Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 LUNES 22 11 2004 ABC Economía Prudente optimismo económico El G- 20 considera en su comunicado final que el clima económico global seguirá siendo positivo en el año 2005, aunque cita combustible, desequilibrios externos y geopolítica como riesgos. El grupo de grandes economías anima a la búsqueda de una mayor eficiencia en el uso de la energía y a alternativas para hacerla más sostenible, empezando por inversiones en la capacidad de extracción y una comprensión mayor entre productores y consumidores. La inflación y los tipos bajos y un crecimiento económico destacado ofrecerían sin embargo un clima macroeconómico favorable en su conjunto. El comunicado estadounidense subrayó este optimismo y estimó que la propia economía se encamina hacia un crecimiento sólido El G- 20 calcula un crecimiento económico para 2005 cercano al 4 El ministro alemán de Finanzas, que cerró la cumbre, se refirió a las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para animar las perspectivas de la coyuntura macroeconómica mundial Unión Europea y su BCE. Pasarle el problema a China es en lo poco que UE y EE. UU. parecieron de acuerdo y los comentaristas señalaban ayer que el comunicado del G- 20 refleja una falta de acuerdo total y sin precedentes sobre la responsabilidad por el debilitamiento del dólar y los crecientes déficit norteamericanos; por tanto también sobre cómo abordar una solución de ambos. Ello no es bueno para el próximo curso del dólar, que podría alcanzar en 2005 una relación de 1 1,5 frente al euro. Greenspan, ayer, en un momento de la reunión del G- 20, que tuvo lugar en Berlin REUTERS EE. UU. se compromete ante las principales economías del mundo a reducir su déficit público un 50 La cumbre del G- 20 culpa a China del encarecimiento del petróleo de la reunión revela también la intranquilidad ante la carestía de los combustibles y la inflexibilidad de cambios asiática RAMIRO VILLAPADIERNA, CORRESPONSAL BERLIN. El comunicado final del grupo de las veinte principales economías del mundo (G- 20) obvió su preocupación con el dólar pero subrayó la importancia de que EE. UU. reduzca déficit y desequilibrio, lo que reconoció el propio delegado de Washington, el secretario del Tesoro, John Snow, que se comprometió a solucionar este problema. La cumbre del G- 20 mostró divergencias insuperables sobre los devaneos del dólar, con la UE insistiendo sobre un cambio peligroso y EE. UU. reiterando que las economías europeas necesitan reformarse para crecer. El comunicado final revela asimismo la intranquilidad ante la carestía de los combustibles y la inflexibilidad de cambios asiática. Las principales economías esbozaron asimismo un acuerdo para la posterior condonación por el Club de París de hasta un b El comunicado final 80 de la deuda iraquí. Los EE. UU. lograron introducir fuera de programa la cuestión de una amplia reducción de la deuda iraquí, frente a la reticencia especialmente de Francia y Rusia, al tiempo que lograba sortear menciones expresas a la debilidad del dólar. El Gobierno alemán, sin embargo, no quiso pasar por alto la fuente de preocupación que este desfase cambiario supone para las economías exportadoras de la Unión Europea, y su canciller pidió expresamente a Washington que consolide sus cuentas en lugar de dar lecciones a nadie. El comunicado conjunto de la cumbre subraya la necesidad para EE. UU. de reducir su déficit fiscal y corregir desequilibrios que, según señalan los expertos, contribuyen al declive del dólar. El texto facilitado dice que hemos subrayado la importancia de la consolidación presupuestaria a medio plazo en EE. UU. y, argumentando el problema de los desequilibrios mundiales hace referencia somera al déficit en la balanza de pagos de este país, sea comercial o por cuenta corriente. EE. UU. ha empezado los deberes La principal economía del mundo sostiene que un reajuste del gasto está ya en marcha y el propio secretario de Ha- cienda estadounidense, John Snow, dijo en una declaración más conciliadora que su Gobierno tiene la voluntad de reducir a la mitad, a lo largo de esta legislatura, el desajuste del presupuesto. Snow reconoce en su declaración que EE. UU. necesita hacer su parte de esfuerzo, aumentando el ahorro nacional y reduciendo el déficit presupuestario Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos de las mayores economías hacen referencia también a la influencia decisiva sobre el dólar de la inflexibilidad cambiaria en las economías asiáticas, con divisas extrechamente ligadas al billete verde estadounidense. El comunicado subraya la importancia del arbitrio de medidas en los países emergentes de Asia a fin de encaminarse hacia una mayor flexibilidad en los tipos de cambio referencia directa a una liberalización del cambio ahora sujeto al dólar. China hubo de defenderse de críticas, en el curso de la cumbre, por lo que algunos entienden como compras abusivas de petróleo, que habrían estado tras la espiral de precios en los crudos. Asimismo evitó mostrarse presionada por el debilitamiento del dólar, que está estrechamente ligado al yuan, y dejó la preocupación a solas para la El BCE no intervendrá, según Berlín El problema de la tasa de cambio del dólar, considerado una de las principales amenazas que pesan sobre la economía mundial, fue por su parte cuidadosamente evitado, al menos de cara al exterior y en el comunicado final, debido a la falta de acuerdo entre EE. UU. la UE y China. Washington rehúsa cualquier intervención sobre su moneda y el ministro de Finanzas alemán, que presidía la cumbre, negó que se evocara la posibilidad de una intervención del BCE a favor de un cambio más propicio para el euro, que cotiza en su máximo histórico contra el dólar (1 1,307) La cuestión no es en absoluto del agrado estadounidense y la Reserva Federal parece cómoda con el estado del dólar, que favorece sus exportaciones pese a encarecer el petróleo. Lo más que admitió el ministro Hans Eichel es que mentiría si dijera que no hemos hablado de ello y se apresuró a reiterar que los movimientos bruscos no son deseables en el mercado de divisas se remitió a la validez del comunicado del G- 7 en Boca Ratón contra la volatilidad de los cambios de moneda. A falta de un acuerdo sobre la cues-