Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Sociedad DOMINGO 21 11 2004 ABC El Papa recuerda que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres Quien destruye el matrimonio causa una herida profunda a la sociedad asegura Juan Pablo II JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Juan Pablo II dirigió ayer un mensaje implícito pero rotundo al Gobierno Zapatero con la advertencia de que quien destruye el matrimonio La familia es una institución natural insustituible en palabras de Juan Pablo II ABC causa una herida profunda a la sociedad y provoca daños a menudo irreparables Para dejar más claro el sentido político de sus palabras, el Papa añadió que en este campo, la Iglesia no puede separarse de la norma formulada por el apóstol Pedro: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres Al día siguiente de la intervención de su mano derecha el cardenal Joseph Ratzinger, quien califico de destructivo y decadente el proyecto de ley de matrimonio entre homosexuales presentado por el Gobierno Zapatero, el Santo Padre abordó de nuevo la cuestión del matrimonio durante su audiencia a la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio de la Familia, en la que saludo especialmente al arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco, y dirigió un saludo cariñoso a la amada tierra de España, que tendrá el honor de acoger el V Encuentro Mundial de las Familias en Valencia en el 2006 Daños irreparables Juan Pablo II comenzó su discurso reiterando que la familia, fundada sobre el matrimonio, es una institución natural insustituible y un elemento fundamental del bien común de la sociedad Sin mencionar explícitamente al Gobierno Zapatero, puesto que no hacía falta después de las recientes intervenciones explícitas de tres cardenales de la Curia vaticana- -Julián Herranz, Joseph Ratzinger y Alfonso López Trujillo- -y del ministro de Exteriores, Giovanni Lajolo, el Santo Padre advirtió severamente que quien destruye este tejido fundamental de la convivencia humana, no respetando su identidad y alterando sus cometidos, causa una herida profunda a la sociedad y provoca daños frecuentemente irreparables En esa situacion, según el Papa, la Iglesia no puede separarse de la norma del apóstol Pedro: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres En el lenguaje vaticano, se trata de una advertencia fuerte que, sin llegar a sugerir la desobediencia civil, abre un resquicio de duda sobre la legitimidad moral de los poderes públicos. El Papa dirigió un saludo al cardenal colombiano, Alfonso López Trujillo, presidente del Consejo Pontificio de la Familia, quien participará la próxima semana en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española como nueva muestra de apoyo al episcopado español en el peor momento de las relaciones con el Gobierno desde la transición democrática. En el Vaticano se comenta que Zapatero cometió un grave error al empeñarse en utilizar la palabra matrimonio para las uniones homosexuales y al pensar que la resistencia de los obispos españoles y la Santa Sede sería meramente testimonial.