Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Los sábados de ABC SÁBADO 20 11 2004 ABC SEXDESIGN Un mensaje para alimentar el instinto Carlos Rolando es el diseñador del packaging del personaje Johnny Zipper y su obediente familia de sumisos creados en látex para adultos por Agustí García. Se trata de una caja- cárcel en una de cuyas caras lleva impreso un mensaje divertido y eficaz que hace que la gente lo compre y se lo lleve sin miedo a su casa. El mensaje dice: ¿Oprimido. Explotado. Engañado. Estás harto de que pisoteen tu vida. Que tus amigos pasen de ti o de que tu jefe te humille? Desfógate. Saca todos esos sentimientos. Esa mala leche y pásasela a Johnny: Hazlo callar. Pégale o insúltale. Ya puedes ser el amo. Deja que Johnny Zipper sea tu esclavo. Ahora se invierten los papeles. Johnny Zipper, ¡A mandar! La silla de amor encargada en 1890 por Eduardo VII para compartir con dos señoritas. Más que para el amor parece creada para la inspección ginecológica (Viene de la página anterior) Benedito apunta una serie de sugerencias para negocios relacionados con el sexo, pero nos interesan menos que los diseños que, con mayor o menos inocencia, de forma consciente o inconsciente, podemos llevar a nuestras casas. En mobiliario, hay un precedente histórico en la siege d amour (silla del amor) diseñada por Eduardo VII para poder estar- -desde luego en compleja pirueta a la vista del aparataje del silloncito- -con dos mujeres a la vez (sí debía de estar loco) que cantaría mucho después el gran Machín, y, en caso del Monarca, con el mérito de no caerse. Silla que ha tenido múltiples variantes. O el citado sofá- boca de Salvador Dalí y Óscar Tusquets, inspirados por el rostro de la devorahombres de Mae West, cuyo nombre primigenio fue Salivasofá y que tenía el seductor color rouge de labios Shoking Las cosas han cambiado: El macizo de la obra triunfa sobre la rubia oxigenada Todos sabemos que el sexo, con sólo insinuarlo, ayuda a vender cualquier cosa dice Úbeda Pink de Elsa Schiaparelli. En un desafío a los victorianos, que ocultaban las patas de las mesas, Óscar Tusquets, Ingo Maurer, Borek Sipek y Francesc Petit han encontrado soluciones insólitas para sostener los tableros, así como otros diseñadores nos reinterpretan camas, taburetes, sillones... A día de hoy la consigna es, como nos explica Ramón Úbe- Cocktail, del coreano de Zinoo Park, entusiasmó a los alumnos del Royal College de Londres. Arriba, Tintero Nodriza, de Jordi Torres, modelo del diseño español en muestras internacionales da, que el sexo está y estará cada vez más de moda. Y los creativos publicitarios utilizarán su imagen con mayor o menor temperatura según la ocasión y el momento. El espacio que separa la insinuación inocente de la pornografía es muy amplio y da para mucho juego. No es necesario pasarse de la raya, aunque sabemos que en ocasiones una campaña polémica pueda resultar muy rentable Además, las claves han cambiado. Lo vaticinó Philippe Starck en los años 90, cuando decía que los objetos del siglo XXI serán femeninos. Que hoy en día para sobrevivir en nuestra sociedad ya no hace falta la fuerza bruta, sino la inteligencia y la intuición. Que todo hombre debe tener parcialmente un comportamiento femenino (y viceversa) y que estamos en la era de la ambigüedad positiva. Aparte de que se han abierto muchos armarios, ese pensamiento de Starck lo comparten muchos otros creativos en todo el mundo Porque todos saben que el sexo, con sólo insinuarlo, ayuda a vender cualquier cosa. Es un recurso infalible- -subraya el autor de Sex Design que durante décadas se ha utilizado para seducir al público masculino y que ahora sirve lo mismo para el femenino. Por fortuna el papel de la mujer en la sociedad del siglo XXI ha cambiado radicalmente, y los publicitarios, que siempre van por delante, han encontrado en ello un nuevo filón. Las cosas no son como antes y la rubia oxigenada sobre la capota del coche ya no es un buen reclamo. Ahora lo que funciona es el macizo de la obra que se toma un refresco, el seductor de la colonia o los modelazos que venden ropa interior de marca. Son los hombres, ligeros de ropa, los que atraen a la hora de vender los productos. Y no sólo a las mujeres. También a los de su mismo sexo, ya sean heterosexuales, metrosexuales u homosexuales No cabe duda, se lo tenemos oído a Woody Allen- -que al fin y al cabo nos daba el empujoncito para lanzarnos a estas líneas- -que el amor es la respuesta, pero mientras usted la espera- -que dijo él- el sexo le plantea muchas preguntas