Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional DOMINGO 21 11 2004 ABC LA SEMANA NACIONAL PANCARTEROS EN EL SENADO Más que hemiciclos, los parlamentos parecen tribunas de gol, sin puros pero con camisetas de la selección catalana y pancartas del tipo el Ebro es nuestro o el catalán, un dialecto PABLO PLANAS E En países como Mauritania y Marruecos, la plaga de langosta ha arrasado ya grandes superficies de cultivo La llegada de ejemplares de estos insectos a Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife ha provocado la alarma en el Archipiélago La plaga de langosta amenaza las Islas Canarias TEXTO: EFE FOTO: ABC LAS PALMAS. Los vientos actuales son propicios para la llegada de más langostas a Canarias y los agricultores de las Islas se muestran cada vez más preocupados ante la posibilidad de que lleguen en grandes cantidades, aunque de momento no se han visto nuevos ejemplares, informaron ayer fuentes de Emergencias del Gobierno canario. Después de que el pasado viernes fuera detectada la presencia de langostas en las islas de Gran Canaria y Fuerteventura, e incluso en la capital de Tenerife, el Ejecutivo presidido por Adán Martín ha decretado el estado de prealerta por si se tratara de una avanzadilla de una posible plaga que por su voracidad afectaría a la agricultura de las Islas, tal y como ha sucedido en Mauritania y Marruecos, donde han destrozado grandes superficies de cultivos. El Ejecutivo regional mantendrá esta prealerta hasta que cambie la dirección del viento, lo que previsiblemente se producirá mañana o el martes, según afirmaron fuentes de la Consejería de Agricultura. En este sentido, el Instituto Nacional de Meteorología informa de que los vientos actuales- -que son del Este y facilitan el arrastre de langostas procedentes de África- -se mantendrán hasta mañana, cuando girarán hacia el Norte. Mientras tanto, dos helicópteros inspeccionaron ayer las costas orientales de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura en busca de langostas, aunque no detectaron su presencia. Asimismo, desde el Gobierno regional se ha solicitado a las policías locales de todos los municipios que comuniquen la posible aparición de ejemplares en cualquier lugar de las Islas. Los agricultores piden medidas El representante de los exportadores hortofrutícolas, Roberto Góiriz, pidió que se tomen todas las medidas necesarias para minimizar el impacto de la llegada de nubes de langosta, que cuando llegan en masa se comen hasta los cables de la luz tal y como sucedió a mediados de los años 50, con lo cual los cultivos bajo invernadero no están a salvo, alertó. Góiriz aseguró que el sector ha encendido luz de alarma máxime en este momento en el que las plantaciones están en plena producción y con la voracidad de las Los agricultores temen su voracidad, como cuando en los años 50 se comieron hasta los cables de la luz langostas no se descarta que penetren en los invernaderos Con las plagas que ya tenemos, una invasión de langostas daría al traste con lo que queda de agricultura en las Islas alertó Góiriz, quien apostó por aumentar las ayudas a Mauritania para combatir las plagas desde su origen y evitar que lleguen a las Islas Canarias. La Consejería de Agricultura enviará 10.000 litros de insecticida a este país. Por su parte, Los Verdes- Partido Verde Canario denunció ayer el pasotismo del Gobierno de Canarias ante el riesgo de que la plaga de langosta arrase con los cultivos y el resto de la vegetación de las Islas y reclamaron una urgente actuación internacional. Según este partido, la FAO lleva advirtiendo desde la primavera pasada que se está extendiendo una terrible plaga de langosta en África cerca de Canarias, sin que las autoridades competentes canarias hayan colaborado a erradicar el problema en el origen. En este sentido, recuerdan que, en Canarias, durante este año ya hubo que tratar un foco de plaga de langosta en Lanzarote. La FAO afirma que actualmente hay de tres a cuatro millones de hectáreas infectadas de langosta en el África occidental, con Mauritania como el país más damnificado, con cerca de 1,6 millones de hectáreas. L espectáculo de un grupo de senadores que enarbolan carteles a favor del valenciano habla mal de lo que ocurre en la Cámara Alta y dice mucho sobre la potencia contagiosa del primitivismo político. Se han hecho ya muchas declaraciones en torno a la polémica lingüística, tantas como para que haya quedado de manifiesto que la voluntad política tiene más peso que la constancia científica. Este hecho explica, por ejemplo, el revisionismo histórico en torno a la Guerra Civil y el último hallazgo del presidente Zapatero respecto al grado de discusión en torno a los conceptos nación, patria y región. Las cosas ya no son como son, sino como queramos que sean. Esta es la buena nueva del talante. La arbitrariedad aplicada a las ciencias sociales es, de fondo, el átomo del nuevo PSOE, su teoría de la relatividad, el compendio que amalgama a Ibarra con Odón Elorza, una fórmula que permite rodear los problemas, pasar página y surfear en unas sedes parlamentarias que más que hemiciclos se parecen a una tribuna de gol, sin puros, pero con camisetas de la selección catalana o con pancartas en contra de la política exterior o reivindicaciones localistas tipo el Ebro es nuestro y el catalán un dialecto del valenciano. Es lo que hay, lo que según los optimistas tiene que ver con el progreso del país, con unos niveles de ocupación, bienestar y convivencia que conducen la actividad política hacia derroteros anecdóticos. Al parecer, todo el mundo tiene una cierta posibilidad de acceder a una vivienda digna, de modo que una parte de la izquierda ha pasado de la denuncia de la especulación a practicar el urbanismo, lo que nos descubre que hay una estatua de Franco al lado de los Nuevos Ministerios de Madrid que es un obstáculo estético deleznable, que se estudia un plan de usos alternativos del Valle de los Caídos o que en una localidad catalana se haya decidido sustituir las placas en los edificios del falangista Instituto de la Vivienda por otras con diseño de Mariscal, que en términos de gasto debe ser el chocolate del loro de la recaudación municipal. En medio de la práctica decidida del surrealismo, los trabajadores de los Astilleros piden una interlocución directa de Zapatero, convencidos de que un hombre que muta de peinado como cambia cada temporada el ancho de las solapas será mucho más flexible que los burócratas de Bruselas. A favor de esta tesis cuentan con el caso de España según la izquierda moderna, nación que es una y trina, un hecho singular dotado de pluralidad, género y sexo al tiempo, un país hermafrodita. Mientras, los trabajadores queman coches para poder construir barcos y el Gobierno promueve la subida de los tipos de interés para lograr la bajada del precio de los pisos. Podría especularse con la posibilidad de que todo esto no sea más que espuma de cerveza, pero lo que no tiene vuelta de hoja es que en esta caña ni el grado de inclinación del vaso ni la distancia y el ritmo de vertido son los adecuados, o sea que hay más gas que destilado de cebada, mucha pancarta y poca palabra, la típica consigna de leña al mono y nostalgia de enemigo con bigote.