Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 22 11 2004 51 Cultura y espectáculos El sitio www. yadvashem. org recopila los nombres de todas las víctimas del Holocausto Seattle reúne en una exposición el saber que los exploradores españoles dieron al mundo Los Reyes visitan hoy la gran muestra organizada por Patrimonio Nacional y el museo de la ciudad b Seattle (EE. UU. acoge la exposición España en la época de las exploraciones (1492- 1819) que analiza el papel de la Corona en la época que marcó el conocimiento del Viejo y el Nuevo Mundo ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. A través de 117 piezas de las Colecciones Reales y de diversos museos españoles- -entre ellas, pinturas, esculturas, armaduras, manuscritos, mapas, documentos e instrumentos científicos- -el Museo de Seattle (Estados Unidos) ofrece hasta enero la posibilidad de realizar un maravilloso viaje a través de los tres siglos en los que España emprendió sus principales exploraciones por América. Y es que a medida que crecía el Imperio español aumentaba también el interés de la Corona por conocer mejor sus vastos dominios de ultramar. Por ello, aquellas exploraciones constituyeron una formidable aportación al conocimiento de la época. La exposición España en la época de las exploraciones que hoy será visitada en Seattle por Sus Majestades los Reyes, arranca en 1492, fecha del Descubrimiento de América, y termina en 1819, año en que España firma el tratado de cesión de los derechos históricos españoles sobre Florida y otros territorios del noroeste, situados en los actuales Estados de Oregon y Washington, precisamente donde se expone esta muestra. Pero también se muestra el contexto histórico y cultural español de la época, a través de obras de Juan de Flandes, el Bosco, Antonio Moro, el Greco, Velázquez, Zurbarán, Murillo, Rubens Tiépolo y Goya, entre muchos otros artistas. Además, se exhiben la famosa armadura de Mülhberg y el célebre Cristo de Bernini, que se conserva en El Escorial, así como una carta de Isabel la Católica a Colón. Estudios de botánica y fauna, como este armadillo, instrumentos de navegación y obras de arte nutren la gran muestra ABC Los Reyes almorzaron ayer con Bill Gates en su residencia de Bellevue, construida a orillas del lago Unión sobre todo la aportación de las exploraciones al conocimiento científico. Ilustraciones botánicas, como la del árbol de la quina, se exhiben junto a otros dibujos de indígenas enfermos. Retratos de la Familia Real y pintu- ras religiosas, obras todas ellas de magníficos pintores, completan esta exposición, organizada conjuntamente por el Museo de Arte de Seattle y Patrimonio Nacional, que ha prestado 47 piezas de las Colecciones Reales. Entre tanto, los Reyes almorzaron ayer con Bill Gates y su esposa Melinda en la residencia privada de ambos en el barrio de Bellevue, a orillas del lago Unión. Doña Sofía habló con el magnate de la posibilidad de que su fundación coopere con la de Gates en sus programas de lucha contra el mal de Alzheimer. Las grandes expediciones Además de las exploraciones, la muestra hace referencia a las expediciones organizadas con el fin de recolectar muestras, describir territorios o intercambiar especies. Destacan las dos más importantes: la de MalaspinaBustamante (1784) y la de Balmis (1803- 1810) Esta última extendió por toda América la vacuna de la viruela. La cartografía y la navegación avanzaron también con estos viajes. En cuanto a la primera, se trata de uno de los viajes científicos más largos, recalando las dos naves de Malaspina y Bustamante Atrevida y Descubierta en Punta del Este, Patagonia, Malvinas, Isla de Juan Fernández (la historia del náufrago Selkirk argumentó el Robinson Crusoe de Defoe) Isla Chiloé, Acapulco, Filipinas, Australia, Islas Tonga y Alaska, entre otros destinos en Uruguay, Chile, Argentina, Perú, Ecuador, México, Oceanía y el norte de América. A la vuelta de esta larga singladura, en la que se recogieron ingentes datos científicos y cartográficos, Alejandro Malaspina, que había denunciado el mal gobierno de las colonias y propuesto soluciones de carácter liberal, fue detenido, juzgado y encarcelado en el castillo de San Antón en La Coruña. CARTOGRAFÍA SECRETA RICHARD L. KAGAN Historiador Franciscanos que hablaban maya Fruto de aquellos tres siglos de viajes de ida y vuelta entre el Viejo y el Nuevo Mundo, llegaron a España numerosos testimonios del intercambio cultural con las civilizaciones precolombinas. Uno de los documentos que se exponen es la carta que enviaron a Felipe II los indios de Yucatán en la que pedían al Monarca sacerdotes franciscanos que pudieran hablar la lengua maya. Junto a un catecismo ilustrado del siglo XVI se pueden admirar los dibujos que trataban de plasmar los ritos religiosos de los indígenas del Nuevo Mundo. Sin embargo, la exposición destaca a muestra reconoce el esfuerzo de los monarcas españoles por llegar a conocer la flora y la fauna de sus posesiones de ultramar y también la magnitud y variedad de aquella empresa. Pero también pone de manifiesto que la mayor parte del conocimiento reunido bajo sus auspicios lo componía un material que los Austrias fueron muy remisos a compartir. Por todo ello, mi investigación ha dado como resultado que los mapas, los dibujos botánicos y la mayor parte de los materiales científicos que se exhi- L ben en esta exposición fueron, con muy pocas excepciones, incluidos en lo que el gran historiador romano Tácito denominó arcana imperii, o lo que los cronistas del reinado de Carlos V bautizaron como la cartera del secreto. Todos estos materiales fueron depositados en los archivos de la Corona y destinados a uso oficial. Consecuentemente, se desprende que la ciencia hispana durante buena parte de la edad moderna fue esencialmente ciencia secreta y la resistencia de los monarcas a publicar los hallazgos- -marca de la práctica científica- -contribuyó, irónicamente a la imagen que la Leyenda Negra ofrecía de España, con su traducción dogmática de una cultura que había abandonado interés por la ciencia o el progreso.