Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 Espectáculos 63 Bridget Jones. Sobreviviré Vaca salvaje ANTONIO WEINRICHTER La información promocional de esta película se ha centrado en la hazaña dietética de su protagonista, Renée Zellweger, de engordar quince kilos por exigencias del papel (como De Niro en Toro salvaje de ahí nuestro título, que no tiene ningún afán insultante; no nos hacemos cargo del machismo implícito en el lenguaje) y, mucho menos, en su no menos heroica capacidad para perderlos en un santiamén hasta recuperar su anoréxico peso habitual. Pero Renée se ha esforzado menos en el capítulo interpretativo: a diferencia de su inefable recreación del personaje en la primera entrega de los diarios de Bridget, en donde su inseguridad y su neurótico deseo de pillar un hombre decente la convertían en un entrañable icono de una femineidad sostenible y realista y no necesariamente post o anti- feminista, aquí se limita a una concepción caricaturesca de un personaje hecho de mohínes y monerías. Hasta tal punto que uno llega a considerar improbable la fijación que siguen sintiendo por ella el promiscuo Hugh Grant y el devoto e inexpresivo novio- trofeo que es Colin Firth. Tampoco ayuda que los dos actores, nada desprovistos de talento ni de vis cómica, parezcan funcionar aquí en piloto automático: a qué esforzarse, parecen haber decidido, si la única que puede hacer payasadas, la Hugh Grant y Renée Zellweger Director: Beeban Kidron Intérpretes: Renée Zellweger, Hugh Grant, Colin Firth, Jim Broadbent Nacionalidad: Reino Unido, 2004 Duración: 108 minutos Calificación: que recibe las bofetadas cómicas, es la buena de Bridget. Otro problema de esta secuela es el de todas las comedias que traspasan el umbral del final feliz: una vez formada la pareja ideal, que es el tema del género, toda continuación se ve obligada a desan- dar el camino y a deshacer la pareja para volver a empezar... lo que le da un sabor de déjà vu al enredo subsiguiente, dado que los personajes son exactamente los mismos. Y, en este caso, dado que el guión aporta poco de nuevo más allá de una exótica excursión a Tailandia que acaba como el expreso de medianoche en versión bufa. Es una pena ver a Bridget dilapidar el capital de simpatía que se había ganado en su primera encarnación en la pantalla. Alien Vs. Predator Las dos películas- -dice Renée Zellweger- -presentan a una persona que al tener la facultad de reírse de su propia sombra sigue adelante en la vida terior. Aunque no sé si habrá una tercera parte, lo que está claro es que la conversación que tuve con la directora aquel último día de filmación fue la semilla de una posible tercera entrega Los kilos de más no resultaron un problema a la hora de hacer escenas acrobáticas. Había que añadir momentos físicos de comedia, muy visuales. Cuando haces de Bridget es importante saberlo expresar físicamente, ya que su parte más patosa pide que cada dos por tres tropiece, que choque con algo. La interpretación no estaría completa sin eso Zellweger concluye con un dato más sobre la dificultad de tener una relación, por muy buenos que sean los comienzos: Nunca se retrata la cotidianeidad que entorpece la relación perfecta, idealizada, pero que en realidad no tiene nada de perfecta. Es divertido ver a Bridget explorando este lado del amor Dos monstruos muy monstruos J. C. Hace falta ser muy sádico o muy cinéfilo para meter en la misma jaula de grillos a dos mastuerzos como Alien y Predator y conminar al público a encerrarse con ellos como si fuera una reunión de viejos alumnos. A falta de datos sobre lo primero, Anderson ha demostrado más de una vez sus buenas vibraciones hacia el fantaterror, lo que le convertía en candidato con posibles para tamaña empresa. Desde luego, el duelo es desigual, ya que Alien, por veteranía, dentadura y nómina (tener a Ridley Scott, Cameron, David Fincher y Jeunet en danza no lo supera ni los Balones de Oro del Madrid) posee varios asaltos de ventaja. Pero Anderson, a falta de humor (no siempre el tono paródico es imprescindible en estos casos cocteleros, aunque a Freddy contra Jason no le quedaba más tu tía opta por tirar de filmoteca y anclar la tradición ochentera de giallo espacial en el buque de enigmas de otros mundos cincuenteros ¿quién fue primero, Carpenter o Hawks? Eso, sin perder el pulso de terror piramidal que clava ciertos videojuegos de última generación (recorde- Director: Paul W. S. Anderson. Intérpretes: Sanaa Lathan, Raoul Bova, Lance Henriksen Duración: 100 minutos Nacionalidad: EE. UU. 2004 Calificación: mos, que no suele hacerse, que el auténtico germen de este filme proviene de territorio PC) y sin olvidar la coherencia interna de ambas sagas, entre las que coloca muy hábilmente esta pieza- comodín para asegurar secuelas, precuelas o nuevos invitados futuros ¿qué tal el Niño Estrella de 2001 Si a esto le añadimos la presencia fiera y a la vez conciliadora de Sanaa Lathan (marchando una de black power intergaláctico; que tome nota Star Trek y el magisterio mad doctor de Lance Henriksen, la misión está sobradamente cumplida: no dar tregua en la butaca y acercar a las nuevas generaciones estos dos iconos de las malas pulgas extraterrestres. Luego, ya tendrán tiempo de revisar a los clásicos. Esperemos.