Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional DOMINGO 21 11 2004 ABC Camps obtiene el 78 por ciento de los votos y repite como presidente del PP valenciano b A pesar de haberse presentado una lista de consenso, parte del sector zaplanista se abstuvo. Se contabilizaron 726 votos a favor, 158 en blanco y siete nulos ISAAC BLASCO CASTELLÓN. Francisco Camps fue reelegido ayer presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana en el congreso regional que la formación celebra hasta hoy en Castellón. Camps obtuvo un 78 por ciento del apoyo de los compromisarios, equivalentes a 726 votos favorables, mientras que se registraron 158 papeletas en blanco y siete nulos. La junta directiva contó con los votos de 726 compromisarios, de los que 558 lo hicieron a favor de la única candidatura presentada, 183 en blanco y se registraron cinco nulos. Sin embargo, a pesar de que el sector afín al ex presidente autonómico y ex ministro Eduardo Zaplana había maniobrado hasta el último minuto para forzar una integración en la Ejecutiva regional que permitió evitar la presentación de una candidatura alternativa, finalmente parte de los zaplanistas decidieron, a última hora, votar en blanco. De este modo, la decisión de dichos compromisarios ha evidenciado que los contactos entre ambas partes y que permitieron llegar a un cierto acuerdo de mínimos, no ha satisfecho a parte del sector zaplanista, como quedó patente en la votación de ayer, y que en todo momento no han dudado en señalar que el cónclave se cierra en falso y que las discrepancias continuarán aflorando en los próximos congresos provinciales. Rajoy charla con el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, en pleno congreso regional de los populares, en Logroño EFE Rajoy se opondrá a la reforma de la España de nacionalidades y regiones Aconseja a Zapatero que haga más caso a Felipe González que a Carod Zapatero que se aclare con el significado de nación y lamenta que el Ejecutivo se haya humillado ante Esquerra Republicana a costa del valenciano ANA B. HERNÁNDEZ LOGROÑO. -El presidente del PP, Mariano Rajoy, dirigió ayer desde La Rioja duras acusaciones al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de quien dijo que ha permitido que el Gobierno se humille ante ERC y a quien aconsejó que haga más caso de los mensajes que le envía el ex jefe del Ejecutivo socialista, Felipe González, y menos, o ninguno, de lo que dice Job Exige a sep Lluis Carod- Rovira. González aseguró días atrás que un Gobierno, antes de acometer una reforma constitucional, debe tener claro el cómo y el para qué lo que el PP ha interpretado como una advertencia en tono de reproche al Ejecutivo de Zapatero desde dentro de sus propias filas socialistas. Rajoy, que acudió al congreso regional del PP en La Rioja, sostuvo que Rodríguez Zapatero no tiene un proyecto político, ni objetivos, ni programas Por ejemplo, destacó la gestión que el Gobierno hace del conflicto de Izar, a su juicio muy negativa y muy alejada en los hechos de los compromisos verbales contraídos con los trabajadores: Usted señor Zapatero- -dijo- -tiene que arreglarlo porque usted lo comprometió y gobernar no es hacer discursos, sino tomar decisiones, coger el toro por los cuernos y resolver problemas Su intervención no estuvo exenta de ironía al aludir a la polémica entre el catalán y el valenciano. Es otra de las grandes aportaciones del señor Zapatero a la moderna historia de este país dijo censurando su complacencia con ERC ante el chantaje del que ha sido objeto el Gobierno: Es sólo una manera de darle protagonismo a un socio del Gobierno y al final han organizado una polémica que ha terminado de una manera grotesca Así, acusó al Ejecutivo de estar a las órdenes de Carod, que entra en La Moncloa y exige que para aprobar los Presupuestos un miembro del Gobierno diga lo que él quiere que diga. Así el Gobierno de España se humilla Y a ello añadió una advertencia tras haber oído de labios de Zapatero en el Senado que el concepto de nación es discutido y discutible Que no cuenten con el PP los que quieran una reforma de la Constitución en la que España deje de ser una nación con nacionalidades y regiones. España es una nación por su historia, con más de 500 años, la más vieja de Europa y que tiene nacionalidades y regiones, pero nunca naciones, como se recoge en la Carta Magna aprobada en 1978 Etapa inicial de la Comisión La comisión del 11- M también centró la atención de Rajoy, quien consideró que sus trabajos se encuentran en la primera etapa de las investigaciones para saber la verdad de lo que pasó No es la última fase respondió a los dirigentes socialistas que la dan ya por finiquitada. Para Rajoy y el PP, es importante que la investigación continúe, sobre todo para que lo que ocurrió no vuelva a repetirse y para que de verdad sepamos todos lo que pasó Rajoy no desaprovechó la ocasión de aludir al cambio electoral tras el 11- M: Ya sabemos todos por qué se produjo, incluso los que ganaron, pero ahora toca mirar al futuro con convicción y seguridad Por eso, dijo estar preparado para gobernar en cuanto quieran los españoles... como sí quieren hoy En La Rioja, la lista encabezada por el presidente autonómico, Pedro Sanz, fue la única que se presentó para llevar las riendas regionales del partido en los próximos tres años. Fue avalada por casi el 77 por ciento de los delegados. Los zaplanistas, a la baja Los primeros compases del congreso ya evidenciaron el escaso entusiasmo mostrado por los congresistas zaplanistas en un punto en el que las negociaciones estaban rotas. El informe de gestión del secretario regional saliente, José Joaquín Ripoll (uno de los hombres de confianza de Eduardo Zaplana) constituyó una reclamación en toda regla para que Francisco Camps cuente con el sector afín a Zaplana concentrado en Alicante con el objetivo de que el Partido Popular se mantenga instalado en el centro reformista y evitar así que se escore a ningún lado Ripoll reclamó un esfuerzo de unión por parte de todos los dirigentes asistentes al Congreso para estar a la altura de los militantes, porque, reconoció, no hemos estado acertados al ponernos en duda los unos a los otros.