Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 21 11 2004 27 El G 7 y el Club de París ultiman un acuerdo para condonar el 80 por ciento de la deuda externa de Irak John Kerry continuará en EE. UU. su carrera como senador y no descarta presentarse a las elecciones de 2008 Un terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter provocó un considerable susto a los mandatarios iberoamericanos presentes en San José de Costa Rica Meneo a la cumbre TEXTO: L. A. M. M. C. Una cita en la que no hay ni el Tato dijo Rajoy SAN JOSÉ DE COSTA RICA. El presidente del PP, Mariano Rajoy, ironizó ayer desde Logroño sobre la Cumbre de Costa Rica al afirmar que era, sin duda alguna, un colosal éxito, uno más de nuestra diplomacia, una cumbre en la que no hay ni el Tato y en la que España tiene una enorme responsabilidad Desde San José, por su parte, el senador del PP Luis Fraga reclamó no dilapidar lo conseguido en estas cumbres en los últimos años, en los que el jefe del Ejecutivo era José María Aznar Ayer, al ser preguntado por las palabras de Rajoy, Zapatero pidió respeto para los millones de iberoamericanos representados en la cumbre, y dijo que prefería entender que esas declaraciones no han existido en lo que sin duda es una alusión a que considera desafortunada la expresión utilizada por el dirigente popular sobre una reunión en la que está presente el Rey, como pusieron de relieve fuentes gubernamentales. SAN JOSÉ DE COSTA RICA. La madre Tierra decidió ayer dar un severo toque a estas cumbres que no pasan precisamente por su mejor momento. Un terremoto de 6,2 grados en la escala de Richter, con epicentro en la costa del Pacífico, y que, a pesar de su intensidad provocó un número reducido de víctimas mortales y, más que nada, daños materiales, sacudió poco después de las dos de la madrugada la tranquilidad de los jefes de Estado y de Gobierno que viajaron a San José de Costa Rica. Era lo único que le faltaba a una cita tan polémica por la ausencia de un buen número de gobernantes. Pero a tenor de lo que se ha sabido, al menos, por lo que respecta a las autoridades españolas, que se alojaban en el Hotel La Herradura, sede de la cumbre, no cundió el pánico en ningún momento. Su Majestad el Rey, por ejemplo, contó a los periodistas que sintió el temblor, pero pensó que se trataba de un tren que pasaba por alguna estación cercana, de forma que siguió durmiendo. A José Luis Rodríguez Zapatero, la sacudida le despertó también, pero no salió al pasillo como hicieron otros huéspedes. Luego, informado por uno de sus colaboradores que le llamó por teléfono de que no había daños serios, decidió volver a la cama y seguir durmiendo. Ante la prensa, dijo que había vivido el episodio con cierta sorpresa y preocupación durante los 25 segun- Clientes de un hotel de San José salieron a la calle tras el seísmo dos que duró, pero que lo tomó con bastante calma y prudencia EFE Rueda de prensa en batín En otro hotel, el diputado de CiU y presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, que se encontraba con un grupo de parlamentarios en San José, improvisó una pequeña rueda de prensa en batín, tras dejar su habitación. La mayoría de los periodistas españo- les que nos alojábamos en el hotel Irazú, fuimos despertados de nuestros sueños con una fuerte agitación de las camas y, en los pisos más altos, con la caída de algunos objetos al suelo. La dirección del hotel concentró a los clientes en la piscina y los jardines hasta que se comprobó que el edificio no tenía ningún tipo de daños estructurales. Después, aconsejó volver a las habitaciones, donde aún pudimos sentir pequeñas réplicas.