Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad SÁBADO 20 11 2004 ABC Salud DIVULGACIÓN Nace el Canal de Salud de abc. es con 60 especialistas al servicio de los lectores El sistema ya ha sido implantado con éxito en seis paises de la Unión Europea b Ideado por un médico y un perio- dista, Net Doctor ha demostrado que una buena información a los pacientes redunda en mejores cuidados y tratamientos ABC MADRID. Abc. es acaba de poner a disposición de sus lectores un nuevo Canal de Salud, gracias al acuerdo alcanzado con NetDoctor. net, un portal especializado cuyo equipo médico está formado por más de 60 especialistas de todas las áreas. Según sus realizadores, los contenidos elaborados para este Canal de Salud están por completo adaptados a la realidad de nuestro país y corresponden a las necesidades específicas de demanda de información Actualmente NetDoctor tiene portales en seis países europeos: Dinamar- ca, Suecia, Alemania, Austria, Reino Unido y España. En estos países ya existen oficinas que han desarrollado parte de los contenidos locales. Este contenido está elaborado según unas estrictas normas editoriales que fijan un riguroso proceso en el que intervienen médicos y editores. Además de los portales, NetDoctor suministra productos y servicios avanzados relacionados con la salud y la sanidad. Destaca la incorporación de un sistema de seguimiento de pacientes crónicos vía internet (gestión de enfermedades) programas de apoyo (dieta, dejar de fumar) y servicios avanzados de marketing y desarrollo y gestión de Comunidades específicas. NetDoctor es el resultado de una idea desarrollada conjuntamente por un médico y un periodista. El médico danés Carl J. Brandt comprobó que los pacientes bien informados sobre su es- Aspecto de la home del Canal de Salud de ABC tado colaboran más activamente en su propio tratamiento, volviéndolo más efectivo. Brandt investigaba los efectos de la comunicación entre médicos y pacientes. A tal efecto, trataba un grupo de enfermos crónicos de pulmón, que dividió en dos. Al primer grupo se le diagnosticó como enfermos crónicos y el grupo de investigadores inventó un diagnóstico sin sentido para el otro grupo, a quienes se informó que tenían el pulmón del fumador A lo largo de un año, Brandt y su equipo observaron si se obtenía algún beneficio al informar claramente a los pacientes sobre su enfermedad. Aunque todos los pacientes recibieron el mismo tratamiento, el resultado fue claro: un 50 más de pacientes del grupo de pulmón del fumador dejó radicalmente de fumar, en comparación con el grupo de crónicos. Y por supuesto mejoraron su calidad de vida. La conclusión fue determinante: se puede lograr mucho mediante tratamientos y fármacos; pero en algunos casos, una adecuada comunicación entre médico y paciente puede tener muy buenos resultados, lo que demuestra la importancia de la participación del paciente y el conocimiento del mismo sobre su propia condición.