Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión SÁBADO 20 11 2004 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Pablo Planas (Reportajes- corresponsal político) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO REVITALIZAR LA CUMBRE IBEROAMERICANA A XIV Cumbre Iberoamericana que se celebra en Costa Rica va a pasar desgraciadamente a la historia por las numerosas ausencias de presidentes. La falta de resultados palpables parece haber pesado mucho en las agendas de algunos mandatarios, que han ignorado esta reunión aun a riesgo de enviar a los demás miembros de la comunidad iberoamericana un mensaje de pesimismo y melancolía sobre su continuidad. Las cumbres iberoamericanas son prácticamente una creación española y aunque parezca que se trata de un gesto vacío de contenido, lo cierto es que desde que se celebran, España se ha convertido en el primer inversor europeo de la región y los países de la América hispana son ya un terreno de expansión natural para las empresas españolas más importantes. Está claro que cualquier debilitamiento de los ideales que atesoran estas reuniones perjudica a todos, y especialmente a España. Por ello, es urgente que se ponga en marcha la vieja idea, siempre reiterada y nunca llevada a cabo, de crear una secretaría permanente que sirva para dar seguimiento a las iniciativas políticas que salen de las reuniones anuales y continuidad a la idea misma de comunidad de intereses y valores. Todo lo que pueda fortalecer el espíritu de acercamiento de los países iberoamericanos ha de ser cultivado como un bien precioso. En realidad, ésta debería ser una de las prioridades de la acción exterior del Gobierno español y, por lo que se ha visto de este Ejecutivo, no ha sido una asignatura que se haya tomado con demasiada seriedad. Si en estos meses que lleva en DEMASIADOS APAGONES ON el incendio que se produjo anteayer en la subestación del Cerro de la Plata en Madrid son ya dos en los últimos seis meses. Afortunadamente no se repitieron las escenas de pánico de julio, pero cunde la sensación de que algo va mal en el servicio eléctrico. No es normal que un incendio deje sin luz a 250.000 usuarios y se tarden másde 24 horas en restablecer la normalidad. Tampoco que el sistema no cuente con mecanismos de seguridad que entren en funcionamiento automáticamente ante unaccidente para evitar interrupciones tanprolongadasde uninstrumento esencial en una economía desarrollada. No podemos vivir permanentemente al borde del precipicio eléctrico. La primera impresión es que las compañías eléctricas han estado demasiado ocupadas en la diversificación hacia otras áreas productivas, enamoradas quizás de las nuevas tecnologías, o entretenidas en operaciones corporativas, o simplemente dedicadas a fortalecer sus áreas comerciales para hacer frente a la apertura de la competencia, como para dedicarse al siempre poco lucido negocio del mantenimiento de equipos y redes. Y las administraciones públicas, perdidas en discutir las competencias. Pero seguro que las cosas son más complicadas. Según la compañía, el incendio de julio, cercano a laestación de Atocha, se produjo en un transformador que acababa de ponerse en funcionamiento y el de ayer, en otro que apenas llevaba seis meses en activo. Por eso ha encargado una investigación interna y ha urgido a la empresa proveedora de los equipos, líder mundial en la fabricación de transformadores, que los revise en profundidad. La compañía ha reaccionado bien, pero eso no la exime de responsabilidad ante sus clientes, a los que se les debe una reparación por las pérdidas económicas y los daños ocasionados. La Comunidad de Madrid ha abierto un expediente informativo para determinar eventuales responsabilidades y establecer las correspondientes sanciones. Pero además urge estudiar las causasúltimas de tanto apagón. Y eso corresponde a la Comisión Nacional de la Energía, en la que sin embargo el Gobierno no parece confiar suficientemente. Si en vez de politizar los organismos reguladores hubiese una apuesta decidida por fortalecerlos, dotándoles de plena autonomía y capacidad ejecutiva, quizás nos irían mejor las cosas. Al fondo de todo aparece también la manifiesta insuficiencia de la red, que precisa nuevas infraestructuras que fortalezcan el modelo enérgetico que ha de abastecernos. Las administraciones han de saber sobreposerse a la presiones del ecologismo más radical y demagógico y de los partidos conversos electoralmente a esta causa para de manera ordenada y respetuosa con el medio ambiente agilizarla construcción de nuevosmediosque musculen el sistema de suministro eléctrico. L el puesto el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, hubiese compatibilizado más eficazmente su dedicación a trabajar en los asuntos que afectan directamente a los intereses de los españoles con su entrega en los conflictos que le parecían más vistosos como el de Oriente Próximo o el Sahara Occidental, es posible que el presidente del Gobierno hubiera debutado en las cumbres iberoamericanas con más colegas a los que conocer. Moratinos debería saber que desde su primera convocatoria hasta esta de Costa Rica, las cumbres se han sustentado en un delicado encaje de bolillos en el que España- -y otros grandes países hermanos como México- -han tenido que utilizar sus mejores habilidades para casar agendas y susceptibilidades en torno a esta reunión. Es evidente que este año las cosas no han salido lo bien que cabría esperar y que eso se debe en gran parte al escaso interés demostrado por el actual Gobierno español. Para ser exactos, lo único de Iberoamérica que le ha interesado al nuevo Gobierno ha sido revisar las relaciones con Cuba para dar prioridad a las sonrisas del régimen sobre los contactos con los perseguidos demócratas del interior. Puede que a la vista de la actitud provocadora con la que han acudido a Costa Rica los representantes de La Habana, Moratinos se convenza de que cuando Fidel Castro elige el camino de la confrontación, la política correcta pasa por demostrar que mientras toda la comunidad iberoamericana avanza- -unos con más problemas que otros- -por el camino de la democracia, la dictadura cubana es cada vez más la lamentable excepción. C CONTRA ETA HASTA EL FINAL A última operación antiterrorista llevada a cabo a lo largo de esta semana en el País Vasco y Navarra ha permitido a la Policía Nacional estar en disposición de esclarecer cuatro atentados: los asesinatos del senador del PP Giménez Abad, del jefe de la Policía Local de Andoain, Joseba Pagazaurtundúa, así como los de dos ertzainas tiroteados mortalmente en Beasain y los de dos policías nacionales, a los que se les colocó una bomba- lapa en Sangüesa. Con las dos nuevas detenciones practicadas ayer continúa la operación desplegada contra la infraestructura de la banda terrorista. Hasta ahora se ha producido una veintena de capturas y, según el ministro del Interior, no se da por cerrada. La lucha antiterrorista sigue produciendo éxitos. Así debe continuar hasta la disolución de la banda y el anuncio del abandono de la vía criminal. Si no se han producido atentados durante los últimos meses es sólo debido a la eficacia de las L actuaciones policiales y a la firmeza política. Recientemente, la banda ha anunciado la continuación de sus actividades delictivas y la pretensión de cometer atentados. No hay ni siquiera tregua trampa. No hay que hacer el menor caso de las invitaciones a cambiar la estrategia ni a legalizar Batasuna, como pretenden los nacionalistas y un extraviado sector minoritario del PSE. Todo es el fruto de la eficacia policial y de los beneficios del Pacto Antiterrorista. Nada sería más erróneo que alterar la estrategia y la lucha precisamente cuando va dando sus mejores resultados. En este sentido, Gobierno y oposición deben permanecer vigilantes y unidos para vencer el desafío criminal de ETA contra los ciudadanos y su Estado de Derecho. No cabe tomar como un presunto cambio de actitud lo que no es sino síntoma del fracaso y la debilidad. Tampoco cabe pensar que el final de la pesadilla esté cerca, pero, sin duda, está cada vez menos lejos.