Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 37 Un autobús incendiado obliga a miles de viajeros a recorrer el Bus Vao a pie Muere acuchillado tras pelearse con su compañero de piso por sus ronquidos Segundo apagón en cuatro meses de Unión Fenosa Con el incendio de ayer en la subestación eléctrica ya son dos los incidentes de este tipo ocurridos en Madrid en lo que va de año. El primero, el acontecido en las proximidades de la estación de Atocha, que colapsó la ciudad el pasado 15 de julio. Además, tampoco es el primero que se produce en la zona de Méndez Álvaro, que ha registrado en los últimos años otros dos incendios de similares características. El siniestro del pasado julio se declaró en una subestación eléctrica de Unión Fenosa cercana a la estación de Atocha, que provocó una intensa humareda visible a más de 30 kilómetros de distancia. Tercero en la zona La capital, aún conmocionada por los atentados del 11- M, se vio envuelta en un gran caos por el corte de suministro eléctrico a trece mil clientes de la compañía, de tráfico y de transporte público. En la zona de Méndez Álvaro, otro incidente similar se produjo el 31 de julio de 1999. En aquella ocasión, el incendio de un cable en la instalación situada en la calle Ombú dejó sin luz al sureste de la ciudad de Madrid- -medio millón de personas- colapsó el servicio de la Estación Sur de Autobuses y provocó el cierre de decenas de comercios. En total, diez heridos leves. Unión Fenosa estimó entonces entre 1.500 y 2.000 millones de pesetas los costes de recuperación de sus infraestructuras dañadas. Pero siete meses después, el 4 de marzo de 2000, otro incendio en la galería de cables de la misma planta de Unión Fenosa de Méndez Álvaro dejó sin luz a veinte mil personas del sureste de la capital. El apagón no afectó ni al Metro- -al producirse a las 3.30 de la madrugada- -ni a la estación de autobuses. La densa humareda era visible desde gran parte de la ciudad, sumida en un colapso circulatorio ron en la avenida del Doctor García Tapia y la Casa de Campo, por la sobrecarga originada por el incendio. Fuentes policiales indicaron que en la de Doctor García Tapia (Moratalaz) se produjo un cortocircuito que provocó un pequeño fuego en la subestación. Algunos vecinos aseguraron que vieron humo, pero Unión Fenosa negó la existencia de tal incendio. El efecto dominó afectó a otras seis centrales por la desconexión automática que se produce con el fin de aislarlas. En Pedro Bosch, los 70.000 litros de aceite del transformador siniestrado continuaban ardiendo. Pese a que las instalaciones cuentan con un revestimiento que las blinda, el hecho de que el fuego aún no hubiese sido controlado hacía temer que pudiera extenderse a otros transformadores. A pocos metros, a pie de las llamas, quedó instalado un hospital de campaña del Samur, que desplazó a 40 efectivos al lugar. También a la altura del Metro de Palos de la Frontera se instaló otro puesto médico avanzado y una unidad de soporte vital avanzado, mientras que en las cercanías de la estación de Metro de Méndez Álvaro se FOTOS: JAVIER PRIETO Y JULIÁN DE DOMINGO acondicionó otra unidad. Por fin, a las 21.10 hora, la amplia dotación de Bomberos- -54 efectivos y 16 vehículos- -consiguió extinguir las llamas. En cuanto a las causas del siniestro, todo apunta a que fueron accidentales, aunque habrá que esperar a que los técnicos inspeccionen la zona para dilucidar qué pasó. Todos los responsables políticos descartaron la hipótesis de un atentado o que las llamas fueran intencionada. La Comunidad de Madrid abrió un expediente informativo a la compañía para depurar responsabilidades.