Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 VIERNES 19 11 2004 ABC Internacional Barroso, junto a Borrell, se felicita ayer en Estrasburgo tras el voto de confianza otorgado por la Eurocámara a la Comisión Europea que preside AFP Fuerte apoyo a la Comisión de Barroso y a la promesa de un férreo control parlamentario El respaldo de la Eurocámara es incluso mayor que el que obtuvo en su investidura en julio pasado segundo intento, José Manuel Durao Barroso logró que la Comisión Europea que preside obtuviera la confianza de dos tercios del Parlamento Europeo AMADEU ALTAFAJ. CORRESPONSAL ESTRASBURGO. El Ejecutivo remodelado por Barroso en apenas tres semanas de intensas negociaciones recibió el voto favorable de 449 eurodiputados, 149 en contra y 82 abstenciones. El respaldo del 66 por ciento de la Eurocámara es incluso mayor que el que el propio Barroso obtuvo en su investidura en julio pasado, con 413 votos favorables, 215 negativos y 47 abstenciones. Pero detrás de este apoyo aparentemente abrumador se esconde una tensión entre instituciones de la Unión Europea (UE) que está lejos de haberse desvanecido con la presentación de un equipo con tres cambios. Poco más de la mitad de los 200 eurodiputados socialistas votaron sí a la Comisión Barroso y un tercio de los liberales optó por abstenerse, pese a que la consigna oficial en ambos grupos parlamentarios era, en esta segunda b En su ocasión, votar a favor. Sólo el PPE, la primera familia política, mantuvo una cierta cohesión, con apenas 20 defecciones en la votación del pleno por parte de británicos y polacos. Se trata de una situación inédita de la que salimos todos reforzados, Europa gana proclamó el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, en el cierre de esta crisis, un término que Barroso y Borrell prefirieron evitar. El portugués coincidió en que la UE emerge de esta trifulca más fuerte y que la democracia europea ha crecido, es más madura Pese a esta concordia, Barroso quiso dejar bien claro que no bajará la cabeza cada vez que la Eurocámara o los Gobiernos tosan. Y lanzó advertencias a unos y otros. Al Parlamento, le apuntó: Estoy dispuesto a trabajar con ustedes de modo leal, transparente y abierto pero debo decirles que eso no será en detrimento de la Comisión Y lanzó órdagos contra holandeses, franceses e italianos. Sin citar al primer ministro y presidente de turno de la UE, Jan- Peter Balkenende, que se empeñó en mantener a la comisaria Neelie Kroes en la cartera de Competencia pese a las nu- merosas críticas recibidas, Barroso comentó que algunos Estados han mostrado más comprensión que otros por las preocupaciones que expresaba durante la remodelación del Ejecutivo comunitario. A los franceses, que se quejaron a menudo de que la cartera de Transportes era una flaca recompensa para un comisario galo, les contestó con una revelación: al francés Jacques Barrot le ofreció primero la importante cartera de Libertad, Seguridad y Justicia. Pero éste la rechazó y Barroso la ofreció entonces al otro jurista de su equipo, el italiano Buttiglione. Frattini, otro jurista Al ser retirado este último por Roma, a raíz de sus comentarios sobre los homosexuales y las mujeres, Silvio Berlusconi le envió a otro jurista si cabe más docto, el ministro de Asuntos Exteriores Franco Frattini. Por último, Barroso recordó que le dijo al Cavaliere que Mario Monti, hasta ayer al cargo de la Competencia, sería un excelente comisario en el nuevo equipo, pero el Gobierno italiano tomó otro camino Ya más relajado, Barroso se preguntaba en voz alta ¿cuántos Gobiernos serían aprobados en Europa de esta forma? El primer ministro no puede elegir a sus ministros, éstos son sometidos a audiciones individuales pero el voto es colectivo... ¡Es una situación muy difícil! Borrell convino con el portugués en que Montesquieu no ha pasado por Bruselas porque la organización institucional europea es sólo para iniciados. El jefe de filas del PSE, Martin Schulz, se declaró muy orgulloso del resultado de esa lucha porque hemos parado el tren de los gobiernos nacionales, ahora estamos en pie de igualdad Y sin ánimo de dar un respiro anunció: Empezamos ahora una lucha que durará cinco años para proteger los logros sociales, que no se pueden sacrificar en el altar de la UE Los más críticos fueron los Verdes y los ex comunistas. Entre los primeros, Daniel Cohn- Bendit arremetió contra la hipocresía de los socialistas al no ser consecuentes en sus críticas contra la comisaria Kroes (Competencia) y pasarse al bando del sí Y el izquierdista Francis Wurtz cargó contra la deriva neoliberal y el culto al mercado que, a su entender, encarna la Comisión Barroso.