijón) A renglón seguido, El nuevo jefe en Asturias cree que hubo negligencia El actual jefe de la Guardia Civil en Asturias, Luis Antonio Búrdalo de Fuentes, que tomó posesión el pasado 28 de octubre, se ha estrenado en su cargo con el escándalo de las cintas grabadas al confidente Lavandero Búrdalo, el último mando en comparecer ayer ante la comisión del 11- M, señaló que la investigación abierta para aclarar los fallos en las indagaciones sobre la trama de los explosivos concluye que no hubo intencionalidad de ocultar pruebas a la autoridad judicial. Eso sí, el mando de la Benemérita habló de negligencia y conductas poco ortodoxas tanto en las normas internas de custodia de datos reservados, en la comunicación de novedades al mando y la información directa de hechos con relevancia jurídica a las autoridades judiciales Asimismo, indicó que las diligencias abiertas señalan que de las revelaciones de Lavandero se hicieron, al menos, tres grabaciones, dos sobre la primera reunión de Campillo con el confidente- -una aparecida en Cancienes y otra en la Comandancia de Gijón- -y la tercera fruto de una entrevista de otros agentes con el informador para ampliar los datos aportados. No obstante, tal y como adelantó ABC, otras fuentes sostienen que fueron, al menos, cuatro. Por último, el jefe de la Guardia Civil en Asturias corrigió al destituido teniente coronel Rodríguez Bolinaga y aseguró que, en su opinión, la cinta de Campillo sí tenía valor policial y judicial y debió entregarla al juez.