Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20 11 2004 Internacional 27 EE. UU. prepara en Irak el asalto a Mosul, nuevo bastión rebelde b El Ejército norteamericano calcula que son sólo 300 los insurgentes que se han hecho fuertes en el centro de esa ciudad norteña, de dos millones de habitantes ABC BAGDAD. Las fuerzas estadounidenses e iraquíes se disponían ayer a lanzar un asalto de grandes dimensiones contra Mosul, la poblada ciudad del norte de Irak donde los rebeldes mantenían sus posiciones, mientras seguían intentando acabar con los últimos reductos de resistencia en Faluya, al oeste de Bagdad. Una tensa calma reinaba en Mosul, 370 kilómetros al norte de Bagdad, donde comandos iraquíes con ayuda de soldados estadounidenses estaban preparados para asaltar las posiciones de los rebeldes, al oeste y al sureste de la ciudad. Unos 1.600 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes y 1.200 soldados estadounidenses están desde el martes en Mosul, la tercera ciudad más poblada de Irak, con 2 millones de habitantes, para restablecer el orden tras los ataques rebeldes de la semana pasada contra comisarías y edificios gubernamentales. Según el Ejército estadounidense, más de 300 rebeldes resisten en Mosul, mientras las autoridades iraquíes estiman que su número ha aumentado tras la ofensiva contra Faluya, 50 kilómetros al oeste de Bagdad, que comenzó el 8 de noviembre. En este bastión suní, las tropas de EE. UU. se esforzaban ayer por controlar los últimos focos de resistencia. El general John Sattler, de los Marines, afirmó ayer que la ofensiva permitió aplastar la insurrección Un soldado israelí pisa el cadáver de un palestino, en una imagen tomada en 2003 y publicada ayer por el Yedioth Ajronoth AFP La Prensa israelí acusa a sus soldados de profanar cadáveres de palestinos El Ejército condena los hechos monstruosos y abre una investigación cabeza de un suicida en el valle del Jordán, la clavaron en un palo, pusieron un cigarrillo en su boca y se hicieron fotos uno tras otro JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. El todopoderoso Ejército de Israel no vive sus mejores días. A las ya habituales denuncias de organizaciones de derechos humanos locales e internacionales por sus abusos contra palestinos hay que sumar varios incidentes de última hora que traen a sus mandos por la calle de la amargura. No ha sido, sin embargo, lo peor ni lo más comentado por estos lares el suceso de la madrugada del jueves en el que un carro de combate israelí mató por error a tres policías egipcios. No, este lamentable error no se lleva la palma de los escándalos que rodean al Tsahal Ese macabro galardón se ha reservado para la exclusiva publicada por el diario israelí Yedioth Ajronoth que ha desvelado, con numerosos ejemplos, profanaciones sistemáticas de cadáveres palestinos por parte de soldados hebreos. Esos ejemplos, que en algunos casos ya han sido comparados a las prácticas empleadas en la prisión iraquí de Abu Ghraib, han obligado a los oficiales israelíes a abrir una investigación y condenar unos hechos que hasta ahora creíamos reservados a nuestros enemigos b Varios militares cogieron la Así, el Yedioth Ajronoth narra cómo, hace dos años, en el valle del Jordán, soldados ultraortodoxos del batallón Nahal Haharedi reunieron los restos despedazados de un suicida palestino que activó sus explosivos antes de llegar hasta ellos; jugaron con los trozos, les dieron patadas y cogieron su cabeza, la clavaron en un palo, pusieron un cigarrillo en su boca y posaron, uno tras otro, sonrisa de oreja a oreja, junto a ella para la posteridad. Todos estaban muy excitados. Intenté calmarles. ¿Estáis locos? ¿Qué hacéis? Sois asquerosos, les dije, pero no me hacían caso explica al diario israelí un soldado identificado como Y Soldados y suboficiales Este es el caso más espectacular de los desvelados pero no el único ya que, según el rotativo de Tel Aviv, la profanación de cadáveres de milicianos palestinos es una práctica habitual en distintas unidades del Ejército, no sólo por parte de soldados sino también de suboficiales. Más ejemplos. El año pasado en Gaza, varios soldados dispararon y mataron a un palestino que caminaba por A la polémica se han sumado diputados, rabinos, miembros del Gobierno... Todos han condenado los sucesos una zona prohibida. Comprobaron al recoger su cadáver que no estaba armado pero aún así lo ataron al capó de su vehículo y se lo llevaron hasta su base donde, bautizado como Hefi (inocente, en hebreo) fue utilizado como extra en sesiones fotográficas. Otro soldado, identificado como G cuenta que después de una operación militar en una aldea palestina llevaron a la base dos cadáveres y los tiraron juntos a los cuartos de baño durante varias horas. Alguien los tapó con una manta pero cada vez que venía un soldado, levantaba la manta para divertirse. Algunos tiraron incluso de los pelos a los cadáveres Las denuncias del diario hebreo han obligado a intervenir a los mandos del Ejército. A la polémica se han sumado también diputados de la Kneset rabinos, miembros del Gobierno. Todos han condenado los sucesos. El Tsahal ha abierto una investigación y ha prometido castigar a los culpables. Estos hechos, de ser ciertos, son monstruosos y van en contra no sólo de un comportamiento digno de un militar sino de todo ser humano. Hemos demostrado en más de una ocasión, como Ejército y como pueblo, que somos distintos a nuestros enemigos. Que no bailamos sobre las tumbas, que no cantamos ante los ahorcados, que no repartimos bombones ante los cadáveres Palabras refrendadas por el teniente general Moshé Yaalón, jefe de las Fuerzas Armadas, por los rabinos, por los diputados, por los ministros... por una sociedad alarmada. Goteo de bajas Por otro lado, dos iraquíes murieron y nueve fueron heridos cuando entre 200 y 300 guardias nacionales entraron al finalizar la oración del viernes en la mezquita suní Abú Hanifa de Bagdad, disparando y lanzando granadas, y- -según varios testigos- -detuvieron al imán por su presunto apoyo a la guerrilla. Además, tres personas, incluido un policía, murieron y al menos 13 fueron heridas en un atentado suicida con coche bomba contra un control policial en Bagdad. Otros dos oficiales de Policía iraquíes perdieron la vida el jueves en ataques al norte de Bagdad, informaron ayer fuentes policiales y médicas. El jefe de la Policía de la provincia de Babilonia, el general Qais Hamza, salió indemne por tercera vez en un mes de un atentado con coche bomba en Hilla, 100 kilómetros al sur de Bagdad, según fuentes policiales.