Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 11 2004 Deportes BARCELONA- REAL MADRID EXHIBICIÓN DE LOS AZULGRANA ANTE UN RIVAL ENCOGIDO 101 Ronaldinho consuma el traspaso de poderes delante de Ronaldo Otra exhibición del brasileño del Barça, que participó en los tres goles JOSÉ CARLOS CARABIAS Ronaldo comprimió los detalles. No tocó el balón desde el minuto 7 al 33. Volvió a rondar en el 44. Desesperado, en un arranque impropio, fogoso, impulsivo para tapar, arrolló a Belletti y se ganó una tarjeta por acción violenta. Insólito. En cinco líneas se resume su actividad de toda la noche. Porque el partido de los partidos entronizó al receptor de su abrazo antes de que todo empezase. Ronaldinho fue ayer el centro del universo. El saludo de los brasileños tuvo ese aire lúdico de las playas de Copacabana. Entre arena, bikinis y voley- playa, estrecharon palmas y pulgares en el intercambio de sonrisas y chanzas. Luego, a la hora de trabajar, Ronaldinho escaló un peldaño más para hacer oficial el trasvase de poderes. El heredero ya está a la altura del fenómeno. Míchel Salgado recordó a Tomás Reñones en plan lapa. En el minuto 14 cosió su cuerpo al de Ronaldinho, con brazos, piernas, pies, hombros, cabeza y cualquier apéndice hábil para impedirle el paso. Igual que los bebés lloran con hambre, sed, sueño o frío, Míchel Salgado expresó así su desazón frente a lo que se avecinaba. El brasileño le dio la noche. Mientras Puyol se merendaba a Ronaldo, Ronaldinho aplastaba con guantes de mago al Madrid. Arrancó con unos cuantos arabescos ante Samuel, siguió con una secuencia de diagonales imposibles para Salgado, deleitó a la parroquia con toques sutiles, taconazos y toda suerte de malabarismos y empezó a desnivelar el partido con el pase que creó confusión entre Roberto Carlos y Casillas que Eto o convirtió en gol. Ausente Ronaldo, a la caza del balón que siempre le negó Puyol, Ronaldinho esparció sonrisas al final de cada una de sus jugadas. En el eslalon que desquició a Salgado y terminó con un pase al área chica mirando al tendido. En el tiro alto, bombeado, que no agarró la rosca y todo el Camp Nou lamentó con él. Y en el origen del segundo ANECDOTARIO LUIS GARDE El Barça iguala su mejor comienzo de la Liga de la historia El Barcelona lleva nueve triunfos, dos empates y una derrota, exactamente igual que en 1990 91. En aquella campaña finalizó campeón y, como en ésta, se encontraba hambriento de gloria porque llevaba cinco años sin ganar la Liga. Iguala su mejor comienzo de la historia después de 12 jornadas. Un mal año para el Madrid. El 2004, desde enero hasta ahora, ofrece un dato escalofriante para los blancos: a lo largo del año se han disputado 33 jornadas y el balance en este periodo del Barcelona es de 24 triunfos, cinco empates y cuatro derrotas para un total de 77 puntos. El Madrid acumula 16 victorias, cinco igualadas y 12 partidos perdidos para sumar 53 puntos, 24 menos que el Barça. Primer gol en el segundo tiempo. El penalty marcado por Ronaldinho supuso el primer gol recibido por el Real Madrid en un segundo tiempo de esta Liga. El balance madridista es de nueve goles a favor y uno en contra en los segundo periodos, pero de siete y ocho en las primeras mitades. Una tradición. Esta era la séptima vez que el Real Madrid visitaba el campo del Barcelona siendo segundo y su rival primero. En las siete oportunidades siempre ha perdido el cuadro madrileño. Ronaldinho y Míchel Salgado mantuvieron un duelo espectacular en la banda gol, una visión nocturna del brasileño que inventó un pase a Deco y, al primer toque, al gol de Gio. Con el gorjeo de Ronaldinho zumbando en los tímpanos madridistas, la segunda parte arrancó con más dolores de cabeza. Entre el 10 