Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 11 2004 Sociedad LA RUTA DEL ENVEJECIMIENTO 53 700 euros por un pasaje contra la soledad Son cincuenta de las 585.977 personas mayores (el 21,3 por ciento de la población, según los datos aportados por la Xunta) que habitan en la Comunidad. Nemesio, Josefa, Alfredo o Rosa ocupan, en la residencia de Santa María de La Vega, unas cuantas de las 11.153 plazas geriátricas que se distribuyen en las cuatro provincias gallegas. La mayoría son de titularidad privada. Aquí, se pagan hasta 700 euros por mes (si el anciano sufre una demencia o incapacidad) un coste difícil de asumir para estos mayores (la pensión media se sitúa en unos 425 euros) o sus familiares. Sin embargo, la pegadiza alegría que se respira en este lugar bien merece la factura. Lo desvelan los cuidados pormenorizados y sus evocadoras muecas al recibir visita. Josefina, por ejemplo, responde con un guiño al cumplido del fotógrafo que le dice que en su juventud debió ser una rompecorazones. El océano de sus chispeantes ojos deslumbra con fuerza cuando insinúa: Aún ahora rompo alguno Ángela, con el frío marcado en su piel, cuelga sus enseres para que el viento haga el resto. Observarla es adorar su ternura rio, y es justo entonces cuando llega el primero de un repertorio de apretones de mano, abrazos y muestras de cariño al recién conocido. Salimos de la casa y de la vida de Manuela. Penúltimo abrazo e infinitas ganas de volver. han sido desvelados para la inmensa mayoría, no así para Lourdes López, voluntaria social en el Consistorio. A sus reclamos acude Ángela secándose aún del rostro las secuelas de un caldo gallego, cuyo aroma se confunde con el fuerte hedor que desprende esta anciana de no más de 1,20 de estatura. Sin agua, lava la ropa en un riachuelo que corre frente a su puerta de entrada. La tiende y recoge la anterior. Por su destreza se diría que fue lavandera en otra vida. O tintorera, en la ciudad. Sin agua, sale a una oscura estancia, al socaire de la climatología, a hacer sus necesidades. Sin agua, ha vivido sin conocer los placeres de una ducha caliente. Y sonríe. Mucho más, ríe a carcajada suelta cuando posa para los jóvenes de Santiago que han venido porque quieren conocerla y se ruboriza ante los piropos de los jóvenes de Santiago que viajarán de vuelta habiéndola conocido Para nunca olvidarla. Muchos de los mayores que cuidamos no quieren irse de ninguna manera de sus casas. Se aferran a ellas. El concepto de la propiedad en Galicia está mucho más arraigado que en otras Carmen Baños, directora del centro, junto a una de sus viejitas Ángela, la desconfiada tierna Ángela Ella no se quiso casar. ¿Para qué? pregunta en su hermético lenguaje. Acto seguido, vitupera: Para que me diese una paliza Será el antiquísimo aparato de radio el que permite a Ángela estar al tanto de las desgraciadas noticias que se suceden sobre violencia doméstica en el país. Bastante menos clara tiene, en cambio, su edad: Salí del colegio a los 6 años y no sé leer ni escribir, así que no sé cuál es mi edad real (un preocupante índice de analfabetismo que abarca a casi el 6 por ciento de la población. Otro 76 por ciento no tiene estudios, posee una titulación inferior o el graduado escolar) Dicen quienes la conocen en la parroquia de Prada que esta mujer, de aspecto endeble pero férrea personalidad, es harto desconfiada. Los misterios que oculta su ruinosa infravivienda no Ramirás Orense San Xoán Calvos de Río Prada de Randin Bolo Porqueira Requeixo Santa Cristina autonomías españolas, muchos prefieren morir antes que trasladarse a una residencia o un asilo La jefa de asistencia social, María Fernández, pone el dedo en la llaga. La Veiga Infografía ABC Cincuenta seres y una sola sensación Próxima estación: residencia de Santa María de La Vega. También a sus cincuenta residentes, como apunta la directora del centro, Carmen Baños, les costó un soberano esfuerzo echar el cierre a sus casas y encontrar la paz necesaria en este lugar, intensamente caldeado no sólo por la calefacción, sino por una calidez poco afamada en este tipo de sitios. Combatir la soledad fue lo que atrajo sus pasos hasta aquí finalmente. Aún hay quienes, al principio, increpan que son un estorbo, para sus (Pasa a la página siguiente) El cauce de la vega orensana La Vega es uno de los municipios más extensos de Galicia. Dista 140 km. de la capital de provincia y linda en el sureste con Zamora. Cuenta con 29 entidades de población, dispersas en sus 291 kilómetros cuadrados. Con un crecimiento vegetativo este 2004 de- 47 personas, la despoblación está vapuleando a una tierra de interés botánico, paisajístico, histórico y, primordialmente, humano.