Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 Deportes 103 ESPAÑA- INGLATERRA LAS REFERENCIAS RACISTAS SE CONVIERTEN EN UN ASUNTO POLÍTICO Tony Blair afirma que no podemos permitir el racismo en ningún sitio Londres pide a la FIFA y a la UEFA las sanciones más duras posibles EMILI J. BLASCO, CORRESPONSAL LONDRES. Las autoridades británicas, desde el primer ministro y el responsable de Deportes de su Gobierno a la Federación de Fútbol, expresaron ayer su enérgica queja por la actitud racista de una parte del público que asistió el miércoles al encuentro entre España e Inglaterra. Londres ha pedido a la FIFA y a la UEFA las sanciones más duras posibles En una inusual reacción, tratándose de un partido de fútbol, el propio Tony Blair terció en la polémica declarándose decepcionado por lo sucedido en el Santiago Bernabéu. El racismo no tiene cabida en el deporte. Estoy muy decepcionado por lo ocurrido afirmó el primer ministro a través de un portavoz de Downing Street. Blair no vio el controvertido encuentro, pero quiso que se difundiera esa reacción oficial porque el Gobierno ha hecho verdaderos progresos a la hora de erradicar el racismo del fútbol británico y no podemos permitir que esto ocurra en ningún sitio La Asociación Fuera el racismo solicita que los equipos españoles sean excluidos de las competiciones europeas Una respuesta más dura aún vino de la asociación Fuera el racismo del fútbol que reclamó que los equipos españoles sean excluidos de las competiciones europeas hasta que España ponga en marcha un plan para erradicar actitudes como la vista en el Bernabéu. Jermaine Jenas, uno de los jugadores increpados, aseguró que se trató de una de las peores experiencias de su vida y señaló que sus compañeros Ashley Cole y Shaun Wright- Phillips también se vinieron abajo durante el partido. La prensa inglesa habla de una España futbolísticamente incivilizada E. J. B. LONDRES. La prensa inglesa estuvo ayer cargada de críticas al racismo puesto de manifiesto en Madrid, vertidas tanto por los diarios sensacionalistas como por los periódicos de calidad. Sólo la censurable actitud de Wayne Rooney, que todos los medios sin excepción consideraron vergonzosa se ganó en algunos casos titulares mayores que los relativos a los gritos coreados por parte del público del Bernabéu. El Daily Mirror fue el que más importancia dio a la polémica, con la palabra desgracia como gran titular de portada (el término disgrace fue impreso a dos tintas para destacar race que significa raza) Las estrellas de Inglaterra hacen frente a viles cantos racistas de los fans españoles aseguraba un gran destacado de este periódico. ¿Contento ahora, Luis? preguntaba el titular de una de las páginas del Daily Mail Para uno de sus comentaristas, lo ocurrido no fue sólo un insulto a los jugadores de ambos países, sino a la nación española Y añadía: Las mofas españolas son una vuelta a los tristes y malos viejos tiempos Para The Sun lo sucedido el miércoles fue furia racista que los jugadores ingleses debieron soportar en un ambiente propio de la Guerra Civil española. Incluso para el muy serio The Daily Telegraph lo ocurrido también trascendía al propio deporte: Inglaterra perdió un partido, pero España perdió vergonzosamente algo más importante: España perdió su derecho a ser considerada una nación futbolística civilizada La FIFA abrirá una investigación La FIFA anunció que abrirá una investigación sobre lo ocurrido e indicó que solicitará a la Federación Española que manifieste su postura, a fin de indagar hasta qué punto se ha cometido una violación de los Estatutos y reglamentos, así como del Código Ético de la FIFA, aprobado por su Comité Ejecutivo el pasado 6 de octubre Su presidente, Joseph Blatter, expresó su preocupación por el reciente aumento de incidentes racistas en el fútbol tal y como ocurrió en la Liga francesa entre el Bastia y el Saint Etienne, en el que hubo agresiones de los aficionados a los jugadores negros del Bastia, y los insultos que se profirieron durante el encuentro Panathinaikos- Arsenal de la Liga de Campeones. La UEFA, por su parte, afirmó que el racismo se mantiene como un borrón en el mundo del fútbol, como fue evidente en los amistosos España- Inglaterra sub 21 y de selecciones absolutas, por lo que continuaremos luchando contra ese grave problema El ministro de Deportes, horrorizado La reacción de Blair se producía después de que el ministro de Deportes (en realidad secretario de Estado, de acuerdo con la terminología española) Richard Caborn, se manifestara horrorizado por los cantos racistas. Caborn reclamó explicaciones del Gobierno español y anunció que pedirá sanciones por parte de la UEFA y de la FIFA. Pido que abran una investigación y espero que impongan las penas más duras afirmó. A estas reacciones del Gobierno británico se sumó también la del ministro para Europa, Dennis MacShane, que llamó al Ministerio de Exteriores español para trasladarle el escándalo que afecta a todo el Reino Unido La Federación Inglesa, que ya el día anterior denunció una situación simi- lar en el partido de las selecciones sub 21, anunció que elaborará un completo informe para enviarlo a los organismos internacionales de fútbol. Por su parte, la Asociación de Futbolistas consideró que los jugadores ingleses debían haber abandonado el campo como protesta a lo que se escuchaba desde las gradas.