Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Internacional SÁBADO 20 11 2004 ABC EDUARDO FREI Ex presidente de Chile Las soluciones de gobierno populistas no conducen a nada El éxito chileno es inédito en Iberoamérica. Para Eduardo Frei, la clave reside en la continuidad de sus políticas de Estado TEXTO: FRANCISCO DE ANDRÉS FOTO: JAIME GARCÍA Un manifestante lanza una botella contra los antidisturbios en Santiago AFP Bush recibirá en el Foro Asia- Pacífico un respaldo a su lucha contra el terror Ochenta detenidos en Santiago de Chile en las protestas contra la cumbre y el líder de EE. UU. APEC que se celebra este fin de semana permitirá numerosas reuniones bilaterales, centradas sobre todo en cuestiones comerciales ABC SANTIAGO WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, comenzó ayer en Santiago su primera gira por Iberoamérica tras su reelección, en la que impone el libre comercio y la lucha antiterrorista como prioridades para una región que reclama más atención social. Los líderes de los veintiún países del Foro de Cooperación Económica Asia- Pacífico (APEC) entre ellos George W. Bush (Estados Unidos) Hu Jintao (China) Junichiro Koizumi (Japón) o Vladimir Putin (Rusia) basarán sus debates de la cumbre de este fin de semana en la guerra contra el terrorismo y la lucha contra la proliferación nuclear, además de su tradicional impulso al libre comercio. Unas horas antes de que el avión de Bush aterrizara en Santiago, decenas de miles de personas se manifestaron contra la reunión del APEC y el presidente de EE. UU. Las marchas terminaron con disturbios entre los manifestantes y la Policía. Las protestas rompieron la calma en Santiago, donde se decretó un inédito día festivo en el marco de un fuerte dispositivo de seguridad para recibir a los líderes de las economías más importantes del planeta. El jueves llegó Hu Jintao y ayer lo hizo Putin, seguido de Bush, que recibirá en la cumbre el respaldo a su guerra contra el terrorismo. La visita de George Bush era el b La Cumbre del principal motivo de protesta de la marcha, convocada por el Foro Social Chileno, que aspira a plantear un modelo alternativo al propuesto por los líderes del APEC y se desarrollará paralelamente al presidencial. Los manifestantes caminaron a lo largo de más de doce calles cantando y bailando, hasta llegar al Parque Bustamante. Pero allí algunos grupos apedrearon un local de comida rápida y destruyeron jardines, a lo que la Policía respondió con chorros de agua y gases lacrimógenos. Fuentes policiales dijeron que hubo al menos ochenta detenidos y decenas de heridos leves entre ésta y una segunda protesta, en las que intentaron congregarse unas 30.000 personas. Los ausentes de Costa Rica Los ministros de Comercio y cancilleres del APEC, por su parte, concluyeron este jueves dos días de reuniones preparatorias de la reunión de los líderes, en los que reafirmaron su compromiso de avanzar en las negociaciones comerciales en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) Pero, sobre todo, reclamaron fortalecer las medidas para combatir el terrorismo e instaron a adoptar acciones para eliminar el peligro de la proliferación de armas de destrucción masiva. Los tres miembros iberoamericanos del APEC- -Chile, México y Perú- -centraban sus reuniones en cuestiones comerciales. El presidente peruano, Alejandro Toledo, se reunirá con Bush y Jintao, además de con el mandatario de Chile, Ricardo Lagos. Por su parte, el presidente de México, Vicente Fox, tiene programada una entrevista con Bush. Lagos y Toledo no asisten a la cita iberoamericana de Costa Rica. ¿No es paradójico que Chile siga premiando sus acuerdos comerciales con la Unión Europea y con Estados Unidos, a espaldas de Mercosur, especialmente ahora que existe una mayor afinidad ideológica entre los gobiernos de Santiago, Buenos Aires y Brasilia? -La política del presidente Lagos es la misma que hemos tenido en los últimos diez años. Creo que ésta es una decisión estratégica muy importante. Como sabe, estamos en Mercosur pero no como miembros de pleno derecho debido a las exigencias aduaneras que eso implica. La tasa de Mercosur es flexible y va del 0 al 30 por ciento. Chile tiene en cambio una tasa única del 6 por ciento, que con los acuerdos internacionales baja casi al 3 por ciento. Esto nos asegura una posición privilegiada tanto para las exportaciones como para atraer inversiones extranjeras. ¿Cree que la clase política chilena ha perdido lastre ideológico desde la experiencia de la era Allende, o se trata sólo de pragmatismo económico? -Si pensamos en la situación de nuestros vecinos, es verdad que los partidos políticos chilenos son menos ideológicos. La experiencia de los últimos 30 ó 40 años en América Latina demuestra que las soluciones populistas no conducen a nada. Gracias a esa actitud Chile ha podido duplicar su renta per cápita en los últimos diez años. -El Gobierno de coalición de centro izquierda formado por su partido- -la democracia cristiana- -y el socialista mantiene una alta cota de popularidad. En Perú, Toledo llegó a la Presidencia con el 95 por ciento de apoyo y hoy su activo ronda el 15 por ciento; la tasa de popularidad de Kirchner también desciende en Argentina... ¿Qué diferencia a la izquierda democrática chilena de la del resto del continente? -A mi juicio el punto clave es la gobernabilidad. La Concertación ha dado a Chile ese factor. Hemos ganado tres mandatos seguidos en los últimos diez años, y acabamos de vencer a la coalición de la derecha en las municipales. Además hay continuidad en las políticas. En el resto de Iberoamérica, la tentación de todos los gobiernos nuevos, especialmente los populistas, es hacer tábula rasa con lo anterior: creen que todo lo que se hizo antes estaba mal y es preciso cambiarlo. -Para ser un político de centro- izquierda su análisis es muy original. Pinochet ya tiene 89 años y un estado de salud mental que hace impensable sentarle en el banquillo En ningún momento ha hablado de la insoportable presión de la deuda externa o de la economía global que impone Estados Unidos... -Porque creo que la crisis iberoamericana más que una crisis económico- social es una crisis institucional. La suma de populismo y de instituciones políticas que no funcionan crea inestabilidad, y ésta espanta la inversión y aumenta la pobreza. Los partidos políticos chilenos tienen una sólida base institucional y hondas raíces históricas, algo que no se observa en muchos países del entorno. Basta recordar, por ejemplo, que los dos últimos presidentes del Perú aparecieron en los cálculos electorales pocos meses antes de los comicios y vencieron ampliamente a los candidatos institucionales ¿Ha terminado la transición en Chile? -Creo que terminó hace mucho. Nuestra confianza en la independencia del sistema judicial chileno ha sido a mi juicio un elemento fundamental. -Hay grupos que insisten aún en llevar al general Pinochet al banquillo. ¿Usted qué opina? -Pinochet ya tiene 89 años y un estado de salud mental que hace impensable someterle a juicio. Hay en cambio otros procesos que siguen su curso.