Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 20 11 2004 Opinión 5 Prevención El juez ha ordenado el reingreso en prisión del corresponsal en España de Al Yasira, Taysir Alony, procesado por su presunta vinculación con Al Qaida y que permanecía en libertad condicional por padecer una enfermedad cardiaca, que no le impedía trabajar. Al parecer, la inminencia del juicio incrementa el riesgo de fuga. La Justicia se cura en salud para evitar sorpresas. Crece el apoyo Tras las críticas del cardenal Herranz, presidente del Consejo Pontificio para Textos Legislativos, y las del ministro de Exteriores del Vaticano, Giovanni Lajolo, el cardenal Ratzinger, considerado la mano derecha del Papa, ha calificado de destructivo y decadente el proyecto de matrimonio homosexual del Gobierno de Zapatero. El apoyo expreso de la Santa Sede a los obispos españoles es cada vez más notable y eso, en vísperas de la Asamblea Permanente del Episcopado, da cuenta del interés de Roma por un asunto trascendental para toda la Iglesia católica. ¿A la cama sin cenar? LasecretariadeEstadodeServicios Sociales, Amparo Valcarce, anunció la reforma del Código Civil para prohibir los castigos físicos y humillantes a los hijos. El Gobierno cree ambiguo el artículo que faculta a los padres para corregirrazonable y moderadamente a los hijos O todo queda en una declaración bizantina o la tarea de reflejar loque puede llegara serhumillante parece inabarcable. CHEMA BARROSO Más rápido que la red. El presidente de Microsoft, Bill Gates, desarrolló en Madrid una visita de ritmo desenfrenado con la que concluía la gira por Europa. En poco más de ocho horas le dio tiempo a entrevistarse con el responsable de Industria, José Montilla, en el Ministerio, y con Esperanza Aguirre en la sede del Gobierno madrileño; a participar en un foro sobre internet, a pronunciar una conferencia ante 3.000 empresarios, a comer (dos horas) con 15 presidentes de grandes compañías, a firmar un acuerdo con la ONCE, a dar a una rueda de prensa y otra charla más ante los alumnos de la Fundación Tomillo. Llegó a Madrid a las ocho de la mañana y a las cinco y media de la tarde ya volaba de nuevo hacia Seattle. BIENVENIDO, MISTER CHIPS JOSÉ MANUEL NIEVES N O existe empresario en el mundo que sea capaz de conseguir, ni de lejos, lo que este muchacho de Seattle. Ni en cuanto a fortuna personal, que es la mayor del mundo, ni en cuanto a imagen, ángel y demonio al mismo tiempo. Dicen quienes le conocen que no resulta raro encontrar a Bill Gates en el super del barrio, cumpliendo los en- cargos de Melinda, su mujer, nada más salir de la oficina. O acompañando a sus hijos al colegio, como cualquier padre norteamericano de clase media. Dicen también que el fundador de Microsoft acepta de mal grado los inconvenientes propios de su posición, en especial las medidas de seguridad a las que se ve sometido durante las veinticuatro horas del día. Eso dicen, es cierto. Pero a la hora de la verdad, cuando Bill Gates viaja al extranjero, lo hace con una parafernalia más propia de un jefe de Estado que de un simple hombre de negocios. Cientos de personas, tanto a su alrededor como desplegadas en sus puntos de destino, trabajan sin descanso durante semanas enteras para elaborar una agenda imposible para cualquiera que no sea el señor absoluto de los pensamientos de nueve de cada diez ordenadores del planeta. Véase si no cómo han bastado poco más de ocho horas en España para que Gates pueda despachar, uno tras otro y sin apenas intervalos, a un ministro, una presidenta autonómica, y a algunos de los empresarios más importantes de nuestro país. Bill Gates está más que acostumbrado a poner patas arriba los lugares que visita. Microsoft ha crecido tanto que es capaz de llegar a acuerdos con países enteros al mismo tiempo que entabla, y gana, procesos legales con varios estados norteamericanos y la Unión Europea a la vez. Cuidado con las excesivas acumulaciones de poder. Nadie, por buen chico que parezca, debería tener la capacidad de cambiar el mundo con un simple clic de ratón.