Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 Cultura 61 Amin Maalouf traza su epopeya familiar, desde Líbano a Cuba, en Orígenes El autor libanés denuncia la fractura de identidad que vive un mundo sin moral b La humanidad no ha progresado José Monleón recibe el premio Nacional de Teatro 2004 b El malabarista Manuel Álvarez Arriola fue galardonado con el premio Nacional de Circo. Ambos galardones los concede el Ministerio de Cultura ABC MADRID. José Monleón, una de las más respetadas y admiradas figuras de la escena española, recibió ayer el premio Nacional de Teatro, que concede el Ministerio de Cultura y que está dotado con 30.050 euros. El jurado, que presidió José Antonio Campos Borrego, director general del Inaem, reconoció su labor como estudioso del teatro español y promotor de iniciativas escénicas Al conocer la noticia, Monleón expresó a Efe su agradecimiento por el galardón: Llevo- -dijo- -cincuenta años en esto, y lo que me da satisfacción es que he trabajado en mi línea, cuando las han pintado buenas y las han pintado malas José Monleón, nacido en 1927 en la localidad valenciana de Tabernes de Valldigna, es uno de los principales teóricos del teatro español. Como crítico empezó su actividad en las revistas Triunfo y Primer Acto Desde esta última publicación, de la que es director prácticamente desde su fundación, en el año 1957, Monleón ha realizado una importantísima labor impulsora de la creación teatral española, y la revista es una de las publicaciones de referencia de nuestra escena. Actualmente, Monleón dirige el Instituto Internacional del Teatro del Mediterráneo, que creó él mismo en 1991, y el Festival Internacional de Teatro Madrid Sur, desde el que ha tendido un puente con la dramaturgia contemporánea internacional. Monleón fue también catedrático de Sociología del Teatro de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y dirigió, entre 1984 y 1989, el Festival de Teatro Clásico de Mérida. en el plano moral sostiene un escritor que intenta concentrarse en sus novelas y en un libreto de ópera para alejarse de la realidad del mundo ANTONIO ASTORGA MADRID. Pertenecemos a una gran tribu que transita como nómada en un desierto del tamaño de la Tierra. Los países son oasis de los que nos marchamos cuando se seca el manantial; las nacionalidades dependen de fechas y de barcos. Lo único que nos vincula, por encima de las generaciones, por encima de los mares, por encima de la Babel de las lenguas, es el murmullo de un apellido En Orígenes (Alianza Editorial) una epopeya de un siglo que cautivará al lector como León el Africano Amin Maalouf hurga en los baúles familiares (desempolva viejas cartas apergaminadas de amor) para trazar sus vínculos con el mundo hispánico. Desde que comencé a escribir sentí el deseo de relatar la historia de mi familia y muy especialmente la de mi abuelo. Supe de una persona que vivió en Cuba y que allí conoció a un tal Maalouf. Encontré documentos. Se dice que mi abuelo se fue para Cuba llamado por su hermano Gabriel y en cuarenta días estudió español en el barco Amin Maalouf JULIÁN DE DOMINGO para hacer un alegato a favor de su hermano. Fue la primera leyenda que me marcó, pero por desgracia comprobé que mi abuelo no pudo aprender español tan pronto Los Maalouf (profesores, masones, místicos, comerciantes, cosmopolitas y soñadores) viajaron desde el Líbano a Cuba y Amin convoca a vivos y muertos, a antepasados y coetáneos, en una fabulosa celebración, repleta de esperanzas y desazones. Cuando investigas la verdad corres el riesgo de encontrar cosas que no te gustan. Por ejemple, me he enterado de que a mi padre no le bautizaron al nacer, sino a la fuerza, cuando tenía trece años y él nunca lo mencionó. He hallado muchas cartas enviadas desde Cuba por mi tío abuelo a mi abuelo y que fueron respondidas por mi abuelo a mi tío abuelo. Algunas contienen debates muy interesantes. He descubierto doce cuadernos de colegial en los que mi abuelo anotaba opiniones, copiaba conferencias o poemas y muchas fotografías Un siglo da para muchas fracturas, que Maalouf ausculta: Hemos pasado de unas fracturas ideológicas a unas fracturas de identidad. La gran diferencia entre estas dos fracturas es que la ideológica era susceptible de debate, mientras que la de identidad lleva a que cada uno afirme su propia identidad de forma agresiva y violenta. Y esto hace que vivamos en un mundo donde nadie sabe hacia dónde vamos, donde sólo presenciamos un crecimiento constante del odio y de la violencia. Yo jamás me había sentido tan inquieto y tan desengañado como en estos últimos tiempos Y concluye: El mundo ha perdido sus referencias Malabarismo galardonado Por su parte, el malabarista Manuel Álvarez Arriola fue galardonado con el premio Nacional de Circo. Álvarez, que se encontraba ayer en Bruselas actuando en el Circo Roncalli de Colonia, nació en Sevilla en 1955, procedente de una familia dedicada al circo desde los años treinta. Especialista ante todo en mazas con los pies, aunque domina a la perfección la técnica de los platos voladores, los boomerangs y los aros, Manuel Álvarez Arriola recibe el premio en reconocimiento a su técnica, habilidad y elegancia con los malabares, siendo considerado único en su especialidad según el jurado, presidido, igual que en el premio de Teatro, por el director general del Inaem. EFE Los Príncipes de Asturias, en el concierto de Santa Cecilia El Concierto de Santa Cecilia está concebido como una gran fiesta de la música. Ayer, los Príncipes de Asturias participaron de ella en el Teatro Real en una velada que tuvo como protagonistas a Teresa Berganza y a la Orquesta Sinfónica de Madrid- -que cierra así los actos por su centenario- La mezzosoprano madrileña interpretó varias canciones de Eduardo Toldrá y de García Lorca, orquestadas por Erik Freitag. El programa lo completó la Suite de El caballero de la Rosa de Richard Strauss, y la Rapsodia española de Maurice Ravel. Al frente de la orquesta centenaria estuvo su titular, Jesús López Cobos.