azulgrana y Deco armaron una filigrana, balón al pie, del tacón a la espuela, de la pared a la mirada atónita de los defensas blancos, que recordó a los hermanos Petrovic pasándose la pelota y palmeando EFE guasones con la camiseta de la Cibona. Las ocurrencias del brasileño se saludan en el Camp Nou con un fervor casi religioso. Chutó al córner con el interior y la grada sonrió. Demasiado para el cuerpo de los blancos. Salgado se hartó. Era el saco de los golpes. Casi fue disculpable su patada sin alevosía contra el crack del partido. A Ronaldinho aún le quedaba una gracia más. Su tercera aportación al gol, el penalti que cerró su noche redonda. Frank Rijkaard, en la historia. El técnico azulgrana cumplió ayer su partido 50 en la Liga. Ha ganado 30 de ellos lo que supone un 60 por ciento de victorias. Pues bien, ese porcentaje sólo lo mejoran en el Barcelona Helenio Herrera, Roque Olsen y Johan Cruyff. Cuatro años después. La última victoria en casa del Barcelona sobre el Real Madrid fue por 2- 0 y se remonta al 21 de octubre de 2000, en el que era el primer partido de Figo como madridista en el Nou Camp. ASÍ JUGÓ EL REAL MADRID CASILLAS: regular. En el primer gol tuvo más culpa Roberto Carlos pero él tampoco se mostró listo y decidido en esa jugada que se le vino encima. SALGADO: regular. Muchos problemas para frenar a Ronaldinho, aunque su velocidad le permitiera coberturas interesantes y sacar balones de peligro. PAVÓN: bien. El más centrado atrás. Larsson casi nunca le ganó la partida y sin complicarse la vida sacó los balones que llegaron a su zona. SAMUEL: mal. Nervioso, inseguro, impreciso en los pases, lento de maniobra ante los movimientos de Eto o. Su comienzo de la segunda parte fue desastroso complicando además la vida a sus compañeros de zaga. ROBERTO CARLOS: mal. Imperdonable su acción en el primer gol. Después se limitó a quitarse el balón de encima. Sólo una aparición en ataque al principio y luego clavado en su zona sin aportar nada al colectivo. FIGO: regular. Al menos lo intentó y en la primera parte en tres arrancadas ganó la acción a Gio. Después se hundió en la mediocridad de su equipo, aunque fue de los que más dio la cara. GUTI: bien. Intentó mantener su posición y jugar el balón cada vez que pasó por su zona de influencia, pero no estuvo preciso como otras veces. Se mostró más entonadillo y estuvo presente en el juego de balón. Hizo el penalti previo al tercer gol. BECKHAM: mal. Desaparecido. Fuera de forma. Nunca supo qué hacer con el balón cuando pasó por sus pies y sus únicas apariciones fueron para doblar por fuera a Figo y su compañero casi nunca le dio el balón. Falló en un contragolpe peligroso con el empate inicial. ZIDANE: mal. Estuvo incomodo desde el principio. El hecho de tener que quedarse en la banda para tapar a Belletti le sacó del partido y no volvió a entrar en él. Tampoco estuvo preciso en los pases y su ritmo aún pareció más cansino ante el dinamismo de los centrocampistas rivales. RAÚL: mal. Apenas entró en juego y se quedó colgado en zona de nadie, corriendo detrás del balón y del contrario y siempre muy lejos del área contraria. RONALDO: mal. ¿Estuvo en el Camp Nou? Puyol le ganó las tres primeras acciones y el brasileño no volvió a aparecer. También es verdad que no recibió juego y quedó aislado arriba en busca del contragolpe que nunca llegó. OWEN: mal. Salió en el peor momento, cuando su equipo comenzó a romperse y apenas tuvo posibilidad de tocar balón y menos rematar. CELADES: mal. Salio para fijar un poco más la posición de medio centro y tener un poco más el balón y el Barça continuó haciendo lo que le vino en gana. SOLARI: sin calificar. Se pegó a la izquierda para tapar a Damiá, que había entrado fresco por Belletti.