Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DOMINGO 21 11 2004 ABC Economía Las inversiones de última hora, cruciales para reducir la factura de la próxima declaración de la renta Las fórmulas preferidas por los contribuyentes son las aportaciones a planes de pensiones o amortizar parte de la hipoteca, aunque hay más trucos b Este año las novedades normativas son escasas: se podrán deducir las inversiones en la Copa América, el IV Centenario del Quijote y en los Juegos del Mediterráneo YOLANDA GÓMEZ MADRID. A poco más de mes y medio para el cierre del ejercicio todavía estamos a tiempo de tomar algunas decisiones que nos pueden ayudar a reducir la factura fiscal de la próxima declaración de la renta. Este año, el segundo de aplicación de la nueva ley del IRPF, las novedades en el impuesto son escasas: se mantiene la misma tarifa y la misma cuantía en las deducciones que el año anterior; los límites de aportación a planes de pensiones son idénticos y tampoco cambia la tributación del ahorro. Los cambios que se introdujeron en la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2004 en nada inciden en las posibles decisiones a adoptar en estos últimos días del año. Las fórmulas más utilizadas para pagar menos a Hacienda en la próxima primavera son realizar aportaciones a planes de pensiones, abrir una cuenta ahorro vivienda si se tiene intención de comprar un piso en los próximos cuatro años, o amortizar anticipadamente parte de la hipoteca para aprovechar los límites de la deducción. El Gobierno ya ha avanzado la posibilidad de modificar en la próxima reforma del impuesto, que podría entrar en vigor en 2006, tanto las deducciones por vivienda, como las de los planes de pensiones. Por tanto, será mejor aprovechar estas deducciones mientras duren; de momento, al menos hasta 2006. Los planes de pensiones son uno de los productos de ahorro mejor tratados fiscalmente y que pueden ayudar a rebajar la factura final que se paga al Fisco, sobre todo en el caso de rentas elevadas. Los límites de aportación a los planes varían en función de la edad de los contribuyentes. Hasta los 52 años se puede aportar a planes individuales, mutualidades o planes de previsión asegurados hasta 8.000 euros, independientemente del nivel de rentas del contribuyente. A partir de esa edad, el límite se eleva en 1.250 euros por cada año que supere los 52 hasta llegar a un máximo de 24.250 euros a partir de los 65 años (ver gráfico) En los casos en los que el contribuyente es un trabajador con un plan de pensiones en la empresa debe tener en Algunos consejos Amortizar anticipadamente parte del crédito hipotecario, adelantar los pagos a los promotores de vivienda o abrir una cuenta ahorro vivienda hasta agotar el límite anual de 9.015 euros reduce sensiblemente la factura fiscal (un 15 de la cantidad invertida) Pedir un préstamo para comprar la primera vivienda, incluso si se dispone de dinero en efectivo, puede ser aconsejable, teniendo en cuenta el bajo nivel de los tipos de interés y las elevadas deducciones fiscales. Antes de decidir hay que hacer cuentas. Realizar aportaciones a planes de pensiones, mutualidades o planes de previsión asegurados. Estas medidas son más ventajosas a medida que se eleva el nivel de renta del contribuyente. Abrir una cuenta ahorro- empresa, si se tiene intención de constituir una sociedad en los próximos cuatro años, también puede ahorrar impuestos. Se pueden invertir hasta 9.015 euros, de los que se deducirá un 15 Compensar pérdidas y ganancias patrimoniales. Si tiene pérdidas de menos de un año se pueden compensar con rentas del ejercicio, con un límite del 10 de éstas. Las que se generan en más de doce meses se pueden restar de las plusvalías del año y si no hay suficientes, durante los cuatro años siguientes. Cobrar rentas del trabajo en especie, como gastos de guardería, seguros de enfermedad, o la entrega de un ordenador no deben incluirse en la declaración de la renta del contribuyente. También se puede pactar con la empresa que se fijen incentivos a priori que se generen en más de dos años, y que tienen una reducción del 40 Otra fórmula clásica para cuadrar la declaración es amortizar anticipadamente parte de la hipoteca hasta agotar los límites de deducción. Este año no hay ninguna novedad. Al final del ejercicio debemos calcular si nos conviene apurar al máximo el límite de deducción, que alcanza los 9.015 euros por persona y año. Por tanto si la vivienda es de los dos cónyuges y éstos realizan declaraciones separadas, podrán aportar hasta 9.000 euros cada uno. De esta cantidad podremos deducir entre un 15 y un 25 El actual Gobierno se ha manifestado ya a favor de una importante reducción de estas deducciones y aunque los cambios no tendrían efectos retroactivos, más vale apurar al máximo estas deducciones por si se eliminan. Pedir un préstamo hipotecario para adquirir una vivienda habitual puede ser incluso conveniente aunque se tenga el dinero suficiente para realizar el pago en efectivo. La combinación de los bajos tipos de interés con las importantes deducciones fiscales puede hacer más conveniente invertir el dinero ahorrado en un depósito o en algún otro activo y pedir un crédito, que pagar el piso en mano. Antes de tomar una decisión, haga números. En el caso de pedir un préstamo hipotecario se pueden aplicar mayores deducciones Planes de pensiones Edad del partícipe Aport. anual máxima a plan individual Aport. anual máxima por la empresa a un plan de empleo Reducción anual máxima por aportación a conyuge sin rentas Aport. máx. a parientes con minusvalía Hasta 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 63 65 en adelante 8.000 9.250 10.500 11.750 13.000 14.250 15.500 16.750 18.000 19.250 20.500 21.750 23.000 24.250 8.000 9.250 10.500 11.750 13.000 14.250 15.500 16.750 18.000 19.250 20.500 21.750 23.000 24.250 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 2.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 8.000 Nota: Todas las aportaciones contempladas son independientes y acumulables entre sí, pudiendo todas ellas reducir la base imponible del aportante Tarifas IRPF- 2004 Base liquidable hasta euros 0 4.000 13.800 25.800 45.000 0 4.000 13.800 25.800 45.000 Cuota íntegra (euros) Resto base liquidable hasta euros Tipo aplicable ESTATAL 0 362,40 1.914,72 4.156,32 8.900,64 4.000 9.800 12.000 19.200 en adelante 4.000 9.800 12.000 19.200 en adelante 9,06 %15,84 %18,68 %24,71 %29,16 %5,94 %8,16 %9,32 %12,29 %15,84 Infografía ABC AUTONÓMICA 0 237,60 1.037,28 2.155,68 4.515,36 cuenta que los límites de aportación para el plan individual y el de empleo son independientes. Es decir, que él podrá aportar hasta 8.000 euros a un plan, o más si supera los 52 años, y su empresa otro tanto para el plan constituido en la compañía. También es posible realizar aportaciones a favor del cónyuge si éste no trabaja o tiene rentas anuales inferiores a los 8.000 euros. En este caso el límite de aportación es de 2.000 euros. Si las aportaciones son a planes de pensiones para discapacitados que realicen éstos o sus familiares, el límite es 8.000 euros anuales. Todas las aportaciones que se hagan a planes de pensiones se restarán directamente del resto de las rentas obtenidas en el ejercicio, con lo que el ahorro fiscal oscilará entre el 15 y el 45 de la cantidad aportada, dependiendo del nivel de ingresos del contribuyente y del tipo marginal que le corresponda según las tarifas del impuesto. Como novedad de este ejercicio, los familiares de discapacitados que hagan aportaciones al patrimonio protegido de éstos podrán deducirlo íntegramente de la base imponible.