Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 Nacional 23 DOS AÑOS DE LA CATÁSTROFE DEL PRESTIGE Sí Galicia toma fuerza ante el exceso de politización de un Nunca Máis en horas bajas El PSOE se desmarca de la plataforma y el BNG se une al PP en la defensa de mayores inversiones b La organización nacionalista exige esfuerzo presupuestario, medidas de seguridad marítima, un plan de regeneración y apoyo a los sectores más golpeados ANA MARTÍNEZ SANTIAGO. El segundo aniversario de la tragedia del Prestige ha avivado las desavenencias entre los partidos políticos de Galicia que conmemoran la catástrofe inmersos en una dura batalla de acusaciones. Nunca Máis creada el 21 de noviembre de 2002 para aglutinar la respuesta ciudadana frente al desastre, es la que encabeza la querencia al insulto. Las reivindicación de esta organización sigue siendo la misma que entonces: la inmediata dotación de recursos para reparar las graves consecuencias económicas, sociales y medioambientales provocadas por el siniestro del petrolero. Seguimos manteniendo nuestra petición porque el litoral continúa en un estado de indefensión evidente cuenta Xurxo Souto, su portavoz. Pero, en su discurso hay un matiz antes desconocido, dado que en esta ocasión reprueba por igual a la Xunta y al Gobierno central. De los primeros critica que sigan aferrados a la poltrona y, de los segundos, que cometan los mismos errores que antes criticaban Para muestra un botón. Dice, con ironía, ¿dónde están, que no se ven, las ayudas de ZP? Manifestación de Nunca Máis, con los niños, en la zona cero del Prestige yo decidido a los sectores productivos más golpeados por la marea negra. Cuatro reivindicaciones coincidentes con las del PP que discrepa, no obstante, del eslogan utilizado. Yo abogo por el Sí Galicia afirma el presidente de la Xunta, Manuel Fraga, porque que este movimiento fue creado por el Bloque es un hecho público y notorio que nunca fue negado A su juicio, fue siempre un arma política y como tal hay que considerarla aunque puedan aplaudir los que estén de acuerdo con eso y con las caricaturas que salieron de nosotros El secretario general del PP, Jesús Palmou, que secunda totalmente esta versión, reconoce errores en la gestión inicial que fueron subsanados con una actuación coherente y recuerda que lo importante a día de hoy es el cumplimiento del Plan Galicia. Pero a Touriño le falta coraje para reivindicar sostiene. Una declaración que no ha sentado bien al líder socialista que, paradójicamente, ha optado por desmarcarse de manifestaciones argumentando que no es un asiduo de las pancartas pese a lo que pudiese parecer cuando los socialistas no estaban en el poder. Aún queda mucho por hacer, pero el Ejecutivo ha destinado varios millones para la reparación de los fondos marinos- (en los PGE apenas hay partidas destinadas a tal fin) -y hay que proseguir por ese camino puntualiza, al tiempo que adelanta que en 2005 y 2006 se profundizará en la dotación de medios y que el próximo año Galicia contará con un centro nacional de coordinación y prevención de la lucha contra la contaminación que tendrá rango de Secretaría General. M. MUÑIZ Cronología de una lucha 13 de noviembre de 2002. El Prestige se hunde. 21 de noviembre. Ve la luz Nunca Máis que aglutina la respuesta ciudadana al desastre ecológico. 1 de diciembre. Multitudinaria manifestación en Santiago. 12 de diciembre. Debate de las mociones de censura presentadas por PSOE y BNG contra el equipo de Fraga. 14 de diciembre. José María Aznar visita Galicia. 16 de diciembre. Felipe de Borbón acude a las Rías Bajas. 18 de enero de 2004. Fraga da a conocer la composición de su nuevo gobierno post- Prestige. 24 de enero. Consejo de Ministros en La Coruña en el que se presenta el Plan Galicia. 26 de enero. Nunca Máis recibe en Bilbao el premio Sabino Arana por su actuación ante la catástrofe. 28 de enero. La plataforma interpone una querella criminal contra los responsables de los daños causados por el accidente. 