Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 11 2004 Sociedad 51 Según Cáritas, los presupuestos fijados en el Plan Nacional de Inclusión Social rayan en lo ridículo Unas manzanas más allá, en el Retiro, un guardia jurado indica que hay transeúntes que llevan viviendo allí hasta quince años. Han hecho de determinados rincones su cortijo Otro vigilante señala que, cuando el parque cierra sus puertas (a las nueve de la noche) quince vagabundos toman una caseta usada como vestuario por los jardineros. Hacemos la vista gorda con los que no arman jaleo, pero a las nueve los echamos a todos asegura, delante de los colchones y mantas mugrientas que estos okupas dejan a diario junto a los árboles que rodean su singular albergue. Centros privados, voluntarios a tiempo parcial y alojamientos colectivos Una reciente encuesta del Instituto Nacional de Estadística realizada en 619 centros de acogida ha revelado que la mayoría de estas instituciones son de titularidad privada (72,8 y, en concreto, el 51 pertenecen a una entidad religiosa. El 54 afirman estar dirigidos a grupos específicos de población. De ellos, los inmigrantes son los más frecuentemente atendidos y las que menos, las maltratadas. Las prestaciones más habituales que se les ofrecen son información y acogida, frente a otros servicios como talleres ocupacionales, ayuda jurídica o regularización de papeles, lo cual pone de manifiesto que predomina la visión asistencialista. Otro dato reseñable se refiere a la condición laboral de sus trabajadores: el 64,7 son voluntarios a tiempo parcial. Además, casi tres cuartas partes de los centros ofrece estancias inferiores a un mes, un 14,1 cierra entre 1 y 2 meses al año y, de las 12.000 plazas ofrecidas, cerca de 10.000 son en alojamientos colectivos. Ante esos inconvenientes, mucha gente opta por hacer de la calle su morada, formando colonias como la del pasadizo subterráneo de la Plaza de España, donde veinte jóvenes matan las horas en medio de suciedad, alcohol y mal olor. 12 euros por persona y día En 1999, la inversión orientada a los centros de acogida rondaba los 18 euros por persona y día, mientras que actualmente está en 12. En ese sentido, los presupuestos del Plan Nacional de Inclusión 2003- 2005 rayan en lo ridículo, ya que establecen 0,9 euros por persona y día, cantidad insuficiente para adoptar medidas que contribuyan a la integración de sus afectados. Así, bajo el lema de Un techo por derecho el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, la Federación de Asociaciones de Centros para la Inte- Stanislao subsiste gracias a sus vecinos, que le regalan mantas y comida gración y Ayuda de Marginados (FACIAM) y Cáritas han puesto en marcha una campaña de sensibilización. Con actuaciones dirigidas a todos los públicos, buscan prevenir el drama del sin hogarismo combatir sus causas estructurales (escasez de protec- ción social y viviendas disponibles, deficiente funcionamiento y descoordinación entre los servicios públicos, reducción de redes familiares, etc. y particulares (crisis de índole económicolaboral- -paro, jubilación anticipada, ruina empresarial- psicológica- -alcohol, drogas, enfermedad mental- de relaciones- -violencia doméstica, disputas conyugales- de las instituciones- -salida de la cárcel, de orfanatos- reducir el número de afectados y facilitar la vida a quienes padecen esta situación. Mientras, Ana (nombre ficticio) se- guirá en la calle: prematuramente avejentada por el frío y una existencia complicada, resolvió abandonar a su marido porque éste la maltrataba. Sufrí mucho al dejar con él a nuestra hija, pero no podía traérmela aquí conmigo. No saben dónde estoy aclara, señalando a su alrededor (cajas, maletas, alguna silla... Preguntada sobre su quehacer cotidiano, responde con serenidad: Hay que olvidar los problemas y la mejor forma de hacerlo es beber- -para demostrarlo, le da un trago a una botella de whisky- De momento estaré aquí. Ya no espero nada