Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad VIERNES 19 11 2004 ABC Descubiertos en Cataluña fósiles de nuestro último antepasado común con los simios Pau el esqueleto de un gran simio que vivió hace 13 millones de años, apareció en Hostalets de Pierola b La nueva especie Pierolapithe- cus catalaunicus forma parte del grupo que originó a los grandes simios vivientes: gorilas, chimpancés, orangutanes y humanos J. GUIL BARCELONA. Científicos del Instituto de Palentología Miquel Crusafont de Sabadell (Barcelona) liderados por Salvador Moyà- Solà, han descubierto en la población de Hostalets de Pierola (Barcelona) un esqueleto muy completo de un simio que vivió hace 13 millones de años. La combinación de rasgos anatómicos primitivos y modernos sugiere que esta nueva especie de simio encontrada en España, o un pariente cercano, podría ser el último antepasado común de todos los simios antropomorfos vivientes: orangutanes, chimpancés, gorilas y humanos. En homenaje a la localidad catalana donde fueron hallados sus restos, sus descubridores han bautizado a la nueva especie con el nombre Pierolapithecus catalaunicus aunque coloquialmente llaman al esqueleto con el nombre Pau (paz, en catalán) porque vio la luz entre 2002 y 2003, en tiempos de clamor mundial contra la guerra de Irak. En un escenario de lo más apropiado- -la sala noble de la Escuela Industrial de Barcelona, donde Einstein pronunció una conferencia en 1923- MoyàSolà, junto a su colaboradora Meike Köhler, presentó ayer este hallazgo en el que participaron también David M. Alba, Isaac Casanovas- Vilar y Jordi Galindo y que es publicado hoy por la revista Science Sorpresa en el vertedero El 5 de diciembre de 2002, los científicos del Instituto Miquel Crusafont hacían un seguimiento de las obras de ampliación del vertedero de residuos de Can Mata, en el término de Hostalets de Pierola, cuando descubrieron el cráneo de Pau Desde un principio ya vimos que se trataba de algo extraordinario relató Moyà- Solà. Rapidamente, en el verano de 2003, se inició la primera excavación. En un radio de 20 a 25 metros cuadrados aparecieron otras partes del esqueleto del mismo simio- -una vértebra lumbar, costillas, una clavícula, una muñeca, y otros huesos- -muy bien conservados. Una vez analizados, los científicos han podido determinar que este ejemplar de la especie Pierolapithecus catalaunicus vivió hace 13 millones de años. Era un macho, adulto pero joven, de unos 35 kilos de peso y una altura de entre 1 y 1,20 metros. Moyà- Solà explicó que lo más relevante estriba en que los hallazgos previos de este mismo período- -el Mioceno medio- -eran de fósiles incompletos, parciales y fragmentarios gene- Reconstrucción del rostro del Pierolapithecus catalaunicus Meike Köhler El DNI de Pau El Pierolapithecus catalaunicus es el nombre de la nueva especie. El esqueleto hallado en Cataluña era un simio macho. Medía 1 metro, quizá 1,20, y pesaba unos 35 kilos. Tenía rasgos morfólogicos de los grandes simios antropomorfos, aunque conservaba también algunos propios de los monos. Se alimentaba de frutas, vegetales, insectos y ocasionalmente algún pequeño vertebrado. Vivía en los árboles. Aunque podía ponerse en posición erguida, no caminaba sobre dos patas. Su hábitat era muy similar al de una selva tropical muy densa, donde convivía con antepasados de los rinocerontes y los elefantes. Su especie era originaria del continente africano y llegó a España probablemente a través de Oriente Medio, y no de África del Norte. Los científicos creen que este ejemplar murió cuando descendió de un árbol y fue sorprendido por un depradador. ralmente mandíbulas y dientes. Por primera vez, todos los rasgos claves que definen a los grandes simios modernos están bien conservados explicó este investigador. Pau y los de su especie tenían rígida la parte inferior de la espina dorsal y habían adoptado otros rasgos anatómicos con los que podían trepar a los árboles, aunque no suspenderse de las ramas. Esas características muestran una evolución hacia la posición erguida, aunque no caminaban a dos patas. La curvatura de las costillas, la forma de la clavícula, la situación de sus omóplatos, así como las características de los huesos de sus muñecas, permiten llegar también a la conclusión de que tenía una habilidad especial para trepar, lo que enlaza esta especie con los grandes antropomorfos modernos, incluido el hombre. El cráneo de Pau es también similar al de los grandes simios antropomorfos. Su cara es relativamente corta y la estructura de la parte superior de la nariz está en el mismo plano que los ojos, a diferencia de los monos, lo que le permitía tener mejor visión para calcular distancias. Además, los omóplatos de Pau se extienden a lo largo de la espalda, como en chimpancés y gorilas. En cambio, en los monos, se ubican en los lados de la caja torácica. Pero en esta especie también se aprecian rasgos primitivos, similares a los del mono: la cara en pendiente y los dedos cortos de los pies y manos. MoyáSolá y su equipo creen que son una señal de que varios rasgos surgieron por separado, y quizá más de una vez, en la evolución de los simios. Hoy, los científicos creen que los grandes simios antropomorfos, grupo que incluye a orangutanes, chimpancés, gorilas y humanos, se originaron hace de 11 a 16 millones de años a partir de los simios antropomorfos menores, grupo que incluye a los gibones y siamangs modernos. Habrá más sorpresas Aunque Pau ha sido hallado en España, sus descubridores creen que esta especie procede de África, la fábrica de los primates y que debió llegar a nuestro país a través de Oriente Medio, y no de África del Norte. Junto a este esqueleto, los paleontólogos catalanes también hallaron otros restos fósiles que les han permitido descubrir hábitat y la fauna con la que vivió el simio: selva muy densa subtropical de una riqueza extraordinaria con elefantesy rinocerontes, pequeñas ardillas voladoras, reptiles y tortugas. En esa selva, Pau trepaba verticalmente por los árboles con movimientos muy ágiles como los chimpancés o gorilas. Pero no podía colgarse de las ramas porque sus brazos y manos no eran lo suficientemente largos. Se alimentaba de frutas, vegetales, insectos e, incluso, algún pequeño mamífe- Pau erguido Science Todd Marshall