29- 30 de enero. Visita de integrantes de esta organización a Bruselas con el fin de abrir una comisión de investigación en el Parlamento de la UE. 23 de febrero. Histórica manifestación en Madrid. Cerca de un millón de personas exigen responsabilidades. 13 de noviembre de 2004 y 2005. Conmemoración del aniversario. hasta el extremo de votar juntos contra el PSOE siempre que se les ha presentado la oportunidad en la actividad parlamentaria. Si antes este ambicioso proyecto era electoralista ahora es un instrumento básico para que la Comunidad pueda desarrollarse. Igual opina Nunca Máis vinculada a este grupo, que esta semana presentará un informe sobre el estado de la costa dos años después y que organizará mañana a mediodía, en Carnota, un nuevo acto en recuerdo de la gran catástrofe Su pervivencia depende, actualmente, de que las malas palabras trasunten buenas razones y no falta de ellas. Ese es su reto. Más sentido común La misma pregunta que se hace el presidente de la Cofradía de Pontevedra, Miguel Anxo Pazos, que exige para esta autonomía un trato diferente e incluso la pequeña Celtia Sar, hija de marineros de Muxía, que si hace dos años remitía una carta al Congreso pidiendo soluciones, ahora ha vuelto a subir a la palestra para reclamar sentido común a todos Y es que Galicia sigue esperando, tal y como recuerda la plataforma, mayor esfuerzo presupuestario, medidas elementales de seguridad marítima, un verdadero plan de regeneración del medio marino y un apo- LA AGONÍA DE NUNCA MÁIS ALFREDO AYCART ocos movimientos en la reciente historia española han tenido la fuerza que adquirió en Galicia el clamor unánime por el Nunca Máis para que una catástrofe como la del Prestige no pudiera volver a repetirse en las castigadas playas del litoral gallego. El fenómeno de rechazo al desastre sacó a la luz al momento los mejores sentimientos de solidaridad en toda la sociedad gallega sin distinción de ideologías. Lamentablemente, casi desde su génesis, la Plataforma surgida para coordinar tan masivo movimiento, se embarcó en una utilización política partidista del caudal de indignación popular, para dirigirlo al único objetivo de desgastar al Gobierno. Los portavoces de Nunca Máis que rechazaron aceptar al PP en la Plataforma, aprovecharon los titubeos iniciales y los evidentes errores de apreciación del Ejecutivo- -que se empeñó incomprensiblemente en minimizar la marea ne- P gra- -para lanzar una ofensiva generalizada, con la vista puesta en las elecciones, contra un Gobierno al que se llegó a responsabilizar de un accidente que no había provocado. Ese fue el principio del fin de Nunca Máis cuyo carácter político ha quedado reflejado en la reciente decisión socialista de retirarse de sus movilizaciones. La paulatina pérdida de respaldo popular quedó patente en la manifestación del segundo aniversarios de la catástrofe, cuando apenas consiguió reunir a unas 20.000 personas, no ya en la grandiosa plaza del Obradoiro de Santiago, sino en la mucho más reducida de La Quintana. Cuestionada por su financiación, sus métodos y sus planteamientos, es patente la agonía de Nunca Máis que nunca contó con el respaldo de los marineros de la Costa de la Muerte, los principales afectados. Y es que no sólo no logró sus propósitos- -el PP ganó los siguientes comicios municipales- -sino que también sufrió el desgaste del desapego de una sociedad a la que decía representar, pero que dio claramente la espalda a sus intentos de manipulación. Un triste final para lo que pudo ser el más solidario de los movimientos. Apostasía política En medio de ese fuego cruzado, el portavoz nacional del BNG, Anxo Quintana, advierte que unos y otros se equivocan en su estrategia de lanzarse las culpas porque los gallegos lo que quieren son soluciones Sin embargo, en los últimos meses los nacionalistas, en un ejercicio de apostasía política, se han ido sumando a las tesis más partidistas del PP en torno al Plan Galicia