Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 19 11 2004 La Tercera A ETA LE GUSTA LA CONFUSIÓN SOCIALISTA E N su último comunicado, ETA anuncia su intención de seguir asesinando, dejando las cosas tal y como estaban antes del mitin de Batasuna del 14 de noviembre. De manera que la única novedad relativa importante que uno puede encontrar en la declaración del domingo es, curiosamente, una novedad retrospectiva: las exageradas e incluso disparatadas expectativas provocadas por la convocatoria del acto en sí. En efecto, Arnaldo Otegi no añadió prácticamente nada a lo dicho con ocasión del Pacto de Lizarra y de la treguatrampa de 1999. Si acaso, las únicas novedades pueden encontrarse en periféricos del mensaje, como la aproximación del lenguaje batasúnico a la retórica del Plan soberanista de Ibarretxe, acercamiento que puede anticipar otros más literales y menos literarios, quizás un voto favorable al Plan en el Parlamento vasco, siempre que Ibarretxe garantice la consulta popular ilegal prevista. La opinión del Gobierno vasco acerca del pronunciamiento de Batasuna- un paso adelante, pero insuficiente -es lo bastante ambigua como para permitirle trapichear unos votos que, en cualquier caso, necesita con urgencia; tendremos ocasión de comprobarlo durante las próximas semanas. Pero la euforia del siempre habilidoso Otegi por haber colado el gol de celebrar tranquilamente un acto público de un partido ilegal que figura en la lista europea de organizaciones terroristas apenas podía encubrir, a pesar de los numerosos e insistentes vivas a ETA, la sensación de un fin de época inminente que requiere una reconversión ordenada para evitar la extensión del temido sálvese quien pueda implícito en la carta de Pakito y los otros dirigentes encarcelados. Pero lo realmente grave es que el acto se haya celebrado contando con la pasividad o el apoyo de las instituciones y las bendiciones de gran parte de los medios de comunicación, que trataban a Batasuna como si fuera un respetable partido legal. ¿Se imagina alguien que, con la excusa del derecho de reunión, salafistas y yihadistas celebraran tranquilamente una reunión en un polideportivo municipal de Madrid, autorizada por el alcalde y anunciada previamente a bombo y platillo incluso en los informativos de la televisión pública, con el señuelo informativo de que Bin Laden podría hacer una revelación sensacional? Pues eso es lo que ha ocurrido en la reunión proterrorista celebrada en el velódromo municipal de San Sebastián, con anuncios gratis en prensa y televisión públicas y privadas, y autorización expresa del alcalde donostiarra, Odón Elorza, y de su concejal de deportes, Denis Itxaso. Odón Elorza y Denis Itxaso publicaron días atrás un artículo donde postulaban la legalización de Batasuna y otras medidas unilaterales destinadas a favorecer un proceso de paz concebido en términos futbolísticos: había que dejar de achicar los espacios de un contrario aturdido, etcétera. No es la primera vez que Odón y compañía se manifiestan así, atacando la letra y el espíritu del Pacto por las Libertades y las Es importante que desde Moncloa o Ferraz se refuerce la confianza pública en su voluntad de terminar con la totalidad de ETA incondicionalmente, es decir, también con Batasuna demás iniciativas que han conducido el actual declive de ETA. También es muy probable que Batasuna contara con la complicidad del alcalde donostiarra y otros dirigentes socialistas vascos para celebrar ese mitin- -toda una amenaza en sí mismo- -de las noticias sensacionales: el anuncio de otra tregua, o al menos el fin de las amenazas contra los cargos públicos, y desde luego alguna clase de crítica de Batasuna a la violencia El disparatado artículo de Odón adquiere pleno sentido en este supuesto. La postura seudopacifista de Odón Elorza representa una posición extrema dentro del partido socialista. Pero al tolerarla, el PSOE reconoce su validez y legitimidad como una de sus estrategias posibles. Las posiciones del presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, son sólo un poco más moderadas, o quizá solamente más cautas. La interpretación más probable del verdadero significado de esos llamamientos socialistas a legalizar Batasuna, acercar los presos y cosas así es que el PSE juega con la ilusión de que Batasuna evolucione separándose de una ETA en pleno naufragio, hasta convertirse en una especie de Esquerra Republicana a la vasca, un partido independentista estrafalario pero aburguesado y capaz de hacer dos cosas importantes: comerle terreno electoral al PNV y aliarse con el PSE- EE en una variante vasca del modelo Maragall. Los actuales estrategas del PSE no creen posible ganar en solitario al PNV, y es sabido que no quieren saber nada con el PP. Conclusión equivocada extraída de unas premisas erróneas: conviene que Batasuna pueda presentarse a las elecciones para competir con el PNV. Naturalmente, Batasuna conoce a la perfección estas especulaciones y juega con ellas para atizar vanas ilusiones y ganar tiempo. Resulta sintomático que, tras el mitin del domingo, la reacción de Patxi López haya sido incluso más tibia que la del Gobierno vasco, y es cosa de días que surjan interpretaciones socialistas vascas muy comprensivas con el documento de Batasuna, empeñadas en leer lo que no dice. Porque el único interés de ETA- Batasuna, en su naufragio actual, es aprovechar del mejor modo posible este nuevo salvavidas discreta y tontamente arrojado desde las filas del aparato socialista vasco, en general mucho más simpatizante de Elkarri que de Basta Ya, para que todo el mundo capte la diferencia. La idea consiste en proporcionar a ETA una justificación histórica de sus crímenes que sirva de fundamento para una eventual (y contradictoria en los términos) tregua indefinida Exactamente lo contrario, por cierto, de lo que irlandeses y británicos hicieron en el Ulster para imponer el desarme al IRA y otros grupos terroristas. Es verdad que, por fortuna, todo esto choca frontalmente con la política antiterrorista del Gobierno de Rodríguez Zapatero. La detención de otros 17 activistas etarras es desde luego una respuesta expresiva y excelente a las provocaciones y aleluyas del velódromo. Es evidente que el Gobierno español confía en conseguir el fin virtual de ETA en la presente legislatura y sin hacer concesiones políticas de ninguna clase, es decir, manteniendo el Pacto Antiterrorista en su totalidad, pero también debemos advertir que esa previsión podría torcerse por efecto de la perturbación gravitatoria ejercida por tesis falsamente pacificadoras como las de Odón Elorza, presentadas como la clave de una victoria electoral sobre el PNV al margen (o en contra) del PP. La legalización gratuita de Batasuna o la tolerancia de sus actividades, que constituyen una amenaza en sí mismas, pueden propiciar una evolución totalmente distinta e inesperada: dar un respiro político que salve a ETA de la derrota total a la que está abocada sin remisión. Por eso es importante que desde Moncloa y Ferraz se refuerce la confianza pública en su voluntad de terminar con la totalidad de ETA incondicionalmente, es decir, también con Batasuna y el resto del entramado político ilegalizado. Despejar esa ambigüedad y acabar con la confusión sobre Batasuna también es necesario para terminar definitivamente con esto en los próximos años. CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN Profesor de Filosofía Universidad del País Vasco