Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20 11 2004 Sociedad 51 Religión Ratzinger califica de destructivo y decadente el proyecto de matrimonio homosexual del Gobierno La mano derecha del Papa apoya a los obispos españoles en vísperas de la Asamblea Plenaria palabras del cardenal alemán se suman a las anteriormente pronunciadas por otros jerarcas vaticanos, como Julián Herranz y Giovanni Lajolo JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Con perfecta cadencia, el Vaticano volvió a condenar ayer los proyectos legislativos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sobre el matrimonio entre homosexuales, confirmando que dará batalla indefinida en este frente y manifestando su apoyo a los obispos españoles en vísperas de la Asamblea Plenaria que comienza el próximo lunes. El cardenal Joseph Ratzinger, mano derecha del Papa, afirmó que el proyecto de ley de matrimonio homosexual del Gobierno socialista es destructivo para la familia y la sociedad constituye una muestra de la decadencia de Europa y abre un foso de separación con todas las grandes culturas de la humanidad, que siempre han reconocido el significado propio de la sexualidad pues en este punto coinciden desde el budismo al Islam, pasando por sistemas absolutamente ateos como el comunismo. A diferencia de las políticas de tolerancia o de reconocimiento de las parejas de hecho, el proyecto del Ejecutivo español de igualar las uniones homosexuales al matrimonio tradicional es visto desde Roma como una aberración histórica y minoritaria entre los países del mundo. b Las Joseph Ratzinger sostiene que todas las grandes culturas de la humanidad han reconocido el significado propio de la sexualidad ABC El Vaticano envía un cardenal a la Plenaria El pleno apoyo de Roma a los obispos españoles se hará visible de nuevo la próxima semana con la presencia del cardenal Alfonso López Trujillo, presidente del Pontificio Consejo para la Familia, en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. El cardenal colombiano ha manifestado ante el pleno del Consejo Pontificio que el caso de España se ha vuelto emblemático y ha producido una movilización que necesita todo un arsenal de argumentos de apoyo tanto de fe como de razón. Es necesario recordar que la familia es patrimonio de la Humanidad En declaraciones posteriores, el cardenal López Trujillo añadió que la familia está sufriendo golpes culturales muy fuertes, y esto no es sólo un asunto de los católicos: es un problema humano. Si se priva a la familia de sus valores fundamentales, la sociedad se empobrece, se vuelve inhumana y los hijos son las primeras víctimas En algunos países las parejas sufren las consecuencias de un ambiente hostil Debemos manifestar un gran respeto por los homosexuales, que intentan encontrar un modo de vivir justo Las decisiones tomadas en España no suponen beneficio para las personas homosexuales El secularismo se ha vuelto intolerante. El laicismo ha dejado de ser un elemento de neutralidad consecuencias sociales y políticas para sus autores. Según Ratzinger, el proyecto de Zapatero es destructivo para la familia y la sociedad porque el derecho crea moral a los ojos de la gente común. Al declarar esas uniones más o menos equivalentes a la familia, la sociedad deja de reconocer la especificidad y el carácter fundamental de la familia, o sea, el estar constituida por un hombre y una mujer con el objetivo de dar continuidad, no solo biológica, a la humanidad Por ese motivo- -continúa el purpurado alemán- las decisiones tomadas en España no suponen beneficio para las personas homosexuales, destruyen elementos fundamentales del orden jurídico y provocan inevitablemente una relativización del matrimonio ante la opinión pública Respeto a los homosexuales En una entrevista publicada por el diario La Repubblica el purpurado alemán aborda el amor afectivo entre homosexuales afirmando que ante todo debemos manifestar un gran respeto por estas personas, que sufren y que intentan encontrar un modo de vivir justo pero añade que crear la forma jurídica de una especie de matrimonio homosexual no les ayuda mientras que daña gravemente a las familias tradicionales y a la sociedad. En los pocos países que han establecido matrimonios de este tipo, la mayoría de las parejas homosexuales prefiere no contraerlos, y también está bajando el porcentaje de parejas heterosexuales que contraen matrimonio religioso o meramente civil: la sociedad, sencillamente, se atomiza. La crítica de Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, se une a las ya formuladas sucesivamente por el cardenal Julián Herranz, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, y las del ministro de Exteriores del Vaticano, Giovanni Lajolo, absolutamente decididos a oponerse a lo que Roma considera un error jurídico que podría traer graves Secularismo intolerante En su larga entrevista, Ratzinger constata que en Europa el secularismo se ha vuelto intolerante y denuncia que el laicismo ha dejado de ser un elemento de neutralidad que abría espacios de libertad para todos Según el cardenal, el laicismo se está transformando en una ideología que se impone a través de la política, y que no permite espacio público a una visión católica o cristiana de la sociedad En este contexto, debemos defender la libertad religiosa frente a la imposición de una ideología que se presenta como si fuese la única voz de la racionalidad Para evitar equívocos, el purpurado subraya que la Iglesia católica no sueña con volver al modelo de Estados cristianos que fue una situación histórica determinada, con luces y sombras, como manifiesta también la historia de la Iglesia Por eso, refugiarse en una situación irrepetible sería absurdo. Debemos aceptar que la historia vaya adelante, y asumir las dificultades de creer en medio de un contexto pluralista que, al mismo tiempo, ofrece posibilidades nuevas para una fe libre y adulta