Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 20 11 2004 ABC Funcionarios de la ONU cuestionan la integridad de Kofi Annan La sombra del programa Petróleo por Alimentos acosa al secretario general b El Estado de Nueva York se nie- ga a aportar dinero para renovar la sede de la ONU y levantar una torre provisional mientras se remoza el envejecido cuartel general ALFONSO ARMADA. CORRESPONSAL NACIONES UNIDAS. Malos vientos soplan para el secretario general de las Naciones Unidas a dos años, un mes y casi tres semanas de mandato que le quedan como secretario general de la organización. Así respondió su portavoz, Fred Eckhard, a la petición de que Kofi Annan dimitiera hecha esta semana por el New York Sun. En medio de una atmósfera cada vez más enrarecida a causa del escándalo del programa Petróleo por Alimentos- -creado para paliar los efectos de las sanciones internacionales contra Irak- al secretario general sólo le faltaba un rifirrafe en su propia casa, y eso es lo que suscitó un sindicato de funcionarios que representa a los empleados en la sede central de la ONU en Nueva York al criticar la labor del propio Annan y de su equipo. Después de conversaciones a tres bandas y presiones entre bastidores, el sindicato plegó velas y matizó el tono de la moción en la que en vez de poner en duda la integridad de Annan, como hacía por la mañana, pidió más transparencia en la principal organización multilateral del planeta. El sindicato, al que sólo cotiza un tres por ciento de los más de 6.000 funcionarios de la sede neoyorquina y cuya directiva es una suerte de Consejo de Seguridad- -bromeó ayer un miembro de la oficina del portavoz del secretario general- -quiere que se investigue el comportamiento del funcionario Dileep Nair, exonerado de haber acosado a sus subalternos y de violar las reglas de propia ONU en materia de contrataciones y promociones de funcionarios. Eckhard dijo que el funcionario había sido eximido de toda culpa por el secretario general después de que se hubiera examinado a fondo el caso. Guy Candusso, uno de los líderes del sindicato, había asegurado la víspera que a France Presse que se trataba de un encubrimiento liso y llano En medio de durísimas acusaciones de miembros del Congreso de Estados Unidos por la negativa de la Secretaría a entregar documentos relacionados con el programa Petróleo por Alimentos- -que investiga un comité independiente nombrado por Annan y presidido por Paul Volkcer, ex presidente de la Reserva Federal- secundadas todavía con más fiereza por la página editorial del Wall Street Journal, que lleva meses lanzando implacables andanadas contra Annan- -sobre todo desde que en plena campaña electoral calificada de ilegal la guerra de Irak y recientemente criticara la ofensiva de los marines contra Faluya- las protestas del sindicato cayeron como un jarro helado sobre el secretario general mientras se encontraba en la capital de Kenia, adonde se desplazó con el Consejo de Seguridad en pleno para presionar al Gobierno sudanés a que ataje las matanzas de Darfur. Kofi Annan AFP Presiones con fondo iraquí El malestar en el seno de la organización se hizo especialmente visible tras el atentado sufrido hace dos veranos en Bagdad, que se llevó por delante la vida de dos decenas de funcionarios. Desde entonces, Annan ha resistido las presiones de Washington y del nuevo gobierno iraquí para que envíe un número sustancial de funcionarios a Irak para que preparen las elecciones de enero próximo. Para colmo de males, el Parlamento del Estado de Nueva York se niega a aportar dinero al fondo para renovar la sede de las Naciones Unidas en Manhattan y levantar una torre provisional mientras se remoza el envejecido cuartel general de una organización, que sigue puesta a prueba por las secuelas de la guerra de Irak y el escándalo del Petróleo por Alimentos, que podría embadurnar al propio Annan.