Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional DOMINGO 21 11 2004 ABC FRANCISCO VÁZQUEZ Presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias y alcalde socialista de La Coruña Hay muy pocas cosas que justifiquen las tonterías que dice Carod- Rovira -Se han cumplido siete meses de Gobierno del PSOE. ¿En qué medida se han cumplido sus expectativas de desarrollo del municipalismo y de que los Ayuntamientos obtengan nuevos recursos económicos? -Se ha abierto un diálogo y se han suscrito convenios de medio ambiente, sanidad o interior. Pero sigue pendiente el grave problema económico. Estamos a la espera de que en el debate de Presupuestos prosperen una serie de enmiendas que atiendan a lo que ya no es una demanda, sino la plasmación de una realidad crítica. Gran parte de los Ayuntamientos está atravesando una situación muy difícil de tesorería derivada de las imprevisiones en la desaparición del IAE. Hay un compromiso del Gobierno de que seríamos compensados por la merma de ingresos, pero lo cierto es que en estos momentos el déficit superior a lo previsto es de unos 300 millones de euros... y no tenemos respuesta. La situación es delicada y va a ser más delicada el año que viene. En segundo lugar, está encima de la mesa la negociación general del problema financiero y de la institucionalización de la Federación Española de Municipios y Provincias y de los poderes locales en la posible reforma constitucional. -Pero ese compromiso del que habla ¿se plasma en hechos o son sólo buenas palabras? -Por ahora son buenas palabras. Yo no dudo de la voluntad que pueda tener el Ministerio de Hacienda de atender esta obligación. Pero desde luego, la FEMP, en el caso de que en esta primera fase de debate presupuestario no sea atendida la petición, estudiará otra serie de medidas, fundamentalmente la de reclamar al Estado por considerarnos dañados por una decisión injusta del propio Estado. -En la vía judicial, por tanto... -Sí, sí. No le quepa la menor duda. Yo no querría comenzar una relación en los Tribunales, pero mi obligación es atender a la defensa de una situación que, no me canso de repetir, es crítica. O esto se resuelve o nos vamos a ver forzados a suprimir algunos de los servicios que prestamos. ¿Es una amenaza al Gobierno? -Me limito a constatar una realidad. Lo he dicho hace unos días en el Consejo Territorial del PSOE: la situación es de extrema gravedad. La supresión del Impuesto de Actividades Económicas se hizo muy mal, de una manera aleatoria y no se dejó previsto presupuestariamente el mínimo que aconsejaba una prudencia elemental. -Pero por lo que parece, son las Comunidades y no los Ayuntamientos quienes utilizan cada vez más su fuerza para exigir al Gobierno, y al- Nunca ha tenido pelos en la lengua y, menos, dentro de su partido, el PSOE. Su obsesión es desarrollar el municipalismo y si se tarda más, ni siquiera descarta llevar al Gobierno a los Tribunales TEXTO: MANUEL MARÍN FOTOS: GONZALO CRUZ Los compromisos del Gobierno con los Ayuntamientos son aún buenas palabras, pero la situación es crítica. Si hace falta iremos a los Tribunales A veces, la tensión que genera un dirigente como Carod, desmesurada, da la razón a quienes defendimos que el pacto natural era PSC- CiU gunas con éxito. -Hay un compromiso personal del presidente del Gobierno con el presidente de la FEMP, reafirmado por el ministro de Administraciones Públicas. De lo que se trata es de cumplir los compromisos. No tiene sentido que estemos celebrando los 25 años de Ayuntamientos- -por cierto debo reseñar que con mucho éxito y en un clima de absoluta normalidad en el País Vasco- -y lo estemos haciendo con los mismos recursos y competencias de hace 25 años. Es un país que institucionalmente ha cambiado y evolucionado y nada tiene que ver la España de hoy con la del inicio de la transición... salvo en los Ayuntamientos. -Se ha cumplido un año del tripartito catalán. ¿Cómo valora la influencia que ejercen el PSC y ERC sobre el Gobierno de Zapatero? ¿La entiende desmedida? -La estabilidad parlamentaria que nos debe preocupar a los socialistas es la del Parlamento de España. Las estabilidades parlamentarias de los Gobiernos autonómicos que puedan estar en minoría, como es el caso de Cataluña, son un problema de ámbito autonómico, no de ámbito general, por muy importante que sea la Comunidad. Es verdad que es bueno abrir un clima de diálogo con los partidos nacionalistas, sobre todo para contrarrestar la crispación que heredamos del Gobierno de Aznar, pero también es bueno tender puentes hacia el PP porque, además, sus votos son imprescindibles para cualquier tipo de reforma. Es bueno superar la crispación territorial que había, pero a la vez no sería bueno depender únicamente en cuestiones de ámbito general de la visión parcial que suelen tener los partidos nacionalistas, que sólo defienden sus intereses inmediatos. ¿Es el caso de Cataluña? -En el caso de Cataluña, tienen mucho de privilegio económico y pueden llegar a romper el principio de igualdad y solidaridad del conjunto de los españoles. Hay que tener prudencia a la hora de conseguir acuerdos y ampliar más el abanico de las negociaciones para la estabilidad parlamentaria... pero también tiene que haber otra actitud por parte del Partido Popular, al que veo muy encrespado, radical y con contradicciones de fondo importantes. ¿Más radical que a ERC? -A veces la tensión que genera un dirigente como Carod, desmesurado en sus planteamientos, que abre debates que no son buenos todavía en España como la Guerra Civil, dan la razón a quienes en su día defendíamos que el acuerdo natural era PSC y CiU, que tiene una visión distinta del Estado. A veces veo a ERC como un partido asambleario todavía en fase de formación. ¿Está justificado que el señor Carod plantee un ultimátum al Gobierno para que admita que el catalán y el valenciano son la misma lengua? -Eso es otra desmesura que refrenda lo que muchos pensamos. Hay muy pocas cosas que justifiquen las tonterías que dice el señor Carod- Rovira. ¿Y no da imagen de un Gobierno cautivo de un nacionalismo radical? -No. El Gobierno ha ido consiguiendo en muchos casos la votación unánime del resto de los Grupos Parlamentarios, salvo el PP, lo que demuestra una flexibilidad a la hora de negociar. En segundo lugar, el Parlamento es el que han querido los españoles. Y lo que to-