Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 21 11 2004 ABC Nacional Interior diseña ya la estrategia para hacer frente a una posible tregua de ETA Informes preliminares de los expertos recomiendan que de partida se exija la entrega de las armas b Se aconseja al Gobierno que, como condición previa, los etarras se comprometan a desmantelar en presencia de la Policía sus bases y se entreguen los huidos D. MARTÍNEZ, J. PAGOLA MADRID. Entrega y correspondiente control de todas las armas y explosivos Esta es la condición, según ha podido saber ABC, que de partida debería imponer el Gobierno a ETA en el hipotético caso de que la banda asesina anunciara una tregua, -circunstancia que no se prevé a corto plazo- según los informes preliminares de un plan que preparan los Servicios Antiterroristas para evitar engaños como los que intentaron los terroristas durante las conversaciones de Argel, en 1989, y tras el pacto de Estella, en 1998. Las Fuerzas de Seguridad del Estado consideran que actualmente no hay datos que permitan anticipar que a corto plazo ETA vaya a decretar una tregua, entre otros motivos, porque el aparato político está descabezado y no hay ahora un dirigente que pueda adoptar una decisión de esas características. Además, en caso de anunciarla, sería para abrir un proceso de negociaciones. ¿Quiénes serían en la actual coyuntura los interlocutores de ETA? se preguntan los expertos antiterroristas. En cualquier caso, subrayan, dentro de una banda clandestina nunca se puede descartar nada de antemano. No obstante, las Fuerzas de Seguridad quieren que el Estado esté preparado para la posibilidad de un alto el fuego de ETA. En este sentido, los medios consultados por ABC recuerdan que el anuncio de la tregua de 1998, tras la firma del pacto de Estella, cogió relativamente por sorpresa a los servicios antiterroristas. Y ello creó confusión, como se refleja en la evolución de la actitud que siguió el Gobierno. De considerar el ministro del Interior, Jaime Mayor, que el anuncio era una trampa, pasó el presidente, José María Aznar, a observar posibilidades y autorizar el inicio de conversaciones con los dirigentes de ETA para, después, volver a considerar el Ejecutivo que todo era un fiasco. Así pues, el Estado diseña ya un plan que, de momento, se encuentra en una fase embrionaria. ETA ha utilizado las treguas no sólo para reorganizarse, sino también para hacerse propaganda acompañadas con conceptos como indefinida -como la de 1998- -deberían ser rechazadas de antemano por el Gobierno. Y, por supuesto, deberían descartarse las denominadas tomas de temperatura tan al uso durante los Gobiernos de Felipe González, con el pretexto de que contactar con ETA era la mejor forma de sondear su situación y sus perspectivas. Según las fuentes consultadas, el citado borrador subraya que para obtener información de la banda, nada mejor que la captura de sus miembros y la incautación de sus documentos. Los informes preliminares recuer- ABC dan que durante las conversaciones de Argel ETA no dejó de reorganizarse. Así, durante aquellos meses, la Guardia Civil pudo comprobar cómo se reconstituía el comando Eibar desarticulado horas después de que la banda reanudara la actividad terrorista. También aluden a cómo la Policía Na- Abierta lucha por el poder en ETA Batasuna La detención de Miguel Albizu Iriarte, Mikel Antza no ha hecho sino avivar las luchas internas en ETA que los Servicios de Información habían detectado en los últimos meses. Estas disputas se trasladaron el pasado domingo al Velódromo de Anoeta, donde Arnaldo Otegi presentó la oferta de Batasuna, alternativa al plan Ibarretxe, que tenía el visto bueno de los dirigentes veteranos de ETA, entre ellos José Antonio Urruticoetxea Josu Ternera A este cabecilla que, según algunos medios padece una grave enfermedad, se le atribuye el penúltimo comunicado de ETA, en el que, además de negociar con el Gobierno la desmilitarización Este derrotismo no ha agradado a los dirigentes más jóvenes de la banda, como Garikoitz Aspiazu, Txeroki que, precisamente, controla los comandos El caso es que 48 horas después del acto de Batasuna, ETA desempolvó un comunicado para renovar las amenazas al Ejército y a las Fuerzas de Seguridad. El intento por parte del sector de Txeroki de boicotear la propuesta pacifista de Otegi ha generado malestar en Batasuna, donde también, con una ETA más debilitada, se empiezan a alzar voces. Jone Goiricelaia llegó a ver oscuros intereses. Con carácter definitivo Los Servicios Antiterroristas parten del hecho de que el Estado sólo debería plantearse dar algún tipo de credibilidad a un alto el fuego si éste tuviera carácter definitivo. De esta forma, las treguas con plazos y ultimatos- -como la de 1989- -o aquellas que fueran Otegui, en el acto de Batasuna del pasado domingo ABC suscribir el plan Otegi, proponía explorar nuevas vías de negociación. Un texto en el que los analistas observaron síntomas de derrotismo y claudi- cación La propuesta de Batasuna asigna la negociación política a los partidos, mientras que, aparentemente, relega a ETA a un plano secundario: