Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad LUNES 22 11 2004 ABC Medio Ambiente Una particular escala ha servido a investigadores para reconstruir el clima en Francia en los últimos 600 años. Los registros del primer día de vendimia en Borgoña de la uva pinot noir han avalado que el estío de 2003 fue el más caluroso de la historia Borgoña, un laboratorio para estudiar el clima TEXTO: ARACELI ACOSTA MADRID. ¿Qué puede ser mejor que saborear una delicada copa de buen vino, por ejemplo de la variedad pinot noir Sobre todo sabiendo que el vino que tiene en su mano ha ayudado a investigadores a estudiar los patrones climáticos del noreste de Francia en los últimos 600 años. Pascal Yiou y sus colegas examinaron registros de la región de Borgoña, donde cada año se decreta oficialmente el primer día de vendimia, cuyo inicio depende fundamentalmente de las temperaturas. Datos que han quedado recogidos en archivos municipales y parroquias desde el siglo XIII y que ahora han servido para reconstruir el clima de esta zona en los últimos 600 años, según relatan los investigadores en Nature Los investigadores del Laboratorio de Ciencias del Clima y el Medio Ambiente de Francia escogieron esta variedad de uva porque no ha dejado de cultivarse de manera predominante en esta zona desde el siglo XIV. Por tanto, se dispone de datos continuos. Los mismos que permitieron a los investigadores reconstruir las temperaturas de primavera y verano desde 1370 a 2003, revelando que aunque los altos registros termométricos de la década de los 90 ya se habían dado algunas veces en la región en épocas anteriores, como en la década de 1520 y entre 1630 y 1680, el verano de 2003 es el que rompe todos los registros anteriores. La anomalía para el verano de 2003 representa un hecho sin precedentes. Ese periodo fue 5,86 grados centígrados más cálido que el periodo de referencia 1960- 89, mientras que la segunda mayor anomalía de todo el periodo estudiado fue +4,10 grados en 1523. Esto confirma estudios previos sobre la excepcionalidad de la ola de calor que afectó a Francia, y buena parte de Eu- La uva pinot noir se cultiva en el noreste de Francia desde el siglo XIV ropa, en 2003. El análisis de todo el periodo permite reconstruir con precisión las fluctuaciones de las temperaturas. Así, se produjeron dos fluctuaciones muy cálidas en décadas tempranas, en 1380, con un aumento de 0,72 grados centígrados, y en 1420, cuando el incremento de las temperaturas fue de 0,57 grados. Este último periodo cálido de los años veinte del siglo XV fue seguido por un periodo muy frío que duró desde la mitad de la década de 1430 hasta el final de los años cincuenta de ese siglo, con un descenso de 0,45 grados. Las series estudiadas revelan también otros episodios particularmente cálidos en los años veinte del si- EFE glo XVI y entre 1630 y 1680, igualando los registros de los últimos años del siglo XX. Después de 1680 vino un refrescamiento hasta 1750, que marcó el inicio de un largo y frío periodo que duró hasta 1970. Los autores aseguran que esta reconstrucción anual coincide con los datos sobre temperaturas veraniegas que se pueden leer en los anillos de los árboles del centro de Francia. Y sugieren que los datos sobre la vendimia, que conforman esta particular escala climática del vino, pueden también ayudar para crear un perfil de las variaciones en las temperaturas regionales de otras partes de Europa y Oriente Medio.